MIRANDA PREOCUPADO POR LA UNIDAD

FA busca "desterrar" cultura de desconfianza en la interna

Admiten que faltan “señales” contra las fallas en la ética de los dirigentes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El documento que se presentó ayer será discutido en el Plenario. Foto: Archivo

El Frente Amplio admitió que no tiene "mecanismos estatutarios" eficientes que permitan "dar señales contundentes" frente a casos que cuestionen la ética de sus dirigentes. Por lo que está dispuesto a empujar "prácticas de transparencia" y rendición de cuentas de los partidos partidos políticos.

Esta definición es parte del documento borrador de "Estrategia política del Frente Amplio hacia 2020", al que tuvo acceso El País, y que apunta a iniciar una discusión interna. El texto presentado ayer en la Mesa Política puede sufrir modificaciones en función de cómo se procese el debate en el que participarán tanto sectores como bases.

Después de analizar que existe "una degradación de la política" —lo que definen como "altamente preocupante"— en la coalición se plantean como objetivo "recuperar el prestigio de la política". En tal sentido, establecen como prioritario que el Frente tome la iniciativa y "se embandere" con una nueva ley de financiamiento y transparencia de los partidos.

El tema ya se encuentra a discusión en el Senado, adonde la coalición plantea que ninguna empresa pueda realizar aportes para financiar a los partidos políticos. Una de las posibilidades que se maneja para contrarrestar esta medida es el incremento de la financiación pública a las agrupaciones partidarias.

Con la mirada puesta en las próximas elecciones, el Frente reconoce que el objetivo es conquistar el cuarto gobierno nacional y obtener nuevos gobiernos departamentales. Para lograrlo, se plantean "repensar integralmente" la organización interna de la coalición.

En ese marco, proponen "desterrar" entre los frenteamplistas la "cultura de la desconfianza" e impedir que entre los mismos prospere "las confrontaciones personales y de grupos" y piden "bregar en todo momento por la unidad".

Este planteo se hace en momento en que el vicepresidente Raúl Sendic denunció "deslealtades" dentro del Frente Amplio. Según dijo, en una entrevista con la radio M24, en este clima de confrontación "pierden todos" y por eso se requiere de mayor unidad.

Sendic hizo referencia a lo que más de una vez ha denunciado. Habla de una "campaña", dentro y fuera del Frente Amplio, para desprestigiar su gestión en Ancap y así evitar su candidatura al 2019, que a esta altura ya se da por descartada.

El documento recuerda que "la regla de oro" para evitar las confrontaciones internas pasa por asegurar la discusión democrática, adoptar posición y "acatar disciplinadamente" lo que se decida. "Este proceso deberá estar signado por la ética", agregan, sin más detalles.

En otro pasaje del documento sostienen que si bien es necesaria una actualización ideológica, "más importante es la actualización estratégica". En ese sentido, piden desplegar "una acción política permanente" que permita recuperar los lazos con la sociedad. Como ejemplo, citan lo realizado en la campaña organizada por jóvenes frentistas contra la baja de la edad de imputabilidad.

"Debemos superar la distancia que existe hoy entre el Frente Amplio y los frenteamplistas", admiten. Una de las primeras acciones que se desplegará es la realización de charlas con la ciudadanía sobre las prioridades en la próxima Rendición de Cuentas, que deberá ser enviada al Parlamento antes del 30 de junio.

"Dos proyectos".

Según el Frente Amplio en Uruguay siguen existiendo dos proyectos de país en disputa: "el de la derecha y sus soportes sociales, ideológicos y políticos" y "la propuesta de la izquierda basada en la reducción de las desigualdades y la ampliación de los derechos".

La coalición advierte que si en las próximas elecciones ganan los partidos de oposición "se dejará nuevamente al país expuesto e indefenso a los efectos de las crisis internacionales, haciendo recaer sus costos sobre la población".

En el plano económico sostienen que "Uruguay estuvo y está mejor preparado para enfrentar la crisis", como consecuencia de haber realizado "cambios profundos" entre los que destacan: la reestructura del sistema financiero, inversiones a nivel productivo y social, la disminución de la pobreza y la mejora en la distribución del ingreso. El Frente sostiene que las medidas adoptadas por el gobierno del presidente Tabaré Vázquez para enfrentar la desaceleración económica permitieron "mejorar la situación sustantivamente echando por tierra los pronósticos de quienes a principios de año le decían a la sociedad uruguaya que el país se caía a pedazos". "Nada de eso sucedió, sino que por el contrario el país continúa por el sendero de la estabilidad y del mantenimiento de la calidad de vida de los uruguayos", concluye.

A futuro, el Frente Amplio se propone "ampliar aún más la inversión pública como factor dinamizador de la economía" y fortalecer la infraestructura "para el desarrollo productivo" por medio de las empresas públicas.

Asimismo se plantea perfeccionar la negociación colectiva y mantener el crecimiento de salarios y jubilaciones como factor de distribución de la riqueza y dinamizador del mercado interno.

Según afirman esto se debe conciliar con "el mantenimiento de los niveles de equilibrio en la economía" para asegurar la calidad de vida de la población.

La corrupción en la región.

En un análisis del contexto regional, el Frente Amplio señala que "en algunos países no se prestó la debida atención al equilibrio de las cuentas públicas", o el aumento de la inflación y eso erosionó las políticas sociales. En tono autocrítico, sostienen que en las "experiencias progresistas" de la región existieron además casos de corrupción "en contradicción a la transparencia y ética política que debe ser patrimonio inseparable de la izquierda".

Los frenteamplistas entienden que debe impulsarse una "necesaria autocrítica" para trazar una estrategia que permita a la izquierda continental retomar su impulso. Esto en referencia a la pérdida de gobiernos en Brasil y Argentina, tras más de una década de administraciones "progresistas".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)