INSEGURIDAD DE MALDONADO

Falleció el comerciante baleado en Maldonado

Erode Ruiz, jefe de Policía del departamento, confesó que colocó rejas en su residencia.

Erode Ruiz por Arotxa
Erode Ruiz por Arotxa

Darwin Miraballes, el comerciante baleado en la noche del jueves en Maldonado, no pudo sobreponerse a la herida y falleció en la madrugada de ayer.

Miraballes se encontraba internado en el Centro de Tratamiento Intensivo del sanatorio Cantegril de Punta del Este.

El comerciante fue ejecutado a corta distancia durante el asalto registrado alrededor de las 22:15 del pasado jueves en la verdulería ubicada en Avenida Santa Teresa y la calle Rafael Pérez del Puerto. Los dos asaltantes ingresaron al comercio con cascos puestos y vistiendo ropas oscuras. Afuera quedó una moto encendida carente de chapa matrícula.

El asesino le disparó a matar al comerciante, de 31 años y padre de dos hijos, quien estaba desarmado. La bala ingresó por el hemitórax izquierdo y salió por la espalda. El disparo fue efectuado, según trascendió, con una pistola calibre 9 milímetros. Entre los primeros efectivos que llegaron al lugar, alertados por el llamado de vecinos y testigos del asalto, se encontraba una mujer policía que le practicó reanimación cardiopulmonar. El herido fue trasladado de inmediato en el mismo móvil policial al sanatorio Cantegril de Punta del Este.

En la escena del crimen, efectivos de la Policía Científica recuperaron el proyectil que mató al comerciante. Además, fueron halladas dos balas del mismo calibre. Los policías presumen que el asesino tuvo problemas para disparar y debió accionar en dos ocasiones el cerrojo para poder tener una bala en la recámara. En la tercera tentativa, la bala hirió al comerciante de 31 años.

La muerte del joven trabajador causó dolor y estupor entre amigos y vecinos.

"Esto no da para más. Días atrás robaron a punta de revolver la pizzería de la otra cuadra. Ahora esto. Para mí son los mismos chorros. Estamos regalados", dijo un comerciante vecino de la víctima. "¿Qué podían haber robado? Dos mangos. Es indignante. Maldonado está cada vez peor", agregó.

En el lugar no hay instaladas cámaras de seguridad, salvo en una sucursal de la cadena de pagos Abitab. La policía analizó estas imágenes para tratar de dar con el autor del homicidio.

Confesiones.

En tanto, el jefe de Policía de Maldonado, Erode Ruiz, reconoció a un grupo de empresarios que si bien bajaron los arrebatos y las rapiñas, los hurtos no se comportan de la misma forma.

Además, admitió que cuando camina por las calles del departamento se siente nervioso y que tranca las puertas de su vehículo, algo que no hacía antes. También reveló que puso rejas en su casa, en una decisión que le costó adoptar.

Estas confesiones de Ruiz fueron formuladas durante un encuentro con afiliados a la Unión de Comerciantes Minoristas de Maldonado.

Durante el encuentro, Ruiz recordó que el "delito cero" no existe en ninguna parte del mundo. Además, se mostró satisfecho por el descenso de los arrebatos registrados en los últimos tiempos.

"En Maldonado, nunca imaginamos que los arrebatos pudieran bajar como bajaron. Y sin embargo, venimos remando como locos para bajar los hurtos y no lo logramos. Sí logramos bajar las rapiñas".

El jerarca sostuvo que todavía la gente se encuentra nerviosa por el tema seguridad.

"Si ustedes me preguntan si ando nervioso cuando estoy en la calle, les contesto que sí. Yo antes no trancaba las puertas de auto. Y hoy las tranco", afirmó Ruiz.

"En mi casa de acá no había rejas. Y me costó tomar la decisión de poner rejas", reveló. Ruiz contó que al subjefe de policía, vecino suyo, le robaron dos veces su casa.

"Los ladrones roban cada vez menos plasmas, porque se les está dificultando venderlos. Roban dinero, joyas, cosas chicas y vendibles. Y todas esas cosas terminan en la boca de venta de drogas, porque ya no hay más reducidores", indicó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)