EL FINANCIAMIENTO DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS

FA propone prohibir aportes de privados a campañas electorales

Buscan evitar “condicionamientos” a los gobiernos de grandes empresas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los partidos están obligados a rendir cuentas de las donaciones. Foto: archivo El País

Apoco más de un mes de las elecciones internas que se celebrarán el 24 de julio, los candidatos del Frente Amplio plantean terminar o restringir al mínimo el aporte de privados a las campañas electorales para evitar "condicionamientos" de los grandes capitales a los gobernantes.

Todos parten de la base de la necesidad de que el Estado haga un mayor aporte al financiamiento de los partidos políticos, que hoy se rige por la Ley Nº 18.485 del año 2009. Esta norma establece un financiamiento permanente de los partidos mediante el pago de cuatro unidades indexadas ($ 13) por voto recibido en las últimas elecciones, en 12 cuotas mensuales. Además de esto, el Frente Amplio se financia por la cuota que pagan los adherentes y con los aportes de cargos de gobierno y legislativos, los cuales se descuentan con un criterio progresivo similar al que se aplica para el Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

De acuerdo a la ley, los partidos pueden aceptar donaciones de privados, pero no debieran exceder la cantidad de 300.000 UI ($ 1.026.000). Está prohibido aceptar donaciones anónimas superiores al 15% del total de ingresos declarados o contribuciones de organizaciones delictivas o asociaciones ilícitas, empresas concesionarias o adjudicatarias de obras, o donaciones provenientes de personas públicas no estatales. Estos mismos criterios rigen para estas elecciones internas del Frente Amplio, explicó a El País el responsable de Finanzas de la coalición, Nelson Macedo.

De todos modos, subrayó que en ninguna de las cuatro elecciones internas que realizó la coalición para elegir a su presidente se constató la donación de privados a la campaña electoral. A diferencia de las internas presidenciales, esta campaña se financia con fondos propios derivados de los aportes de los descuentos de cargos políticos.

"Para las donaciones en esta campaña rigen los mismos criterios que estipula la ley 18.485 de los partidos políticos. En las internas no me acuerdo de haber recibido donaciones privadas, en ninguna de las cuatro", afirmó Macedo.

Más allá de esta interna, la financiación de los partidos políticos es un tema de debate por estas horas en la coalición de izquierda. A pedido del oficialismo, el Senado aprobó la conformación de una comisión para analizar cambios a la legislación vigente y los candidatos a presidir el Frente Amplio (Alejandro Sánchez, Javier Miranda, José Bayardi, Roberto Conde) coinciden en que se debería prohibir o restringir los aportes de privado.

Por ejemplo, Sánchez es partidario de trabajar en una reforma del financiamiento de los partidos políticos y dar una discusión para "prohibir el financiamiento de los privados". "Hoy está autorizado el financiamiento privado, pero creo que hay que empezar a discutirlo porque en un escenario donde las campañas electorales se vuelven terriblemente costosas, el peso que pueden tener los que tienen recursos económicos sobre la base de financiar campañas se tiene que tomar en cuenta. Creo que hay que restringir al mínimo el financiamiento de los privados para que no haya ninguna posible interferencia de los que financian las campañas sobre los legisladores o partidos", opinó. De forma complementaria, consideró que se deberían hacer públicas las declaraciones juradas de los cargos políticos.

Consultado sobre el tema, Bayardi dijo que es partidario de prohibir el financiamiento de los privados en las campañas electorales, porque "puede ocasionar condicionamientos de los grandes capitales". Según Bayardi, "para un sistema democrático es mucho más saludable que haya un financiamiento público de los partidos". Lo que en su opinión se debería complementar con una regulación de la publicidad electoral que se otorga a los partidos mediante la reglamentación de la ley de medios.

Miranda señaló el pasado 8 de junio, en una charla organizada por las redes frenteamplistas, que "no se puede poner en duda el financiamiento público de los partidos", y asoció esto al derecho de los ciudadanos a votar y a ser elegidos. "El derecho al voto y a ser elegidos es un derecho fundamental como la educación y requiere un financiamiento público. Punto y no hay vuelta", acotó.

Gonzalo Reboledo, coordinador de campaña de Miranda, dijo a El País que "en el sistema ideal las empresas privadas no deberían financiar campañas electorales. ¿Quiénes deberían financiar? Obviamente el Estado, creo que es una forma de invertir en democracia". Además indicó que si Miranda es electo se colgará la rendición de cuentas de la campaña y la declaración jurada de todos los cargos políticos.

Para Conde, "el financiamiento público" debe ser la principal fuente de financiamiento de las campañas electorales. De todos modos, el candidato apoyado por el Partido Comunista consideró que hay que mantener la financiación privada, aunque mejorando los controles que se realizan por parte de la Corte Electoral. "Soy partidario de mantener el financiamiento privado, siempre que se vuelque a cuentas a las que tenga acceso la autoridad electoral y después hay un capítulo muy delicado que son las cooperaciones que vienen del exterior de partidos políticos amigos que es más difícil de verificar pero que habría que buscar algún mecanismo para hacerlo", acotó.

FA repartió $ 200.000 para cada candidato.

Para financiar la actividad de sus cuatro candidatos (Alejandro Sánchez, Javier Miranda, Roberto Conde y José Bayardi) el Frente Amplio destinó $ 200.000 a cada uno con el objetivo de cubrir los gastos derivados del alquiler de autos, combustible, comida y alojamiento. Independientemente de esto, los sectores son los que se encargan de financiar las campañas con recursos propios o que se obtienen mediante bonos de colaboración o cenas, como la que tiene prevista hacer el ministro de Economía, Danilo Astori, el miércoles 22 en el Hotel Sofitel de Carrasco con un ticket de US$ 500. En el caso de Miranda cada uno de los cuatro sectores grandes que apoyan su candidatura contribuyeron con una cuota de US$ 7.000 (Asamblea Uruguay, Partido Socialista, Alianza Progresista y Nuevo Espacio). Los sectores chicos (lista 1303, lista 52 y Banderas de Líber) pusieron entre todos US$ 7.000 para financia la campaña, dijo a El país el coordinador del comando de Miranda, Gonzalo Reboledo.

Bayardi y Conde dijeron a El País que se manejan con los $ 200.000 del Frente Amplio para hacer la campaña de las internas. Por su parte, Sánchez señaló que esos $ 200.000 son utilizados para cubrir el costo de las salidas al interior, aunque en su caso "gasta poco" porque no se aloja en hoteles, sino "en casas de compañeros" y suele comer en las departamentales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)