refugiados

Exrecluso de Guantánamo: "¿Es difícil casarse en Uruguay?"

"¿Es muy difícil casarse en Uruguay?", preguntó Abdul bin Mohammed. El tunecino, de 49 años, que hasta diciembre estuvo encerrado en Guantánamo, tiene claro lo que quiere hacer: quedarse en Uruguay, traer a su madre, autosustentarse y casarse.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ex preso de Guantánamo Abdul Bin Muhammad Abbas muestra su cédula uruguaya. Foto: AFP

Vestido de bermudas y remera caminó varias veces con un periodista de El País por la calle Maldonado, yendo una y otra vez de Magallanes a Gaboto bajo una persistente llovizna. Tenía ganas de hablar.

Haciéndose entender en italiano, Mohammed contó que estuvo casado pero al séptimo año de estar en Guantánamo su matrimonio terminó. Hace algunos días pidió para trasladarse a un hotel céntrico. Lo hizo porque no tenía un lugar que encontrase cómodo para dormir. Pero vuelve a la casa del barrio Palermo donde están los otros cinco liberados a estudiar español, comer y, los viernes, a rezar.

Mohammed contó que el Pit-Cnt le da a cada uno $ 500 diarios y dijo que le parecía algo insuficiente porque Uruguay es caro. Entonces comenzó a preguntar cuánto costaba la luz eléctrica, el agua, el gas e internet. Con lapicera y papel sumaba y enfatizaba gesticulando que no era suficiente ese ingreso para vivir. Y que tampoco le parecía mucho los $ 15.000 mensuales que pronto comenzaría a a recibir del Servicio Ecuménico para la Dignidad Humana.

El tunecino reconoce que, aunque le gusta Uruguay y su gente, se siente "más o menos". Su "cerebro" no está pronto para trabajar y tiene algún problema respiratorio, explicó. Otro de sus compañeros tiene problemas estomacales y otro en la vista. "Me gustó el presidente porque es pobre y no le gusta América (Estados Unidos). Sí me gusta Brasil y Argentina, América Latina", dijo. En ese momento saludó con una sonrisa a una empleada de la panadería que está frente a la casa de Palermo.

Contó que José Mujica les dijo cuando los visitó hace dos semanas que Estados Unidos le entregó al gobierno uruguayo un documento en el que asegura que no representan un peligro. "¿Entonces? ¿América qué va a hacer?", preguntó haciendo referencia a que Estados Unidos debiera compensarlos. Cuando El País le comentó que quizás debiera hablar con sus abogados respondió, con decepción: "los abogados son estadounidenses".

Mohammed dijo que se hizo hincha de Nacional , pidió un ejemplar de El País e insistió en que le gusta Uruguay. Pero que necesita "piu soldi" (más dinero).

En ese momento otro de los liberados lo llamó en árabe porque debían rezar. "Nos vemos otro día y tomamos un café", dijo Mohammed sonriente y llevándose la mano al corazón.

Antecedentes.

En 2007 Estados Unidos lo consideraba de "alto riesgo" por sus supuestos vínculos con la red terrorista Al Qaeda. Fue llevado a Guantánamo el 1° de mayo de 2002.

Uruguay representa un capítulo más en su azarosa vida. En 1989 abandonó Túnez donde había vendido ropa con su padre y se fue a Italia donde en una primera etapa trabajó en la construcción con un hermano.

En 1992 fue detenido en ese país por tráfico de drogas. Fue liberado en 1995 y en algún momento, de acuerdo a la versión estadounidense, se radicalizó y Al Qaeda lo habría reclutado en una mezquita de Milán.

De alguna manera llegó a Afganistán donde tuvo un accidente con una granada de mano que le hizo perder parte del pulgar izquierdo. Estuvo en las montañas de Tora Bora de donde Osama bin Laden logró escapar, pese al asedio estadounidense.

Allí fue detenido y Estados Unidos lo acusó de haber tenido un conocimiento previo de los ataques del 11/S. En 2010 Estados Unidos lo consideró "liberable".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)