TRABAJOS EN EL NORTE

Exploración en Paysandú empezará en dos semanas

La empresa Schuepbach que planea explorar en busca de petróleo a partir de los próximos días en el este de Paysandú descarta utilizar la cuestionada técnica del "fracking" ("fractura hidráulica"), aseguró a El País, David Casey, principal ejecutivo de Petrel, que es la accionista mayoritaria de la compañía.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: www.schuepbachenergy.com.uy

La posibilidad de que se utilizara "fracking" había generado inquietud en los movimientos ambientalistas, porque entienden que la técnica puede contaminar las aguas subterráneas y provocar sismos. Las juntas departamentales de Salto, Paysandú y Tacuarembó prohibieron el "fracking".

"El programa es enteramente convencional y no hay ningún requerimientos o planes de considerar el fracking que es caro e innecesario, pero tomamos en cuenta las preocupaciones que aparecen por falta de información y apreciamos las oportunidades de clarificación de lo que estamos haciendo", explicó Casey a El País.

Los trabajos de exploración comenzarán en alrededor de dos semanas. Se está a la espera de que las autoridades competentes emitan los últimos permisos.

Petrel emitió el miércoles un comunicado que señala que los pozos son de bajo costo y que tres de las cuatro podrían tener petróleo y gas natural al mismo tiempo.

Los trabajos buscarán confirmar las características de la roca en el lugar y la calidad y extensión de los potenciales recursos convencionales. El obrador tendrá 3.600 metros cuadrados.

Los pozos se realizarán en forma consecutiva, uno inmediatamente después del otro. Los trabajos comenzarán en un pozo ubicado cerca de Cerro Padilla, en el este de Paysandú, muy cerca de la ruta 26 y a unos 60 kilómetros de la localidad de Tambores. Este primer pozo tendrá una profundidad de 815 metros.

Está en la octava sección catastral sanducera a 5,6 kilómetros de la mencionada ruta que une las ciudades de Paysandú y Tacuarembó, muy cerca del cruce de la carretera con el río Queguay Chico. En la zona trabajarán en la primera etapa una veintena de personas y se construirán tajamares.

En Tacuarembó se explorará un pozo ubicado en el centro-sur del departamento, llamado "Cuchilla de la Pampa", cerca de Curtina. Y en Salto será en Cerro de Chaga (al sureste de la capital departamental) y en Cañada Fea (al noreste de la ciudad).

Posibles impactos.

Se utilizarán 3,7 kilos de explosivo por pozo. En el caso del cerro Padilla se afectarán acuíferos locales en la formación Arapey, el Guaraní, el Buena Vista y otros más pequeños. Este potencial yacimiento está a 55 kilómetros al noreste del área protegida de Montes del Queguay que tiene 20.000 hectáreas. El cerro Padilla está en la octava sección censal de Paysandú que tiene 2.000 kilómetros cuadrados y donde viven 118 personas. El poblado de Mevir de Cuchilla de Fuego, donde viven 11 personas, es la única localidad de la zona. Las escuelas del lugar son la ubicada en Paso Castell Corrales en el kilómetro 160 de la ruta 26, a 10 kilómetros del pozo y la 81 de Cuchilla de Fuego y en ambas Schuepbach realizó una tarea de divulgación de lo que planea hacer.

Las localidades que están a menos de 40 kilómetros de los cuatro pozos en Tacuarembó son Curtina, Cuchilla de Peralta, Achar, Clara, Piedra Sola y Tambores (estas dos últimas localidades tienen parte de su casco urbano en Paysandú).

Las localidades sanduceras a no más de 40 kilómetros son Tambores, Piedra Sola, Arbolito y Tiatucura y Cuchilla de Fuego. En Salto hay una veintena de localidades en esas condiciones entre las que se destacan Belén y Constitución.

El Informe Ambiental Resumen menciona que en 26 entrevistas mantenidas con los pobladores de las zonas cercanas estos manifestaron expectativa por la posibilidades de que se generen empleos y oportunidades de negocios y dudas por la posibilidad de contaminación del suelo y los acuíferos. También enfatizaron que quieren más información,

La perforación en los distintos pozos llevará entre cuatro y cinco meses y luego se realizará un análisis de los datos.

El informe señala que el valor de las aguas subterráneas es alto, pero que el impacto de las actividades de la empresa en ellas será bajo y no requeriría medidas de mitigación. Considera remotas las posibilidades de que haya accidentes que resulten graves, emisiones descontroladas de gas, incendios o derrames de hidrocarburos. De todas formas, reconoce que un eventual derrame podría contaminar el suelo y el agua.

Presentaciones en escuelas de la zona.

La empresa Schuepbach hizo actividades de divulgación con diapositivas y "power point" los días 5 y 6 de abril de lo que planea hacer en dos escuelas rurales de Paysandú ( la de Cuchilla de Fuego y de Paso Castell Corrales en el kilómetro 160 de la ruta 26) y en otras dos de la zona de Cerro de Chaga en Salto (números 30 y 21). Ambas zonas son netamente ganaderas y poco pobladas. Las charlas estuvieron a cargo de dos geólogos de la empresa. La compañía asegura que las hizo con las autorizaciones correspondientes de las autoridades de Primaria.

Sin embargo, Liliana Pereira, inspectora de Primaria en Paysandú, dijo a El País que "nos enteramos porque la directora de una escuela nos avisó (...) Dieron una charla, presentaron algunas diapositivas y luego repartieron material didáctico a los estudiantes", resumió Pereira. Señaló que las visitas no contaron con el aval de Primaria, aunque aclaró que "no habrá sanciones a los docentes".

La compañía está presente en Uruguay desde 2007. Su accionista mayoritario, Petrel, de capitales australianos, donó US$ 50.000 el año pasado para crear en la universidad ORT el Centro de Estudios Australianos, el primero de este tipo en América Latina dedicado al estudio de la historia, la política, la sociedad, la economía, la cultura y la política del país de Oceanía.

La exploración preliminar de Petrel, propietaria de Schuepbach, en Cerro Padilla, Paysandú, comenzó hace cuatro años.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)