LA RELACIÓN DEL OFICIALISMO CON LA OPOSICIÓN

FA reparte manual en comités de base para defender Ancap

La izquierda denuncia una operación “rabiosa” y “mentirosa” de la oposición.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Después de las conclusiones de la investigadora sobre la gestión de Sendic, FA elaboró su versión oficial.

Ahoras de que la oposición presente una denuncia penal por presuntos ilícitos en Ancap, que involucra directamente al vicepresidente Raúl Sendic, el Frente Amplio lanzó su versión oficial para defender la gestión. En ese marco, acusa a la oposición de estar "rabiosa" y orquestar "una repetición mentirosa".

El documento de cinco páginas aprobado ayer por la Mesa Política del Frente Amplio —al que tuvo acceso El País— se repartirá en los comités de base con la finalidad de explicar a los militantes lo sucedido en Ancap. "Estaremos a lo que la Justicia resuelva, pero el proceso de acusaciones vagas con presuntas irregularidades por indicios de delitos, es un camino de mucha repetición mentirosa en la prensa que no tiene contenido", denuncia la coalición.

Para el Frente Amplio, el "asunto de fondo" que motiva la denuncia penal coordinada es una "estrategia" que "una parte de la oposición" instaló en la opinión pública de que "todo está mal". Como ejemplo cita "que el gobierno es un fracaso", "que el ciclo del Frente Amplio se agotó", "que se fundió el país", "que la educación está en crisis" y "que las políticas sociales son un desastre".

Según el Frente Amplio, cuando ha pasado un año del tercer gobierno de la coalición de izquierda "hubo un cambio sobre cómo hacer oposición" que implica "manifestarse rabiosos, aún sin razones más que el griterío".

Sobre la gestión en Ancap, recoge la explicación dada por Sendic en el Parlamento. En ese sentido afirma que "es claro que en el conjunto empresarial de Ancap ente autónomo, más las 18 empresas que lo componen, con la gran cantidad de decisiones en varios directorios, en miles de operaciones diarias, puede haber equivocaciones, errores o decisiones producto de sus complejidades, porque nadie es infalible". De todos modos, "muy distinto es acusar de robos, acomodos o delitos".

La versión del Frente Amplio, indica que se aceptó la investigación en el Senado porque "no había nada que esconder, y por el contrario había mucho que comunicar, que explicar y es muy bueno que se conozca". Además, entiende que la investigación comenzó sin denuncias concretas y que el Partido Nacional no pudo demostrar falta del cumplimiento de las leyes.

En tres años Ancap produjo un déficit de US$ 800 millones —que obligó a la capitalización del ente en enero por US$ 600 millones. En el documento el Frente Amplio habla de que en el futuro debe haber "un mayor alineamiento" de los costos de Ancap y del "plan de inversiones con los objetivos en materia de eficiencia en el uso de los recursos disponibles, eficacia en la provisión de los bienes y su contribución a las cuentas públicas".

El informe del Frente Amplio describe la existencia de "tensión" entre el plan de inversiones definido por las autoridades del ente y "las restricciones en materia de recursos". Además, advierte que el balance entre ingresos y egresos del ente puede verse afectado si la inversión no cumple con un criterio de rentabilidad económica.

Las diferencias entre el expresidente José Mujica y el ministro de Economía, Danilo Astori, sobre las causas del déficit de Ancap son tratadas de forma marginal en el documento que se repartirá en los comités de base.

Se señala que el gobierno "no puede fijar las tarifas de los bienes o servicios provistos guiado exclusivamente por la preocupación por el control de la inflación, ni por las necesidades fiscales", se advierte que "Ancap no puede fijar sus tarifas por sí y ante sí, ni decidir de forma totalmente independiente el plan de inversiones ni su cronograma de despliegue". La redacción dejó conformes a astoristas como a mujiquistas.

Durante el proceso de la investigadora de Ancap, tanto Sendic como Mujica señalaron que "costos no reconocidos" por el Ministerio de Economía que significaron US$ 800 millones en cinco años (en pago de salarios a trabajadores de estaciones de servicios, incrementos de sueldos y regularización de funcionarios del ente) fueron la causa del déficit. Algo que fue negado por Astori, que advirtió que las empresas públicas estaban "fuera de control" durante el gobierno de Mujica.

La versión oficial del Frente Amplio sobre Ancap agrega que "el impacto del precio de los combustibles en la inflación afectaría la vida de todos los uruguayos", por lo que se decidió no trasladar costos no reconocidos a precios.

En un capítulo titulado "La Ancap que construimos", el Frente defiende las inversiones realizadas durante la gestión de Sendic. La inauguración de la planta desulfurizadora de La Teja "llevó a que la desulfurización de la refinería permita extraer toneladas de azufre que se perdían en el ambiente y ahora se convierten en fertilizantes", relata.

Las inversiones en la industria del portland y cal realizadas en Lavalleja, Paysandú y Treinta y Tres, cuestionadas por la oposición por ser deficitarias, son destacadas por "aportar efectos ambientales positivos y generar cientos de puestos de trabajo". Las dos barcazas y un remolcador fabricado por la Armada Nacional que demoró varios años en funcionar también aparecen como una "inversión en logística".

Después de describir la importancia que tienen para la izquierda las empresas públicas, el Frente Amplio hace una descripción del estado en que encontró Ancap en el año 2005. "Ancap no era ajena a la degradación institucional de los gobiernos de los partidos tradicionales", afirma.

Como ejemplo cita que las plantas de cemento portland en Paysandú y Minas estaban "en condiciones de ser cerradas por no cumplir con los estándares ambientales". La gestión de los partidos de oposición se resume en la siguiente frase: "Cuando el Frente asumió el gobierno nacional, Ancap era un desastre, y no se sabía para dónde iba".

Menos plazo para que Ancap pague préstamo.

El Poder Ejecutivo modificó en una resolución tomada el jueves pasado las condiciones con las que había autorizado a Ancap a renovar un préstamo de US$ 75 millones que le había concedido el Banco República, llevando el plazo de la renovación de un año a tres meses. El presidente del Banco República, Julio Porteiro, dijo a El País que la modificación "no fue iniciativa nuestra". El préstamo estaba destinado al capital de trabajo de la empresa pública. El Ministerio de Economía está trabajando con las nuevas autoridades de Ancap para reperfilar las deudas de la empresa que arrojó pérdidas en su último ejercicio de algo más de US$ 323 millones. Parte de ese reperfilamiento consiste en reducir la dolarización de las obligaciones del ente. En otros casos, se busca estirar los vencimientos de los créditos y, en la medida de lo posible, pasar los créditos que fueron pactados a tasa variable a tasa fija. De esa pérdida de 2014, US$ 150 millones correspondieron al alza del dólar que en ese año fue del 13%. En 2013 el rojo de la empresa había sido de US$ 169 millones. El gobierno la capitalizó condonándole deudas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)