COIMAS EN OBRAS EN RÍO DE JANEIRO

Fiscales de Brasil indagan hoy a testaferros detenidos en Uruguay

Creen que gran parte de US$ 100 millones de coimas pasó por Montevideo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Exgobernador de Río de Janeiro Sergio Cabral. Foto.O Globo GDA

Con el convencimiento de que por Uruguay pasó gran parte de los US$ 100 millones que "lavó" de coimas el exgobernador de Río de Janeiro, dos fiscales brasileños llegaron ayer al país a entrevistarse con dos operadores financieros detenidos el 3 de marzo pasado.

Los intermediarios financieros Vinicius Claret, también conocido como Juca Bala, y su socio Fernando Barbosa, encarcelados a la espera de una extradición, son acusados en Brasil de participar en millonarias operaciones de lavado de dinero provenientes del esquema montado por el exgobernador carioca, Sergio Cabral. Claret tiene un negocio de venta de productos de surf en Punta del Este y vivía en una mansión en el barrio de Carrasco.

La "Operación Calicute" (nombre de una ciudad india relacionada con la historia brasileña) contra la organización liderada por Cabral es la 37ª fase de la investigación contra la corrupción de dirigentes políticos conocida en Brasil como "Lava Jato" (lavadero de autos).

Un documento del Ministerio Público de Brasil, al que tuvo acceso El País, revela que es posible que Juca Bala y Barbosa no sean los únicos operadores financieros que tenía la organización criminal liderada por Cabral.

A partir de un acuerdo firmado con dos operadores de confianza de Cabral, los hermanos Renato y Marcelo Hasson Chebar, la Justicia norteña incautó un documento con una lista de personas y cuentas bancarias en el exterior. Una de ellas se refiere a un hombre conocido como "Davies" que vive en Montevideo.

Según la declaración de Chebar, Juca Bala también tenía un estudio en el lujoso barrio de Copacabana, Río de Janeiro, donde recibía las coimas que se le entregaban a Cabral.

La maniobra de lavado de esos fondos consistía en acordar una tasa de cambio por los reales que se recibían en Río de Janeiro, tras lo cual Juca Bala, desde Montevideo, le giraba dólares a Cabral en cuentas ubicadas en paraísos fiscales.

El diario brasileño "O Globo", citando a investigadores judiciales, consignó que el descubrimiento y posterior detención de Juca Bala refuerza las sospechas de que Uruguay figura como la principal ruta de dinero sucio brasileño al exterior.

La organización cobraba por concepto de coima el 5% de las obras adjudicadas por Cabral en Río de Janeiro. Entre ellas se encuentran reparaciones voluminosas del Estadio Maracaná y en la favela El Alemán, entre otros trabajos de envergadura. El dinero ilícito era cobrado por integrantes de la organización y llevado a un estudio jurídico ubicado en Río. De ahí era trasladado a Uruguay o transferido a cuentas en Estados Unidos, Bahamas y Alemania, entre otros países.

"Cuando la organización perteneciente a la casa de cambio supo que estaba siendo investigada interrumpió (en 2012) las operaciones en Río de Janeiro y resolvieron transferir las actividades para Montevideo, en Uruguay", dice el documento del Ministerio Público Federal de Brasil.

En la megainvestigación sobre "Lava Jato", que involucra al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y a decenas de políticos brasileños de recibir coimas de empresarios a través de la petrolera Petrobras, también Uruguay es nombrado como pasaje de dinero hacia el exterior. En mayo de 2016 la Justicia de Brasil envió un exhorto a la entonces jueza especializada en Crimen Organizado, Adriana de los Santos solicitando información sobre cuentas bancarias en Uruguay que pertenecen a un ciudadano brasileño.

El investigado fue vinculado como partícipe del esquema de coimas desde Petrobras.

Casa de cambio.

