CRISIS EN JUAN LACAZE

Fanapel quiere pagar despidos en 12 cuotas; rechazo sindical

Apuestan al parque industrial porque no creen que las pasteras contraten.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Fanapel: los salarios promedio rondaban los $30. 000 netos. Foto: Daniel Rojas

La empresa Fanapel presentó a sus trabajadores una propuesta de pago de despidos en 12 cuotas, extremo que el sindicato rechaza porque pretende que sean abonados al contado. El día después del anuncio del cierre de la vieja fábrica de Juan Lacaze, el sindicato empieza a pensar en salidas laborales para los trabajadores, que podrían pasar por una dinamización del parque industrial de la ciudad que no se encuentra en buenas condiciones. La situación planteada en Fanapel será analizada en una próxima reunión entre el presidente de la República, Tabaré Vázquez, y el del Pit-Cnt, Fernando Pereira.

El sindicato quiere que vuelva a haber reuniones tripartitas en la que participe el gremio, el gobierno y la empresa. El lunes pasado los representantes de la fábrica entregaron la propuesta de despidos a los interlocutores del Ministerio de Trabajo y no a los trabajadores. La empresa está al día con el pago de salarios y aguinaldo y está en plazo para pagar las licencias. El salario promedio en Fanapel —adonde trabajaban de manera directa e indirecta unas 300 personas— eran unos $ 30.000.

El Ministerio de Trabajo comprometió una extensión del seguro de paro para los trabajadores. Para la mayoría de ellos vence el 31 de marzo, informó a El País el secretario del sindicato de Fanapel, Alberto Grimoldi. En mayo del año pasado la empresa había comenzado a aplicar, en acuerdo con el sindicato, un sistema de seguro de paro rotativo. El ministro de Trabajo, Ernesto Murro, prefirió no hacer comentarios sobre el asunto.

Lo ocurrido con Fanapel parece vincularse con el cambio de política comercial en Argentina. Grimoldi recordó que en 2014 y 2015, Fanapel logró exportar a Argentina, su principal mercado, volúmenes récord porque el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner impedía el ingreso de papeles de origen chino y europeo. La producción de Fanapel, que integra el grupo argentino Celulosa Argentina, era considerada local. Pero con la nueva administración argentina la situación varió y se masificó el ingreso de papel chino en condiciones de "dumping", es decir a un precio por debajo de los costos de producción, señaló Grimoldi.

La empresa adujo, cuando cesó la actividad industrial en diciembre, que perdía unos US$ 400.000 mensuales y que sus costos no le permitían seguir la actividad. Elaborar una tonelada de papel le costaba a Fanapel US$ 988, de los cuales US$ 150 se vinculaban a la carga salarial y US$ 179 a los gastos en energía. El grueso de los costos provenían del gasto en la materia prima y en productos químicos. El sindicato hizo algunas propuestas para su abatimiento, sin éxito, recordó Grimoldi.

El sindicalista señaló que quizás se pueda estudiar alguna iniciativa de reactivación centrada en el papel de fotocopias ("fanacopy") muy utilizado en el Estado.

La fábrica está cerrada y solamente ingresan en ella una docena de personas que se encargan del mantenimiento y la vigilancia. Muchos lacazinos trabajan en la planta de Montes del Plata, cerca de Conchillas, a unos 70 kilómetros, hacia donde salen todos los días un par de ómnibus. Pero Grimoldi, que trabajó más de 20 años en Fanapel como muchos otros obreros, reconoce que difícilmente Montes del Plata tome más personal.

Grimoldi cree que quizás Fanapel reabra con menos personal y salarios más bajos dentro de algunos meses.

La planta más chica de un grupo grande.

El dirigente del sindicato nacional de papeleros, Julio Burgueño, reflexionó que Fanapel "quizás esté pagando los platos rotos" por ser la planta más pequeña del grupo Celulosa Argentina S.A que atraviesa problemas. El grupo tiene una planta en la provincia argentina de Santa Fe y otra en la de Buenos Aires, además de Fanapel. En las tres fábricas se desempeñaban 1.900 personas el año pasado.

Sus principales productos son papeles para impresión y escritura, estucados y no estucados; papeles Tissue y papeles para packaging. En el último ejercicio cerrado el 31 de mayo pasado los volúmenes de venta de Fanapel habían caído 9%. La empresa había invertido en la planta US$ 2,6 millones y había vendido 7.267 hectáreas en Colonia. El 95% de sus exportaciones iban a Argentina.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)