Obra de artista plástico retoma la fugaz visita del célebre actor de western

Exposición evoca andanzas de John Wayne en sierras de Minas

Una vez John Wayne estuvo en Minas y a nadie le llamó la atención. Visitó el Parque de Vacaciones de UTE y otros centros turísticos. Era el año 1958 y el máximo héroe del western universal buscaba locaciones baratas para filmar "El Álamo", una película que en el año 1960 se convertiría en un clásico.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Wayne llegó a Minas buscando escenarios baratos para filmar "El Álamo".

Entre agosto y septiembre de 1950 el presidente de Bolivia Víctor Paz Estenssoro tuvo que radicarse en Minas tras ser derrocado en su país. En esa instancia, la ciudad tampoco perdió su ritmo y siguió como si nada nuevo sucediera, salvo para un grupo de amigos que recibió al mandatario con un mate y una nueva y particular visión del mundo.

Tanto el actor como el presidente se quedaron en el Hotel Garibaldi, uno de los pocos del pueblo. Más de cinco décadas después, el artista plástico Luis Peña retomó esas historia y las transformó en arte con una instalación en el hospedaje que ahora se llama Hotel Verdún.

Foto: Archivo.
Foto: Archivo.

Locaciones.

El actor y director americano llegó a Minas tras visitar distintos sitios de Argentina, donde, al parecer, no lo trataron muy bien.

En ese momento aparece en escena Hugo Rocha, un minuano que en aquel entonces era funcionario de la aerolínea americana Panam y más adelante sería un destacado funcionario de Naciones Unidas y crítico de cine, lo convenció para visitar su pueblo.

Rocha le avisó de la visita a Raúl de Lucca, un fanático del cine residente en Minas que ganó cuatro veces el certamen Martini Pregunta respondiendo sobre el séptimo arte.

El actor estuvo dos días en la zona, durmió en el Hotel Garibaldi y desde allí salió a recorrer las serranías y los valles minuanos. La visita se produjo justo en un momento de grandes inundaciones por lo que John Wayne no pudo conocer demasiado.

En una de las dos noches que el actor pasó en Minas y en medio del temporal, De Lucca se aproximó al Hotel Garibaldi. Miró por una ventana y observó a uno de los mayores personajes de Hollywood cenando tranquilamente. No podía creer lo que veía. Pensó en decirle algo pero no supo qué y se fue.

Las crónicas de época apenas destacan la presencia del actor y los vecinos memoriosos no recuerdan que la gente común se haya enterado de la presencia de la estrella de cine.

Aquella fugaz visita quedó como un recuerdo tibio de los minuanos y todavía se cuentan versiones, algunas de ellas contradictorias, sobre el episodio. Apenas se conservan algunas fotografías, una de ellas fue tomada en el Parque de Vacaciones de UTE y publicada en el libro "La vida proyectada", de Álvaro Sanjurjo Toucon.

Nunca se conocieron las razones por las que Wayne no se volcó por las sierras de Minas ya que finalmente, la compañía United Artists, para la que trabajaba el actor y director optó por filmar en San Antonio, Texas, donde aún se mantiene parte del set de filmación como atracción turística.

Presidente.

Llegó a Minas sin dar muchas explicaciones. Estaba solo y se instaló en el Hotel Garibaldi frente a la plaza Libertad. Paz Estenssoro había perdido el poder y el contacto humano. Salía muy poco de su habitación hasta que alguien le dijo que había una "barra" de amigos que lo quería recibir.

Era la llamada "rueda del mate", un grupo de vecinos de distintas profesiones, pelos políticos y visiones filosóficas que se juntaban en una farmacia todos los días a las 11.00.

Eran una docena de hombres entre los que había blancos, como Pedro Zabalza, que sería senador, diputado, intendente y miembro del colegiado, colorados como, Luis Alberto Carresse, que también fue diputado, senador y director del BPS. Pero también estaba el doctor Godofredo Fernandes, médico pediatra y comunista y el obispo Martín Pérez.

El abogado colorado Rúben Piquinela calentaba el agua en un primus y luego se sumaban otras figuras de la ciudad.

Una de las primeras conversaciones que escuchó Paz Estenssoro fue entre un colorado y un blanco. El primero anunció que el sábado siguiente se iría de gira proselitista a un pueblito llamado Polanco y que no tenía equipo de amplificación. El blanco le dijo que él iba a estar en la zona el viernes y que le prestaba sus parlantes. "Y si querés te dejo algo de gente también", bromeó el caudillo.

El boliviano no podía creer lo que escuchaba y comentó que en su país cuando los jefes políticos coincidían en los pueblos se producían batallas que terminaban con muertos.

A los pocos meses Paz Estenssoro se fue a la Argentina pero nunca se olvidó de Minas. En 1962 y 1987, siendo presidente, volvió a agradecer a aquel heterogéneo grupo de amigos.

Peña presente en otros tres departamentos.

El artista plástico Luis Peña transformó en arte moderno dos historias locales. "Busco que se produzca un acercamiento entre el arte y la sociedad en general", dijo el artista.

En el marco de una gira que lo llevará a cuatro departamentos del interior, Peña montó una intervención a la que llamó "Artefactos" y la presentó en la sala de reuniones del Hotel Verdún de Minas, donde funcionó el Hotel Garibaldi en la época en que John Wayne y Paz Estenssoro visitaron Minas.

La muestra incluye volúmenes con la figura de ambos personajes y la proyección de imágenes con testimonios y la participación del historiador local Oribe Pereira y el periodista José María Fuentes, producto de la investigación previa, según dijo el artista. La muestra se podrá ver hasta el 28 de noviembre.

En 2014 los Fondos de Incentivo Cultural del MEC aprobaron el proyecto de Peña en la categoría Artes Visuales. El apoyo permite que una empresa descuente impuestos financiando a un artista. La primera muestra fue en Canelones, en Costa Urbana. En los próximos meses Peña estará presente en Tacuarembó y Treinta y Tres.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)