Cabral asumió su cargo de gobernador de Río de Janeiro en 2007. La Fiscalía de esa ciudad estima que, en esa fecha, Cabral ya tenía escondidos en el exterior unos US$ 6 millones generados por pagos de coimas.

Ya como gobernador, Cabral cobraba un porcentaje de las obras contratadas con privados. Es decir, los investigadores consideran que Cabral recibió "ayudas" cuando era diputado y luego como senador. "Sin embargo, esos pagos nada se comparan con cifras surrealistas recibidas por el exgobernador en los años siguientes (2007-2014), durante su gestión al frente del Gobierno del Estado de Río de Janeiro cuando logró acumular más de US$ 100 millones en propinas distribuidas en diversas cuentas en paraísos fiscales en el exterior", dice el documento del Ministerio Público brasileño.

Señala que, tras la venta de una casa bancaria de Nueva York, la organización criminal de Cabral utilizado operadores del mercado ilegal de cambio, trasladaron fondos para otras cuentas ubicadas en "paraísos fiscales". Estas cuentas están ubicadas en Uruguay, Bahamas, Luxemburgo, Andorra y Suiza, según la Fiscalía norteña.

En Uruguay, Juca Bala movió dinero proveniente de las coimas pagadas en Brasil mediante un cambio que no tenía autorización del Banco Central. Posteriormente, al saber que esta empresa era investigada, comenzó a operar con un cambio establecido en forma legal.

Los hermanos Chebar, que firmaron un acuerdo de cooperación con la Fiscalía a cambio de penas más leves, señalaron que se comunicaban con Juca Bala a través de Messenger, el sistema de comunicación de Facebook, utilizando mensajes encriptados.

Uno de los hermanos dijo que se encontró tres veces con Juca Bala en Montevideo para analizar los giros de dinero desde Brasil al exterior y viceversa.

El hombre más rico a la cárcel.

Eike Batista, que llegó a ser el hombre más rico de Brasil con una fortuna de 30.000 millones de dólares, se encuentra preso desde el 31 de enero pasado tras ser acusado en la trama de corrupción de Petrobras. Batista fue detenido en el aeropuerto de Río de Janeiro, adonde llegó en un vuelo procedente de Nueva York. Poco después, ingresaba en el complejo penitenciario de Bangú, donde están recluidos varios políticos y empresarios acusados.

Odebrecht S.A. en la mira.

Odebrecht SA busca un acuerdo judicial en Argentina para aliviar las eventuales penas que podría sufrir por sobornos, aunque hay dificultades para cerrar un trato por las limitaciones que impone la ley argentina, dijo un fiscal que investiga la red local del caso Lava Jato. Tras alcanzar un acuerdo amplio en Brasil, que implica la colaboración con la Justicia, la firma intenta negociar con varios países de América Latina en los que es investigada por sobornos. Argentina es uno de ellos. "Odebrecht ha intentado contactarse. Hay intención de la empresa de alcanzar un acuerdo. Pero no hay mecanismos previstos para las personas jurídicas (como empresas). Hay dificultades por la falta de legislación", señaló a Reuters el titular de la Fiscalía de Investigaciones Administrativas (FIA), Sergio Rodríguez. A diferencia de Brasil, no hay en Argentina una legislación vigente que establezca sanciones a empresas o permita reducir las penas en caso de que colaboren con la Justicia. Por lo tanto, el fiscal señaló que sería más sencillo lograr un acuerdo con Odebrecht bajo el marco de la "ley del arrepentido", que reduce las penas de personas que aportan datos para investigaciones.

Odebrecht podría vender 2.100 millones de dólares en participaciones de proyectos y en licencias de operaciones en la región y en Angola para fines de año. En Brasil, obras de la compañía realizadas en Río de Janeiro y Curitiba son investigadas por la Justicia Penal. El exgobernador de Río de Janeiro, Sergio Cabral —encarcelado en noviembre de 2016— es acusado de recibir coimas por obras en la ciudad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)