RECLAMOS JUDICIALES

Familias reclaman US$ 300.000 por muerte de presos

Una de las víctimas fue cargada en una carretilla por asesinos.

Comcar: Interior no garantiza la vida, dice demanda civil. Foto: F. Ponzetto
Comcar: Interior no garantiza la vida, dice demanda civil. Foto: F. Ponzetto

El 27 de marzo de 2016, el preso Santiago V. salió por la ventana de su celda, se colgó de una frazada y cayó al patio de la Unidad 4° del Comcar. Llevaba un cuchillo artesanal. Cerca de allí hacía lo mismo Eduardo N. Los dos presos se enfrentaron en el patio en un lugar conocido como "el basural". Santiago V. trastabilló por la humedad del suelo y cayó. Eduardo N. aprovechó y le infirió dos puñaladas mortales.

Hacía dos horas que el recluso Martín B. había llegado al Penal de Libertad proveniente del Comcar. Pidió su traslado por más seguridad. Martín B. charlaba con su compañero de celda, Jonhatan D. Minutos más tarde, le propinaron dos puñaladas desde la mirilla de la puerta y murió en el lugar.

Ambos homicidios derivaron en reclamos judiciales contra el Ministerio del Interior. El miércoles 8, los abogados Nicolás Pereyra y Carolina Bautel presentaron dos demandas por un total de US$ 300.000 ante la Justicia de lo Contencioso Administrativo contra el Ministerio del Interior. Alegan que la cartera no garantizó las vidas de ambos presos. "Las dos personas fueron asesinadas con brutal saña. Esperemos que se haga justicia", dijo Pereyra a El País.

Duelo criollo.

Ante la mirada expectante de decenas de reclusos del Comcar, Santiago V. y Eduardo N. espadeaban con "cortes" carcelarios detrás del "basural. Luego de ser malherido por una puñalada en el pecho, Santiago V. cayó al suelo. Su matador, junto con dos cómplices, lo cargaron y lo llevaron hasta una puerta del módulo.

Un testigo dijo en el Juzgado Penal: "Cuando llego el interno estaba con el pecho al aire con una herida. El oficial indicó que se buscara una carretilla y el otro interno consigue un carro; lo subieron entre ambos". La víctima estaba consciente, dice la demanda.

En el Penal de Libertad, Martín B. escuchó que un fajinero (limpiador) le gritó: "Vos venís (a la cárcel) por matar a mi primo; vos estás en el horno; vos de acá no te vas (vivo)".

El fajinero, conocido en el Penal de Libertad como "el Pegajoso", tiró una piedra para adentro de la celda por la mirilla de la puerta que usa para pasar platos. "Me rompieron la cabeza de una pedrada, Jona", dijo Martín B. Jonhatan D. aconsejó a Martín: "Pibe, tenés que irte porque te van a matar".

Martín B. se levantó y le pegó dos patadas a la puerta con intención de llamar a la guardia. De afuera, a través de la mirilla, "el Pegajoso" le tiró dos puñaladas con un cuchillo artesanal de 40 centímetros de largo. Martín cayó malherido dentro de la celda con heridas en la cara y en el pecho.

Con precaución, Jonhatan D. se acercó a la mirilla y vio al "Pegajoso" tirando agua con un pomito en el pasillo y limpiándolo con un lampazo. A poca distancia, Martín B. agonizaba.

Demandas.

En sus escritos, Pereyra y Bautel alegaron que, en ambas muertes de reclusos, existe responsabilidad del Ministerio del Interior.

"La falta de servicio, la culpa, omisiones y negligencia del Instituto Nacional de Rehabilitación es manifiesta y surge de las propias declaraciones de todas las partes intervinientes que lucen en el expediente penal", señala la demanda.

También critica la libertad ambulatoria que tienen los presos dentro del Comcar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)