EL NACIMIENTO DE LA VIDA SOCIAL EN MELO

Festeja 117 años el primer club que nucleó a obreros

Se fundó como alternativa a otro club de la “alta sociedad”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La sede del Centro Unión Obrero de Melo, que nucleó a trabajadores en 1900. Foto: Néstor Araújo

El Centro Unión Obrero de Melo, que se fundó hace más de un siglo como club de la clase trabajadora, festejó sus 117 años en su tradicional sede: un emblemático edificio situado en una esquina frente a Plaza Independencia.

Nacida como alternativa al Club Unión, donde se nucleaba la alta sociedad de la época, la institución "obrera" fue permanentemente "un centro de gran convocatoria a partir de su inauguración, el 1º de septiembre de 1900, por un grupo de personas de trabajo", dijo Adalberto Silva Jara, secretario de la comisión directiva. Hoy cuenta con 400 socios, pero en su época de oro llegó a tener 4.000.

El "Centro", como se lo conoce popularmente, cuenta con un majestuoso edificio de dos plantas, en que se destacan tres salones utilizados para fiestas, bailes, y actividades culturales y sociales.

Dos historias.

A finales del siglo XIX, la ciudad de Melo comenzó a vivir una vida social bastante intensa, que se verificó en primer lugar en torno a la Plaza Constitución, la plaza fundacional. Empezaron también a armarse sociedades colectivas recreativas por gente de la "alta sociedad", para organizar bailes y participar del juego social más importante de la época: la lotería de cartón.

En ese marco, en 1887 se fundó el Club Unión, donde tenían lugar las tertulias familiares, los bailes conmemorativos y la presentación de las quinceañeras de la sociedad melense.

El hecho de que el Club Unión fuera un sitio "exclusivo" para la burguesía trajo consecuencias no siempre deseadas, como incidentes con personas de distintas clases que asistían a los bailes.

En uno de esos bailes, uno de los socios, hijo de un "linajudo" de Melo, prohibió a su hermana que saliera a bailar con un hombre solo por el hecho de que era "obrero".

Silva Jara recordó a El País que "esto provocó que se comenzaran a reunir los trabajadores para ver la forma de asociarse y crear, ellos también, un club social". Así, un 4 de mayo de 1900, un grupo vecinos de Melo se reunía en la casa de Don Miguel Pica, donde se ubicaba la zapatería "La Coquetona", con un propósito común: fundar un centro social popular —que ese mismo día se puso en marcha— inaugurándose meses después.

"Ya que los carpinteros, empleados de la construcción, herreros y personas que hacían trabajos manuales no podían ingresar al Club Unión, decidieron fundar el Centro Unión Obrero".

Silva Jara, que era empleado municipal, recuerda que "nosotros no podíamos ingresar al Club Unión porque no éramos ricos, pero tampoco al Centro Unión Obrero, ya que no éramos obreros".

Más tarde, cuando ya habían avanzado los cambios en la sociedad, se reformaron los estatutos y en la actualidad ambos clubes centenarios reúnen a todos los extractos sociales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)