Poder Ejecutivo autorizó ciertos usos del cannabis, regulados por el MSP

Florece comercio de cannabis

Kirsten y Henry llegaron desde Berlín en el mes de diciembre. Ya en 2014 habían estado en Montevideo, de vacaciones, viviendo en Pocitos, pero enamorados de la Ciudad Vieja paseaban por el barrio todos los días.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En esta esquina, Kristen y Henry venden a diario sus jabones con esencia de cannabis.

Desde que se instalaron en Montevideo a fines del año pasado, lo hicieron en la Ciudad Vieja con el firme propósito de quedarse en el Uruguay. Para ello, iniciaron un pequeño negocio callejero: la venta de jabones de cannabis.

Ese negocio los llevó a un reciente encuentro con la ley. El pasado martes, dos efectivos policiales llegaron al puesto de la pareja, ubicado en Pérez Castellano y Yacaré, frente al Mercado del Puerto.

"Ellos llegaron y empezaron a revisar la mercadería. Abrieron los paquetes de jabones, los rasparon para ver qué tenían y al final se fueron", contó Kristen, quien no había terminado de entender por qué dos policías revisaban sus jabones.

Ricardo, un amigo de la pareja que, cuando el español se complicaba hacía las veces de traductor, señaló que "la Policía vino hasta el puesto de ellos porque hubo una denuncia anónima de una persona que vio los logos con las plantas de marihuana y pensó que estaban vendiendo droga".

De hecho, según el parte policial emitido por Jefatura, el juez de turno fue llamado por las autoridades policiales y ordenó que se devolviera la totalidad de la mercadería.

Uno de los uniformados que estuvo a cargo del caso hizo efectiva la devolución de los jabones y, según contó Kristen, "compró uno".

"Al no tener efecto psicoactivo, no hay motivo para prohibir su venta", aseguró el director de la Junta Nacional de Drogas, Julio Calzada.

Sin embargo, para la diputada Verónica Alonso, que trabajó en la comisión que elaboró la ley 19.172, que regula la plantación y venta de cannabis, "hay elementos que no cierran".

Es el caso de la esencia de cannabis que se utiliza para la elaboración de estos jabones. Si bien en primera instancia lo que hace la pareja no está fuera de la ley, "hay que saber de dónde sale esa esencia, porque eso sí no se puede vender".

A la venta.

El mercado uruguayo de los productos derivados del cannabis parece estar pronto a explotar en cualquier momento.

Varios empresarios, en su mayoría jóvenes, están en busca de productos derivados del cannabis para comenzar a comercializarlos, pero la mayoría aún desconoce cómo se llevará a cabo la implementación de la ley que legaliza la venta y el consumo de la marihuana y si sus productos pueden llegar a ser vendidos en comercios o de forma artesanal.

Por esto, para Kristen y Henry, una de las prioridades a partir del cruce con la policía del pasado martes es poner en regla los papeles de su incipiente negocio.

"Vamos a patentar el producto y para eso debemos ir al Ministerio de Salud Pública y a la Intendencia de Montevideo, para sacar los permisos necesarios", acotó Henry.

"Se trata de un producto 100% natural. Hecho a mano en Uruguay. Producto no tóxico", señala una tarjeta que acompaña a cada jabón que la pareja vende, al tiempo que advierte que "este producto no se fuma".

El jabón lo elabora la pareja en su casa. Se utiliza aceite de coco, aceite de oliva, aloe vera, hidróxido de sodio y extracto de cannabis.

La pareja se reserva las cantidades que utiliza para este producto, pero se necesita "mucha paciencia para lograr la transparencia y el aroma que cada uno de los jabones tiene", según comenta Henry.

Gonzalo tiene 19 años y desde adolescente se interesó en los secretos del cultivo y cosecha de la marihuana. Qué tipo de semillas utilizar, cómo cuidar las plantas, qué productos usar para evitar alimañas que comen las hojas, entre otras preocupaciones.

El joven, junto a un socio, está estudiando la posibilidad de abrir un coffee shop, al estilo de los que ya existen en Amsterdam, pero el problema es que "falta materia prima".

"Ya hay extranjeros que vieron el nicho para venir a Uruguay. Incluso se han comprado terrenos para el cultivo y para abrir los locales. Es algo que se viene", afirma el joven.

En Uruguay, uno de los negocios que más está creciendo son los growshop, donde se venden todo tipo de elementos para los cultivadores de marihuana. Katy, una de las propietarias de la casa, afirma que "cada día se vende más. Hay mucha gente que se vuelca a estos comercios porque están plantando su propio porro".

Pero en Uruguay también se están vendiendo productos elaborados en base a cannabis o cáñamo, que no necesariamente son psicoactivos. En Rivera y el Chuy, varios supermercados venden la cerveza The Cannabis Club, de procedencia alemana. También han llegado cremas hidratantes y los ya conocidos inciensos con aroma a cannabis y pachuli.

MSP controlará cannabis para uso científico

Hace dos semanas, el Poder Ejecutivo firmó el decreto que autoriza la producción de cannabis "para la investigación científica y para la elaboración de productos terapéuticos de uso medicinal", y a la vez establece que la licencia e inscripción de estos productos estará determinada por el IRCCA (Instituto de Regulación y Control del Cannabis). En el artículo 16, el decreto indica que la elaboración de productos vegetales y farmacéuticos será realizada por aquellas personas habilitadas a tal efecto "por el Ministerio de Salud Pública".

Los artículos siguientes establecen que las "especialidades vegetales y farmacéuticas deberán registrarse en el Departamento de Medicamentos del Ministerio de Salud Pública y cumplir con las disposición es legales y reglamentarias vigentes" y que dicho organismo será "el encargado de su control", según el artículo 17.

"La especialidad vegetal y farmacéutica deberá cumplir con las condiciones de empaquetado y etiquetado previstas en la normativa legal y reglamentaria vigente", establece el decreto en el artículo 18.

Sobre la distribución de estos productos, el decreto indica que deberá ser realizada por el mismo elaborador o importador, a través de droguerías o farmacias de quinta categoría, que cuenten con la habilitación del Ministerio de Salud Pública. De allí pasarán a lo que el decreto denomina "farmacias de primera y segunda categoría".

El decreto establece que será el propio Ministerio de Salud Pública el que fiscalizará los procesos de elaboración de las citadas especialidades vegetales y farmacéuticas.

También se indica que los lugares donde se almacenen las especialidades vegetales y farmacéuticas a base de cannabis no podrán estar expuestos al público, y deberán separadas de los productos terapéuticos y medicinales, así como del cannabis psicoactivo de uso no médico. Asimismo se prohíbe toda forma de publicidad de los productos obtenidos a base de cannabis.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)