TRAGEDIA

Florit: "Faltó comunicar a la escuela" que Sierra no podía llevarse a Felipe

El consejero de Educación Primaria, Héctor Florit, explicó que las maestras dejaron que Fernando Sierra retirara a Felipe porque el entrenador ocupaba desde hace tiempo el rol dereferente adulto del niño.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El líder sindical reconoce que hubo "errores" del gobierno "en la comunicación" con los sindicatos. L. Carreño

La escuela a la que concurría Felipe Romero, el niño de 10 años secuestrado y asesinado por Fernando Sierra, entrenador de baby fútbol, permanecerá hoy abierta, pero no se dictarán clases. Psicólogos y asistentes sociales irán al centro de estudios, en lo que será una jornada de contención y reflexión.

Tanto la maestra como la directora de la escuela, serán citadas a declarar en el marco de la investigación que lleva adelante la jueza, Adriana Morosini. La maestra fue internada ayer luego de sufrir una crisis de nervios pero de todas formas participó del velatorio.

Héctor Florit, consejero de Educación Inicial y Primaria, explicó a El País el hecho de que el jueves pasado alrededor de las 15 horas fuera Sierra quien retirara de la escuela al niño y se lo llevara sin que su madre supiera.

El retiro de niños en Primaria o educación Inicial, según explicó Florit, lo realiza quien está autorizado por la familia y en caso de presentarse un desconocido "la maestra llama por teléfono a la casa para verificar que viene por encargo de la madre, padre o tutor".

"La reunión que se hace a principio de año permite que las familias manifiesten quiénes son las personas de referencia no solo para retirar sino quién asume la patria potestad y la representación de la familia para firmar carnet, comunicados, ser convocados a reuniones, ser citados frente a cualquier situación de la escuela y ese conocimiento directo se deja registrado en la ficha del alumno. Frente a conflictos o la vía judicial o la comunicación de quien tiene la tenencia, se modifica el arreglo inicial" dijo. 

En el caso de Sierra, "él era una de las personas de referencia, actuaba con la autorización de la madre y por eso retiró a Felipe con la misma naturalidad que lo hizo otras veces". Florit, que fue informado el viernes por la inspección departamental y la dirección de la escuela sobre lo sucedido, dijo que en la escuela sabían que Sierra no era el padre, aunque Felipe se refería a él como tal. Sierra "era un adulto autorizado al punto que asistía a las reuniones de padres, desempeñaba ese rol, y no una vez sino varias, incluso este año, y era de los adultos referentes anotados voluntariamente para cumplir tareas de colaboración en la escuela".  

La madre de Felipe había hablado con la psicóloga de Felipe y ésta le aconsejó que no dejara al pequeño solo con el entrenador. Por ese motivo, la mujer le informó a Sierra que no podía verlo más. Esto sucedió el miércoles, un día de que el hombre se lo llevara de la escuela.

Florit dijo a radio Sarandí que la madre de Felipe nunca llegó a informar al centro de estudios sobre la prohibición de que Sierra viera o retirara al niño. 

"Faltó la comunicación a la escuela", dijo el jerarca, y explicó que "cuando sucede algún hecho por el que quien tiene la tenencia modifica quienes son los adultos que están autorizados a representar ese núcleo familiar frente a la institución esa comunicación tiene que ser inmediata a los efectos de modificar las referencias que tiene la escuela".

"Lamentablemente esto no ocurrió", dijo, añadiendo que "estamos hablando de plazos muy breves, aparentemente la decisión de evitar acercamiento fue el miércoles y los hechos ocurren el jueves. Estamos ante una situación absolutamente dolorosa y se precisa tener prudencia al momento de hacer juicios", apuntó.

Florit dijo que Sierra no firmó en el momento en que se llevó a Felipe de la escuela, pero insistió en que "no es la firma la que autoriza a retirar al niño, la firma es un recaudo que la escuela tiene a los efectos de que quede documentado que efectivamente lo llevó. Pero si viene un desconocido aunque firme diez veces el libro" la maestra no deja que el niño sea retirado. 

"La garantía para la familia es el conocimiento del maestro o director sobre el adulto referente. Y ese era un rol que ocupaba este hombre", aseguró.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)