REDES SOCIALES

Facebook bloqueó un grupo de La Ballena Azul a pedido de Interpol

Se detectaron nuevos casos de víctimas uruguayas que presentaron heridas tras participar del juego.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Se detectaron cuatro casos de jóvenes que jugaron a La Ballena Azul en Uruguay. Foto: Fernando Ponzetto.

Interpol se comunicó con la central de Facebook en Brasil y logró que la empresa bloqueara un grupo en el que se invitaba a los usuarios a jugar a La Ballena Azul.

El director de Crimen Organizado e Interpol, Julio Sena, informó a El País que a raíz de una de las víctimas del juego detectadas en Uruguay se llegó a uno de los curadores, que reside en Brasil. La red social bloqueó tanto la cuenta de esta persona como el grupo que administraba.

Además, se solicitó la información de las personas que participaban en ese grupo, aunque se trata de un trámite más lento que no será respondido de forma inmediata por la empresa.

La "Ballena Azul" propone a los participantes 50 desafíos para cumplir. El suicidio es el último de la lista.

El origen del juego no está claro, pero todo indica que nació en Rusia hace un par de años a través de noticias falsas, que se expandió a través de las redes sociales llegando primero a Brasil y luego a Uruguay y Colombia.

Los líderes o "curadores", como se llaman los coordinadores, suelen ser adolescentes con perfiles falsos o personas que viven en otros países, sin ninguna relación con los participantes, y que mandan los mensajes con las pruebas a las 04:20 horas.

Luego del primer caso detectado en el país, la Policía derivó el tema a Interpol, que ahora investiga tres casos más: dos en Rivera y dos en Montevideo.

Ayer se supo que adolescente de 13 años debió ser internada el martes en el hospital local una vez que le descubrieran, en el brazo izquierdo, heridas autoinflingidas para cumplir con uno de los retos que le exigió el "juego" que circula por las redes sociales de Internet: tatuarse una silueta de ballena que cubriera 20 centímetros. La adolescente estaba llorando en un baño del liceo N° 4 cuando fue asistida por una profesora, quien descubrió los cortes que se hizo en un brazo para dibujarse la ballena.

Al segundo caso, ocurrido en Montevideo, se llegó tras la denuncia realizada por una madre, quien supo que su hija se había infligido cortes a través de los amigos de la menor.

Además se investigan otros dos casos en los que los participantes no llegaron a lastimarse y fueron amenazados por sus curadores. Interpol no puede confirmar si los cuatro participantes integraban el mismo grupo.

Según indicó Sena, en la mayoría de los casos los adolescentes borraron los mensajes que mantenían con sus curadores, por lo que se vuelve más difícil la investigación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)