Acusa “insensibilidad” del gobierno y la ”ausencia” del ministro del sector

Federación Rural: terminó la fiesta y Estado debe ajustar

Los treinta presidentes de la Federación Rural del Uruguay no se guardaron nada y acusaron ayer al gobierno de ser insensible ante la situación del sector agropecuario. Específicamente, apuntaron sus baterías contra el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ruralistas preguntan dónde quedó la promesa de Vázquez de no subir la pensión impositiva al agro.

La larga bonanza económica ya es algo del pasado, la gremial perdió la paciencia y salió a alertar por el cambio de escenario y el incremento de la presión tributaria sobre el sector.

"La fiesta terminó. Hay que ajustarse", dijo ayer el presidente de la Federación Rural, Fernando Dighiero. Se refería a que ahora sí es imperiosa la reducción del gasto público.

El deterioro de la situación del agro "está sucediendo demasiado rápido", dijo, por su parte, Miguel Sanguinetti, ex presidente de la gremial. Mencionó, a modo de ejemplo, que han emigrado recientemente miles de personas del departamento de Artigas. "Y el Estado no ha hecho un mea culpa", consideró.

El objetivo más inmediato que se ha trazado la federación es procurar revertir la eliminación de una exoneración en la Contribución Rural que fue aprobada ya por la Cámara de Representantes y que ahora está a consideración de la Cámara Alta. La eliminación del beneficio fue acordado entre el gobierno y el Congreso de Intendentes para obtener fondos para el mantenimiento de la red vial.

"A cada departamento le van a tocar US$ 800.000. No es para carreteras. Que nos cambien el discurso y capaz que nos convencen. Nos merecemos una mejor respuesta. Los únicos que no se enteran que no pueden ponernos más impuestos son los intendentes y los gobernantes", acusó Dighiero.

El productor denunció que las intendencias trabajan en la reparación de caminos "tres horas al día". "Vamos a tener que sincerarnos. El campo ya no puede pagar más", advirtió. Las comunas no ejecutan todos los fondos de que disponen, denunció. "¿Para qué están pidiendo más plata?", preguntó.

En un comunicado divulgado ayer, la federación advirtió que "los efectos de la sequía aún están plenamente vigentes" y que "los resultados de las empresas agropecuarias han tenido un importante deterioro en el último ejercicio, que seguramente empeorará en el ejercicio en curso".

"¿Dónde quedó la promesa del presidente (Tabaré Vázquez) de no aumentar la carga tributaria al sector? Ante la notoria desfinanciación del gobierno departamental y las intendencias, se le impone al sector un aumento en la presión tributaria, ¿no se debería primero realizar un ajuste al gasto público, y mejorar los servicios del Estado?", se pregunta la federación.

Al ministro de Ganadería, Tabaré Aguerre se lo ve "bastante ajeno" a la situación. El comunicado no lo menciona específicamente aunque señala que "preocupa la falta de comunicación con el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, y la ausencia del mismo en la discusión pública de los temas que están angustiando a los productores rurales".

Otros presidentes de las gremiales federadas hicieron catarsis ayer en el conocido como "Restaurante de los Criadores" en el predio de la Expo Prado. No faltaron alusiones al ingreso masivo de funcionarios públicos, a la regasificadora, a Pluna, a Ancap y al costo de los combustibles. "En el presupuesto no hay compromiso del gobierno central de bajar los gastos", dijo Luis Somma, dirigente de San José.

Aguerre.

Dighiero contó a El País que el 31 de julio le pidió formalmente a Aguerre que recibiera a la federación, lo que todavía no ocurrió. "Yo levanto el teléfono y me atiende pero quiero una reunión formal. Quiero que nos diga qué quiere hacer y qué piensa hacer con respecto a la emergencia agropecuaria. La última vez que tuve un contacto informal con él fue durante la Expo Prado", señaló. "No hay ganado gordo. Las reservas se van y hay que comprar ración y no nos dan aire, nos suben los impuestos. Si quieren que nos vayamos del campo, que lo digan clarito", enfatizó.

Según Dighiero, debe considerarse que los departamentos al sur del río Negro no superaron las secuelas de la sequía de la primera mitad del año porque si bien ha llovido, aún escasea el pasto natural. "En Florida no están entrando por mes 3,5 millones de dólares, y eso se nota en el comercio", sostuvo.

La gremial quiere agotar instancias de diálogo y no tuvo andamiento por ahora la idea de retirar a los delegados de la federación en distintos organismos oficiales.

El agro explica caída de las exportaciones.

Los dirigentes de las gremiales federadas observan que Argentina va a competir fuertemente con Uruguay si tras la segunda vuelta electoral acelera la devaluación y disminuye las "retenciones" (impuestos) a las exportaciones. Eso es posible si gana el opositor Mauricio Macri. La imposición de "retenciones" por parte del gobierno del fallecido presidente argentino, Néstor Kirchner, generó que muchos productores sojeros argentinos vinieran a invertir a Uruguay, fundamentalmente a la zona del Litoral. Un gremialista recordó que Argentina tiene una superificie destinada a la soja equivalente a todo el territorio uruguayo y que ganará en competitividad.

Los problemas del agro se reflejan claramente en las cifras de las exportaciones que en los diez primeros meses del año cayeron 12% con respecto al mismo lapso de 2014. En montos, las ventas al exterior de carne bovina declinaron 1,2%, las de soja 30,4%, las de productos lácteos 26%, las de arroz 25%, las de cuero y manufacturas 7,5%, las de despojos y subproductos cárnicos 2,6% y las de trigo 61%.

La madera es la excepción: subió 19,3%.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)