golpizas

Exrecluso de Guantánamo quedó libre tras declarar ante juez

El sirio Abd Hadi Omar Mahmoud Faraj (35) declaró esta mañana ante el juez penal de 11° Turno, Roberto Timbal, tras ser denunciado por su esposa Irina Posadas de haber incurrido en supuestas golpizas. El juez no encontró pruebas para dejarlo detenido.

  •  
24 ene 2016

Mahmoud Faraj, que estuvo alojado en la cárcel de Guantánamo desde 2002 y llegó a Uruguay como refugiado en 2014, fue citado a testificar y no concurrió en calidad de indagado.

Su esposa fue analizada ayer por un forense y también declaró esta mañana en la sede.

Timbal decidió armar un presumario. "Mañana (por hoy) se empieza una instrucción para determinar los alcances de la denuncia presentada por la esposa del refugiado", dijo a El País una fuente del caso.

Faraj permanece en libertad luego de declarar, ya que el juez no encontró pruebas para que quede detenido, según informa Subrayado.

En los próximos días se realizarán pericias psicológicas y se pedirán testigos.

El exrecluso de Guantánamo fue detenido el viernes 22 en la Unidad de Violencia Doméstica luego que Posadas presentara una denuncia policial por agresiones en su contra.

Timbal lo liberó entonces y solicitó el pase del caso a la Justicia Especializada en Violencia Doméstica.

El diario El Observador consignó ayer que la Justicia dispuso una restricción de 300 metros durante 120 días para el sirio.

Faraj se casó el 5 de junio de 2015 con Posadas.

Fátima dijo a El País que en estos siete meses con Faraj vivió su "peor pesadilla". Aunque no quiso brindar detalles, señaló que era obligada a vestir una túnica y guantes negros.

Además se tenía que levantar antes de las 4:30 de la mañana para bañarse y rezar. En el resto del día se dedicaba a tareas del hogar.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.