PODER LEGISLATIVO

El FA quiere reparar por ley cambios al Fondo de Solidaridad

Senado no tocará Rendición de Cuentas para no arriesgar acuerdo alcanzado entre los diputados.

El Senado vota el lunes el proyecto de Rendición de Cuentas. Foto: archivo El País
El Senado vota el lunes el proyecto de Rendición de Cuentas. Foto: archivo El País

Sin ninguna modificación se vota el próximo lunes la Rendición de Cuentas en el Senado. Los cambios introducidos por el Partido Nacional en la Cámara de Representantes, que bajan el período de aportes al Fondo de Solidaridad de 35 a 25 años, se piensan cambiar por ley aparte.

Fuentes de la bancada oficialista dijeron a El País que la idea de dar marcha atrás con esta propuesta apunta a que no se pierdan entre 800 y 900 becas a estudiantes universitarios de menores ingresos, tal como había alertado el rector de la Universidad de la República Roberto Markarian en una comparecencia al Parlamento.

El artículo 271 de la Rendición cesa el pago al Fondo de Solidaridad de quienes cumplan 70 años o se jubilen. En la redacción anterior, la sola jubilación no era motivo de la interrupción del pago si no estaba ligada al "cese de toda actividad remunerada".

A su vez, la nueva propuesta aprobada en Diputados baja los gastos de funcionamiento del Fondo del 7% original al 5% de los ingresos que se administran. Esto contó con los votos de la oposición y del Frente Amplio.

Por otro lado, se acordó topear los salarios de los funcionarios que trabajan para el Fondo y se define que ningún empleado puede percibir una remuneración superior a la de un prorrector o decano de la Universidad de la República.

Consultado sobre el tema, el senador Rubén Martínez Huelmo (Espacio 609) dijo a El País que la decisión de votar la Rendición de Cuentas sin ninguna modificación obedece al respeto de los acuerdos realizados en la Cámara Baja, a los cuales no se quiere poner en riesgo. "Se llegó a un consenso que sería muy complicado de poder reeditar en la Cámara de Senadores", señaló.

Martínez Huelmo dijo que los cambios al Fondo de Solidaridad, entre otros temas pendientes, "pueden volver a tratarse en la comisión de Hacienda, donde veremos los beneficios o no de los mismos". "Seguramente este tema se trabaje por medio de un proyecto de ley aparte, porque ya acá no hay posibilidad", afirmó en referencia al texto acordado de la Rendición.

"Podríamos volver al sistema anterior del Fondo de Solidaridad, pero hay que examinarlo bien, porque todos sabemos que las comisiones trabajan específicamente sobre un tema y pueden mejorar todo este asunto", señaló el senador.

La iniciativa fue votada en la Cámara Baja por el diputado disidente Gonzalo Mujica, quien renunció ayer a su banca y permitió así al Frente Amplio recuperar las mayorías. Por lo que si se envía un proyecto de ley para corregir los cambios al Fondo de Solidaridad no se generarían problemas para aprobarlo. Durante el tratamiento del tema en la Cámara de Representantes, el diputado Alfredo Asti (Asamblea Uruguay) ya advirtió que, ni bien el oficialismo recuperará la banca 50, presentaría un proyecto de ley que anule los cambios introducidos por la oposición.

Una vez presentada la renuncia de Raúl Sendic y con la vicepresidencia en manos de Lucía Topolansky (MPP) el Parlamento se prepara para agilizar la agenda de proyectos de ley a aprobar en las 16 sesiones ordinarias que restan para finalizar el año.

"Trabajaremos duro para antes de fin de año acordar votar una lista de temas", subrayó el senador. Entre las prioridades está la reforma del Código Penal, la Caja Militar, el proyecto de ley con soluciones para los llamados "cincuentones", la ley de riego y la Universidad de la Educación, entre otros. "Hay material para trabajar y para terminar el año con una puesta al día importante", opinó Martínez Huelmo.

En medio de una crisis política por el caso Sendic, el Frente bajó la producción legislativa, lo cual fue analizado con preocupación en reuniones internas de la coalición de izquierda, donde se habló de la necesidad de recuperar la iniciativa a nivel parlamentario.

La necesidad de una rápida aprobación de proyectos de ley remitidos por el Ejecutivo al Parlamento fue uno de los temas de conversación entre el presidente Tabaré Vázquez y la vicepresidenta en su primera reunión de trabajo celebrada el pasado miércoles en la residencia de Suárez y Reyes.

El exvicepresidente Raúl Sendic había reconocido públicamente que no tenía un buen relacionamiento con la oposición desde que comenzó a trabajar la comisión investigadora por su gestión en Ancap. "A Raúl se le hacía muy difícil el diálogo. Estaba un día sí y otro no en el taquillero de prensa. Me imagino que estaba muy acorralado y capaz no tenía tanta experiencia parlamentaria, eso hizo que hubiera cortocircuitos en la relación y la función de presidencia de la Asamblea y del Senado se vio resentida", relató la vicepresidenta Lucía Topolansky al programa Intercambio que se emite por M24.

La impronta que le dará Topolansky a su gestión será un mayor diálogo con los partidos de oposición.

Topolansky se mostró dispuesta a tener reuniones periódicas con las bancadas de todos los partidos políticos con representación parlamentaria para abordar los diferentes proyectos de ley. "Me quiero reunir con la bancada del Partido Nacional, del Partido Colorado, del Partido Independiente y también me voy a reunir con los legisladores que trabajan con (Edgardo) Novick porque son legisladores igual que nosotros", señaló Topolansky acerca de la nueva estrategia que asumirá como presidenta de la Asamblea General.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)