Un hogar con dos adultos y tres hijos recibe $ 6.000 al mes

Familias pobres: Olesker pide aumentar asistencia

El ministro de Desarrollo Social (Mides) Daniel Olesker, anunció que la cartera prepara la presentación pública de una rendición de cuentas sobre las prestaciones a familias de menores ingresos, al tiempo que defendió la necesidad de que el gobierno que se instalará en marzo, a cargo de Tabaré Vázquez, aumente los montos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La futura ministra cree que las ONG tienen fines de lucro. Foto: M. Bonjour

El ministro sostuvo que "la tarjeta Uruguay Social (TUS) y la asignación familiar para los sectores más críticos tiene valores muy bajos". Puso como ejemplo que "un hogar de tres hijos y dos adultos que tiene asignación familiar y tarjeta duplicada al 1 de enero de 2015, con los aumentos correspondientes recibe $ 6.000 al mes. Son cinco personas", según declaró a radio Montecarlo.

Para Olesker, "es evidente que ahí tenemos un primer problema de impacto que estamos necesitando pactar". Y añadió que "la prestación y la tarjeta representan tan solo 1,8% del Presupuesto nacional", por lo que opinó que se trata de "una prestación que debe ampliarse".

El ministro afirmó que la TUS alcanza hoy a 62.000 hogares, que la mitad tienen tarjeta duplicada, de valor doble, y que los otros 30.000 hogares tienen tarjeta simple. "Esa cifra era de unos 85.000 hogares hace unos tres años. El dinero es el mismo que se gasta cuando eran 85.000 porque a los 30.000 más críticos les duplicamos el valor de los que se liberaron de la necesidad de la tarjeta Uruguay Social", explicó.

Luego, dijo que la asignación familiar involucra a unos 400.000 niños de unos 160.000 o 170.000 hogares en los que están incluidos los que tienen la tarjeta Uruguay Social.

Según el ministro se estuvo discutiendo con la Presidencia "que la tarjeta y la asignación familiar para los sectores más críticos tiene valores muy bajos", y por ello planteó que es necesaria su mejora, el aumento de la prestación.

Polémica.

Hace algunas semanas, la futura ministra de Desarrollo Social Marina Arismendi provocó polémica cuando afirmó en una entrevista con El País que tal como lo establece el programa del Frente Amplio, en el próximo período se continuará con las transferencias monetarias que se realizan por medio del pago de las Asignaciones, el plan de equidad y la tarjeta Uruguay Social. La meta del Frente Amplio es generar un único sistema de transferencias.

Además, Arismendi se manifestó partidaria de no exigir ningún tipo de contraprestación a los beneficiarios. Dijo que no comparte la suspensión de las asignaciones familiares por inasistencias a clase, medida que fue aplicada en el 2013 cuando el Banco de Previsión Social (BPS) canceló el ingreso a 31.753 beneficiarios. "Si yo además de que no va, todavía les saco la comida y la plata, les digo embrómese para el resto de sus vidas", sentenció.

No solo a nivel de los partidos de la oposición hubo reacciones contrarias a esa afirmación, sino también desde el BPS.

La vicepresidenta del BPS, Rosario Oiz, dijo a El País que "no hay nada previsto que haga que nosotros no cumplamos con las leyes vigentes". "Yo estoy de acuerdo con la medida, yo personalmente estoy de acuerdo con que se controle la asistencia al centro de enseñanza para pagar la asignación", expresó.

Por su parte la directora del BPS que representa a los empresarios, Elvira Domínguez, opinó que "toda partida que se otorga que está por definición con contraprestación no puede ser asistencialista".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)