inn content para Dickens

Una forma diferente de aprender inglés

El instituto Dickens cumple 45 años de historia, con cursos que contemplan la situación de cada alumno.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Patricia Álvarez, directora del instituto Dickens, frente a la sede de la calle 21 de setiembre.

Hace 45 años Mónica Harvey inauguraba una nueva manera de enseñar inglés en el país. La profesora creía que el aprendizaje no debía centrarse únicamente en los ejercicios escritos y la gramática, sino que para aprender un idioma resultaba imprescindible la oralidad y la conversación alegre y desestructurada.

Empezó a dar clases en forma humilde en un pequeño garaje en el barrio centro, donde los alumnos tenían que desplazarse hasta el bar de la esquina si querían ir al baño. Le nombró al centro Instituto Dickens, en homenaje al gran escritor de la literatura inglesa, pero también porque fonéticamente es un nombre fácil de pronunciar tanto en inglés como en español.

Su novedoso método fue una pequeña revolución. La calidad de la educación y el boca a boca llevaron al Dickens a crecer a pasos agigantados. Del pequeño garaje en la calle Convención pasó luego a otro en Pocitos. Hoy el Dickens es uno de los institutos educativos más grandes del país, con su sede principal en la calle 21 de Setiembre y dos sucursales en Malvín y Punta Gorda.

El centro evalúa y certifica a 15 mil alumnos externos cada año, entre estudiantes de institutos privados, colegios coordinados y profesores asociados, tanto en Montevideo como en todo país. A su vez, toma exámenes internacionales a más de 6 mil alumnos, siendo centro oficial de exámenes de las principales universidades inglesas como Cambridge English Language Assessment, Cambridge International Examinations y Trinity College London.

Patricia Álvarez, directora actual del instituto e hija de la fundadora, explica que si bien el instituto ha crecido en estos 45 años, el espíritu original basado en la oralidad y la empatía todavía se mantiene. “Desde sus orígenes y hasta el día de hoy, en el Dickens el centro de atención es el alumno y basamos nuestros cursos en base a sus necesidades”.

Cada año, más de mil alumnos participan de los cursos que se brindan en el centro, con opciones para niños, jóvenes y adultos. Uno de sus puntos fuertes es la calidad internacional, y el porcentaje de aprobación de sus alumnos está entre los más elevados del Uruguay.

La formación de profesores es otro de los pilares del Dickens. Fue el primer instituto no nativo en tener un profesorado internacional avalado por el Trinity College London, y desde 1994 viene formando nuevas generaciones de profesores de inglés. Una ocupación que, según la directora, cada vez crece más. Las inscripciones aumentan cada año y debido a la alta demanda de escuelas e institutos, la tasa de desempleo en el rubro es prácticamente cero. El aval del Trinity College le otorga un valor agregado al título, ya que un profesor recibido en el Dickens puede trabajar en cualquier parte del mundo.

ATENCIÓN. Según Álvarez, más allá del perfil del alumno, una de las características del instituto es adaptarse a la situación de cada uno. “Si creemos que se necesita un curso para una determinada especialidad lo ofrecemos, o si hay gente que no tiene disponibilidad de horario le brindamos la posibilidad de hacer el curso online o los días sábados”. Bajo este espíritu, el instituto abrió cursos de inglés in company a medida de cada empresa, y una rama de cursos de inglés con fines específicos para profesionales en sectores como la industria turística, el sector financiero/contable y el médico. Y por la demanda de los alumnos, desde hace algunos años se brindan cursos de portugués a la currícula. La oferta completa de cursos está disponible en la página web del instituto.

En el afán de facilitar el acceso a la educación y llegar a cada vez más alumnos, el centro también incorporó convenios con diversas empresas e instituciones. Por ejemplo, los estudiantes de escuelas y liceos públicos así como para los de UTU existe un 50% de descuento mientras que para los estudiantes de la UdelaR o profesional universitario es del 30%. En ambos casos se cuenta con una exoneración de la matrícula.

Para Álvarez el aniversario genera que este sea un año especial para el instituto, y una oportunidad para seguir creciendo en base a esfuerzo y dedicación. “Nuestro objetivo es adaptarnos a cada situación. La clave de una buena educación es la empatía y la comprensión de que cada alumno es diferente”, dice. Y en este 2017 asegura que seguirán trabajando para alcanzar nuevos logros y mayores oportunidades para sus alumnos y profesores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)