FOTOGALERÍA

Flores y barcas para Iemanjá

Miles de devotos y curiosos colmaron las arenas de Ramírez en el día de la diosa del mar.

Miles de creyentes homenajearon a la diosa del mar en su día. Foto: Fernando Ponzetto
Miles de creyentes homenajearon a la diosa del mar en su día. Foto: Fernando Ponzetto
Miles de creyentes homenajearon a la diosa del mar en su día. Foto: Fernando Ponzetto
Miles de creyentes homenajearon a la diosa del mar en su día. Foto: Fernando Ponzetto
Miles de creyentes homenajearon a la diosa del mar en su día. Foto: Fernando Ponzetto
Miles de creyentes homenajearon a la diosa del mar en su día. Foto: Fernando Ponzetto
Miles de creyentes homenajearon a la diosa del mar en su día. Foto: Fernando Ponzetto
Miles de creyentes homenajearon a la diosa del mar en su día. Foto: Fernando Ponzetto
Miles de creyentes homenajearon a la diosa del mar en su día. Foto: Fernando Ponzetto
Miles de creyentes homenajearon a la diosa del mar en su día. Foto: Fernando Ponzetto
Miles de creyentes homenajearon a la diosa del mar en su día. Foto: Fernando Ponzetto
Miles de creyentes homenajearon a la diosa del mar en su día. Foto: Fernando Ponzetto
Miles de creyentes homenajearon a la diosa del mar en su día. Foto: Fernando Ponzetto
Miles de creyentes homenajearon a la diosa del mar en su día. Foto: Fernando Ponzetto
Miles de creyentes homenajearon a la diosa del mar en su día. Foto: Fernando Ponzetto
Miles de creyentes homenajearon a la diosa del mar en su día. Foto: Fernando Ponzetto
Miles de creyentes homenajearon a la diosa del mar en su día. Foto: Fernando Ponzetto
Miles de creyentes homenajearon a la diosa del mar en su día. Foto: Fernando Ponzetto
Miles de creyentes homenajearon a la diosa del mar en su día. Foto: Fernando Ponzetto
Miles de creyentes homenajearon a la diosa del mar en su día. Foto: Fernando Ponzetto

Un pequeño espejo y un peine, que no cuestan más de $ 35, son artículos que nadie deja de adquirir para ofrendarlos a Iemanjá en cada 2 de febrero. Por lo menos eso volvieron a hacer en este 2017 los clientes de La Casa de las Velas, que más que una santería es una boutique esotérica.

Desde ese comercio se informó ayer a El País que pudieron comprobar un avance en la mentalidad de los creyentes para entregar a la Reina del Mar presentes biodegradables. De todos modos, el diálogo con los proveedores deberá profundizarse, indicaron.

Como era fácil de ver desde la caída del sol en Playa Ramírez, un producto infaltable en el ritual volvió a ser la mazamorra, ofertada esta semana en las santerías a $ 100 el kilo.

Cocinada con leche y azúcar o miel, es el ingrediente clave de lo que se considera el postre preferido de Iemanjá, aunque la mayoría de los fieles más bien se limita a colocarla dentro de barquitos de espuma plast junto con trozos de sandía, fruta que este año le puso color a la arena y el mar, mucho más que en 2016 cuando las inundaciones habían afectado la producción y, por lo tanto, la oferta.

En Llama Sagrada, otra santería de todo el año, se indicó a El País que las ventas incluyeron desde las velas típicas hasta los barquitos, que están comenzando a construirse con materiales reciclables como papel, cartón o madera. Entre las opciones, los de espuma plast costaban $ 140 y los de cartón unos $ 350.

En cuanto a la creciente feria instalada en el Parque Rodó, para Llama Sagrada no supone una competencia puesto que está dirigida sobre todo a gente de paso, no vinculada todo el año a la religión afrobrasileña que traspasó las fronteras del país norteño. Y sobre todo porque el negocio también es mayorista y proveedor de los puestos ubicados frente al mar.

En las empresas consultadas hay coincidencia en cuanto a que el pico de ventas en los mostradores se dio en no más de dos o tres días.

En Artevel, puntualmente, a diferencia de años anteriores, en la propia jornada de ayer fue cuando se atendió más gente, aunque la demanda viene bajando. En relación al llamado para que los umbandistas cuiden la naturaleza y cambien las costumbres al momento de elegir nuevas ofrendas, se afirmó "que es poca la gente que busca cosas biodegradables, porque es difícil conseguirlas".

En este caso, abanicos, imágenes en yeso y el perfume de Iemanjá fueron otros de los souvenirs y regalos demandados. Un frasquito de 50 ml valía $ 65, y las barcas iban de $ 134 a $ 290. En la clientela predominaron otra vez las mujeres, no solo de Montevideo. Ayer recibieron a una excursión de mercedarios.

La líder religiosa afroumbandista, Susana Andrade, había venido exhortando desde diversos medios, incluidas sus declaraciones a El País, "a no seguir la lógica consumista". Para ella, es suficiente con "una dádiva sencilla entregada con amor".

Flores en el mar.

"Iemanjá no precisa kilos de flores ni ofrendas ostentosas, porque no mide nuestra devoción en el gasto material sino dentro de nuestros corazones y sentimientos", dijo Andrade.

En la lista de presentes biodegradables recomendaba "la alfacema o alhucema é da Nossa Mae Yemanjá". Y también cualquier plantita sin maceta, jazmines, hierbas y yuyos sanos para purificarse y ofrendar, o laurel, malva rosa, artemisa, una espada de San Jorge, frutas, miel o perfumes.

Sin embargo, ayer no faltaron las barcas de espuma plast ni las aves sacrificadas.

CONFUSIONES.

Orixás en el día de la Virgen de la Candelaria.

Respecto al año pasado, la noche ventosa y el cielo cubierto pueden haberle restado un poco de público a la fiesta de Iemanjá desarrollada ayer en varias playas de Montevideo.

De todos modos, miles de devotos llegaron a las orillas de la costa capitalina para brindar sus ofrendas, mientras otros miles de curiosos observaban el espectáculo desde los diversos templos situados en las arenas.

Desde hace décadas, en la religiosidad popular del Río de la Plata, el 2 de febrero es más conocido como día de Iemanjá que la fiesta cristiana original.

Entre las confusiones, aun de los católicos, una se debe a que el sincretismo afrobrasileño adoptó la fiesta de la Virgen de la Candelaria como día de Iemanjá.

Según explica Miguel Pastorino, ex sacerdote católico, como los esclavos traídos de África al Brasil no podían manifestar su religión, utilizaron las imágenes católicas como camuflaje de sus propias creencias.

Por eso, la imagen de Jesucristo la usaban para representar a Oxalá, el más importante de los orixás, y la imagen de la Virgen María para representar a Iemanjá.

Los practicantes de Umbanda dicen ser monoteístas y creen en un ser supremo (Zambi), creador de todo, irrepresentable, omnipotente y adorado con varios nombres.

Luego existen los orixás que son entidades intermedias entre los seres humanos y la divinidad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Edinson Cavani festejando su gol número 151 con la camiseta del PSG

Cavani no quiere hablar del récord de Zlatan

Max caracteres: 600 (pendientes: 600)