Se instaló ayer en un apartamento que le alquiló el Estado

Último exrecluso de Guantánamo dejó la casa del Pit-Cnt

El exrecluso de la cárcel de Guantánamo que se seguía alojando en la casa del Pit-Cnt del barrio Palermo, en la que se instalaron los seis refugiados a comienzos de diciembre, se mudó ayer a un apartamento del centro de Montevideo, luego de una larga negociación, dijeron a El País fuentes de la central sindical.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Diyab: después de ocho meses dejó la casa del Pit Cnt. Foto. D. Borrelli

Hace varias semanas, el Pit-Cnt había planteado a la Cancillería que necesitaba destinar a otros fines el inmueble en el que solamente estaba el sirio Jihad Ahmad Diyab. Esa antigua casa era utilizada por el Pit-Cnt para alojar sindicalistas del interior hasta que llegaron los exreclusos de Guantánamo y ahora se estudiará qué destino darle.

"Hay que reformarla, se vino un poco abajo", dijo la fuente. "Sentimos que llega a buen fin una etapa en la que cumplimos con creces", agregó. Diyab al principio se había mostrado renuente a mudarse y había planteado una serie de exigencias. No quería ir a un hotel, que fue la primera opción que se barajó. Al menos en una primera etapa, y pese a que tiene dificultades para desplazarse y lo hace con muletas, Diyab vivirá solo. Está esperando que su familia venga a Uruguay, lo que está siendo tramitado por Cruz Roja Internacional.

Diyab hizo varios ayunos en protesta por su reclusión que dejaron secuelas en su salud. No quiso firmar un acuerdo con el gobierno, como hicieron en mayo pasado los otros cinco (tres sirios, un palestino y un tunecino). Es, quizás, de los seis refugiados, el que ha mostrado más altibajos anímicos. Un hijo suyo murió en la guerra civil siria y desde 2002, cuando llegó a Guantánamo, que no ve a su familia. Su alojamiento será pagado por el Estado, al igual que el de los otros refugiados. Ayer, cuando una camioneta oficial retiraba sus pertenencias, no quería que se le tomaran fotos.

Organizaciones periodísticas de Estados Unidos ganaron un juicio que obliga al gobierno de ese país a mostrar filmaciones en las que Diyab, que estuvo 12 años preso, aparece siendo alimentado a la fuerza cuando realizaba sus ayunos de protesta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)