GATILLO FÁCIL

Fallo: "Policías tiraban al viejo estilo Far West"

Interior indemnizará a adolescente que quedó parapléjico.

Juez Eguren dijo que "se repiten" caso de uso excesivo de la fuerza por policías. Foto: Archivo
El juez dijo que "se repiten" casos de uso excesivo de la fuerza por policías. Foto: Archivo

El Ministerio del Interior pagará un salario mínimo nacional ($ 12.265) a un joven hasta que cumpla la edad jubilatoria y luego deberá abonarle una jubilación mínima ($ 9.930) hasta los 73 años por quedar parapléjico tras recibir disparos de policías siendo menor de edad.

Además, el Ministerio del Interior abonará $ 3.150.000 (US$ 108.000) como indemnización por daño moral a la víctima, sus padres y tres hermanos; $ 100.000 para arreglos de la casa del enfermo y medicación, y $ 5.000 mensuales para gastos futuros.

Los agentes actuaron en la persecución "excediendo" el uso de la fuerza, según el fallo del juez de lo Contencioso Administrativo de 3° Turno, Pablo Eguren, al que tuvo acceso El País.

Todo comenzó con la persecución de un móvil policial a una moto denunciada como robada en Piedras Blancas el 28 de noviembre de 2012. Encima de la moto circulaban tres personas. Durante la persecución, los policías dispararon con sus pistolas automáticas Glock, mientras la moto se desplazaba por pasajes de un asentamiento de la zona.

La moto cayó, Braian T. quedó en el piso malherido. Sus compañeros huyeron saltando muros del asentamiento. Días después, un diagnóstico estableció que el detenido sufrió paraplejía porque un disparo dañó sus vértebras.

El juez Eguren consideró que la actuación policial hizo uso de la fuerza excediendo sus cometidos al efectuar disparos contra una moto que circulaba a velocidad. "(Los dos agentes) disparaban desde el móvil policial atentando contra la seguridad de los ciudadanos que habitan en la zona, haciendo uso ilegítimo de la fuerza; al viejo estilo Far West", señaló el juez Eguren en su sentencia a la que tuvo acceso El País.

El magistrado insistió sobre los casos de "gatillo fácil" en Uruguay: "Es un hecho que se repite y son objeto de procesos judiciales causando responsabilidad estatal", señala Eguren.

El juez entendió que los disparos de los policías se enmarcan en un daño producido en ocasión del servicio producto de la "desproporción" de la intervención policial en la persecución de la moto denunciada como hurtada, que "pudo haber desembocado" en "hechos más graves" en peatones o sujetos involucrados.

La demanda.

Braian T. circulaba en una moto junto con otras dos personas. Tras la persecución, la moto cayó. Braian T. fue detenido con balazo de una pistola Glock calibre 9 milímetros que se alojó en su columna. La bala le fue extraída en el Hospital de Clínicas. Como consecuencia del "accionar culpable" de los agentes policiales, Braian T. quedó en silla de ruedas dependiente de todas las actividades diarias excepto la alimentación, señala la demanda del joven y de sus familiares. Dicha situación le produjo un profundo estado depresivo a él y a su grupo familiar, agrega la demanda.

"Los policías actuantes causaron graves daños totalmente innecesarios para el cumplimiento de su función. No se inició investigación policial ni administrativa de lo sucedido", expresa la parte demandante.

Sostiene que el Juzgado de Adolescentes interviniente en el supuesto caso de la rapiña de la moto dispuso la clausura y el archivo de las actuaciones. También alega que los policías no siguieron las disposiciones legales sobre el uso gradual de la fuerza, y advierte que el uso de las armas fue "totalmente irracional" y "ésta es una medida extrema a tomar".

Fue rapiña.

En el Juzgado, el Ministerio del Interior alegó que la persecución se inició por la denuncia de una víctima de rapiña en la calle Azotea de Lima esquina Matilde Pacheco, donde se le exigió la entrega de la moto por tres personas mediante amenazas con un revólver plateado. Al recorrer la zona, los policías avistaron a tres ocupantes en una moto y comenzó la persecución. "Desde la moto efectúan disparos contra los funcionarios policiales por lo que repelen la agresión con sus armas de reglamento", agrega la cartera. En el lugar de la detención quedó la moto y un arma de fuego plateada con cachas de madera. Luego de la detención de Braian T., la Policía atrapó a uno de sus amigos, quien reconoció que sustrajeron la moto mediante amenazas al dueño.

El Ministerio del Interior consideró que el incidente fue provocado por "hecho de la víctima", ya que en vez de acatar la orden de detenerse emprendieron la fuga siendo Braian T. y sus compañeros "los únicos responsables" de lo sucedido.

Juez sospecha que "plantaron" arma.

Se efectuó un informe de balística respecto a tres armas: un revólver Smith & Wesson supuestamente usado por delincuentes y dos pistolas Glock de policías. Las pericias prueban que las tres armas fueron disparadas y se encontraron vainas en el lugar donde cayó herido el demandante Braian T. "Llama la atención que se declare (por los policías) que se efectúan disparos por parte de los NN ocupantes de la moto en ocasión de la persecución y se ubiquen las vainas en el lugar en que se encuentra caída la moto y herido el señor Braian T.", señala el juez civil Pablo Eguren.

Enseguida agrega el magistrado: "La otra situación que debemos dejar constancia es que el agente Ricardo F. aduce que solo él hizo disparos al aire, pero las dos armas Glock de los policías que participaron en dicho evento fueron utilizadas".

Otro elemento que llamó la atención a Eguren, quien fue juez penal antes de su actual cargo, es que "no se constituyó" la Policía Técnica para el relevamiento fotográfico "ni se deja constancia" de impacto de bala en el móvil policial que participó en la persecución. "Cabe recordar que los perseguidos manifiestan que no poseían armas", advierte.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)