MIRANDA Y LA UNIDAD INTERNA

FA evitó apoyo a Venezuela y criticó a Estados Unidos

El Congreso desactivó una propuesta de bases en defensa de Maduro.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Marcelo Bonjour

El Frente Líber Seregni, sector al que pertenece el canciller Rodolfo Nin Novoa, votó en contra de una moción aprobada por el Congreso del Frente Amplio que cuestionaba la política intervencionista de Estados Unidos y se acusaba a ese país de "aislar" y "satanizar" a Venezuela. Por otro lado, la coalición logró desactivar la votación de una declaración en respaldo al gobierno del presidente Nicolás Maduro.

La nueva redacción del párrafo 49 del Capítulo II "Uruguay en un mundo globalizado" —del documento de principios y valores compartidos del Frente Amplio— fue puesta a consideración ayer en el Congreso realizado en el club Atenas, que levantó el cuarto intermedio dispuesto en noviembre del año pasado.

El artículo en cuestión señalaba que Estados Unidos "busca romper con el proceso de unidad de los pueblos y gobiernos" en América Latina. Además agregaba que "aparte del objetivo histórico de derrotar a la revolución cubana", se le sumaba el intento de "tratar de aislar y satanizar a Venezuela".

Asimismo se acusó a Estados Unidos de apoyar "los golpes de Estado en todas sus formas" en países como Honduras, Paraguay y Brasil. También se cuestionó la ampliación de sus bases militares en América Latina. La moción fue aprobada, pese a que la votaron negativamente Asamblea Uruguay, el Nuevo Espacio y Alianza Progresista.

El senador Rafael Michelini (Nuevo Espacio) dijo a El País que no votó el punto porque "la realidad venezolana es mucho más compleja (...) Nos preocupaba tratar de explicar con tanta simpleza los procesos de poder en el mundo, como si fueran los años 60", explicó.

El integrante de Asamblea Uruguay en la Comisión de Asuntos y Relaciones Internacionales del Frente Amplio (Carifa), Sebastián Hagobian, señaló a El País que no se votó la moción porque el Frente Amplio ya se ha expedido por el tema Venezuela. "En Asamblea Uruguay lo que apoyamos es lo actuado por el gobierno, apostamos al diálogo de la Unasur. Creo que esto solo lo pueden resolver los venezolanos", señaló el delegado de Asamblea Uruguay.

El representante de Alianza Progresista en el Congreso, Julio Pérez, aclaró a El País que su sector se negó a votar el artículo por entender que la redacción no era adecuada y no por las referencias a Venezuela. "La moción vino mal redactada de comisión y no podíamos cambiarla; por eso fue que no votamos", aseguró.

Por otro lado, la Mesa del Congreso desactivó una moción presentada por dirigentes de base que planteaban el apoyo incondicional a Maduro y fustigaban a la figura del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) Luis Almagro. Esta moción iba a ser presentada directamente en el Congreso, por lo que se la trató de dejar sin efecto para evitar diferencias a la interna justo antes de la interpelación del canciller prevista para el próximo miércoles 10.

"Entendíamos que no era conveniente expedirse nuevamente sobre lo que pasa en Venezuela, porque ya lo hemos hecho en varias oportunidades. No es necesario tener el tema permanentemente en agenda", dijo Hagobian.

Los TLC.

Además, el Congreso aprobó una nueva redacción del párrafo 62, el cual establece que los acuerdos internacionales que afecten la soberanía del país "deben ser discutidos por la ciudadanía". Sin nombrarlos se hace referencia a los acuerdos de libre comercio o multilaterales como la Alianza del Pacífico, que generan resistencias a la interna del oficialismo. Esta moción sí contó con el apoyo del Frente Líber Seregni. "No es un tema de TLC sí o no, es un tema de contenidos. Se eliminaron todas las referencias contra los tratados de libre comercio por acuerdos que comprometen al país, priorizando los contenidos sobre las siglas", explicó Hagobian.

En cuanto a la integración regional, el Frente Amplio aprobó la necesidad de "consolidar el bloque latinoamericano caribeño", por medio de organismos como la Unasur y la Celac. Además se hizo referencia a que la solución de conflictos internacionales debe ser "negociada" siempre respetando el principio de "no injerencia".

En ese marco, reafirmaron que el Mercosur "sigue teniendo relevancia estratégica" y hay que "luchar" para evitar su "vaciamiento y estancamiento".

Consulta popular.

En el Congreso del Frente también se aprobó, como parte del documento de principios y valores, que todos los emprendimientos productivos "de impacto" deben someterse a la consulta ciudadana. Fuentes consultadas por El País, dijeron que se trata de realizar consultas por el sistema ya existente de audiencias públicas, como las realizadas sobre la minera Aratirí. Además se aprobó la voluntad de impulsar políticas para facilitar al acceso a la tierra a los que quieran trabajarla.

A su vez, el Comité Cuaró presentó una moción para ampliar los mecanismos de democracia directa (plebiscito y referéndum) como forma de control permanente sobre "las grandes definiciones nacionales". En tanto, fracasaron dos mociones presentadas por el Comité Morroni, de Buenos Aires, que establecían que la ciudadanía "debía expresarse sobre leyes mandatando tanto a legisladores como al Poder Ejecutivo" y "confrontar con los medios". En otro plano, el Frente ratificó su condición "antipatriarcal y antirracista".

Honestidad y austeridad en la gestión de gobierno.

El documento de valores y principios compartidos del Frente Amplio habla de la necesidad de "democratizar el Estado". Además, uno de los capítulos aprobados ayer por el Congreso establece que el ejercicio de gobierno debe sustentarse en "la austeridad, la transparencia en la gestión y el cumplimiento de lo comprometido en el programa". Según afirman, debe haber una "lucha constante" contra la corrupción, el corporativismo y "toda forma de ejercicio de poder para fines personales".

Congresales aplaudieron de pie a sindicalistas venezolanos.

Más de 800 congresales se pusieron de pie ayer en el Congreso del Frente Amplio para aplaudir la presencia de dirigentes de la central de trabajadores de Venezuela. "Queríamos saludarlos desde la mesa antes de que se retiren", dijo el presidente de la coalición Javier Miranda. El cálido recibimiento se dio en momentos de una compleja relación entre el gobierno del presidente Tabaré Vázquez y el de su par venezolano Nicolás Maduro.

Como telón de fondo está la interpelación al canciller Rodolfo Nin Novoa que se realizará el próximo miércoles 10 en la Cámara de Diputados. El Partido Comunista se niega a realizar un respaldo explícito al canciller, por mantener diferencias con respecto a su actuación frente a la crisis que se vive en Venezuela.

Confusión.

El Congreso del oficialismo transcurrió en la tarde de ayer en un clima confuso. En dos oportunidades, diferentes comités de base (Comité 28 y Comité Cuaró) pidieron dar lectura a cada una de las mociones que estaban siendo votadas. Sin embargo, el Congreso resolvió por mayoría de dos tercios que no se procediera a la lectura de todos los capítulos para darle más agilidad al encuentro. Por su parte, Miranda dijo que ya habían acordado, previo a esta instancia, que no se iban a leer los párrafos en los que tenían consenso; solo los que tenían modificaciones.

En tanto, el exsenador Carlos Baráibar (Asamblea Uruguay) fue llamado al orden por querer argumentar una moción cuando no estaba pautado por la mesa que se hiciera.

También se hicieron bromas con el partido que jugaron ayer Nacional y Defensor y se escucho un abucheo al eslogan de campaña del senador y líder del movimiento Todos, Luis Lacalle Pou. "Por la positiva", dijo una dirigente frenteamplista antes de someter una moción a votación del Congreso. Esto motivó que en lugar de pedir el voto "por la positiva" se hiciera "por la afirmativa".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)