IMPACTO DE SUBA TRIBUTARIA

Para expertos, suba de tasa consular aumentará precios

Sostienen que es “mala señal” porque es síntoma de cierre de la economía.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El gobierno planea afectar a las importaciones que vienen del Mercosur. Foto: A. Colmegna

Expertos en comercio internacional consideraron como sorprendente y negativa la decisión del gobierno de incrementar la denominada "tasa consular" porque, por un lado, constituye una señal de cierre de la economía y, por otro, incrementará los precios que pagarán los consumidores uruguayos.

Ignacio Bartesaghi, director del Departamento de Negocios Internacionales e Integración de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Católica del Uruguay, dijo a El País que "es llamativo que en momentos en que Uruguay se muestra aperturista, con una supuesta vocación de suscribir acuerdos comerciales, no solo no se elimine esta carga a las importaciones, sino que por el contrario se decida aumentarla (hoy está en un 2%)". "No es una medida razonable y la señal hacia el exterior es al menos inconveniente", opinó.

"Incluso esta medida va en contra de lo que pretende el Acuerdo de Facilitación de Comercio ya vigente en la Organización Mundial del Comercio (OMC), que es renuente a que los aranceles y las tasas se utilicen para recaudar", advirtió.

Marcos Soto, de la consultora PwC, consideró "sorpresiva" y "a contrapelo de las intenciones del gobierno de incrementar la inserción internacional" la medida. Recordó que el primer gobierno del Frente Amplio se comprometió en 2008 a eliminar la tasa en 2011. Esto no ocurrió y de hecho en el Presupuesto de 2015 quedó firme en 2% y su vigencia se extendió hasta 2019. Ahora la tasa subiría de 2% a 3% para las importaciones de los países del Mercosur y de 2% a 5% para las compras provenientes de fuera de la región. México, con el que Uruguay tiene vigente un acuerdo de libre comercio, seguirá exceptuado de esta carga.

Soto recordó que cuando revisó la política comercial uruguaya en 2012, la Organización Mundial del Comercio aconsejó eliminar la tasa porque esa organización siempre prefiere que los gravámenes a las importaciones adopten la forma de un arancel ya que esto resulta más transparente.

Además, según Soto, la medida tendrá el efecto inevitable de encarecer bienes ya sean finales o insumos para la industria local. "Es una tasa que no tiene contraprestación. Además, en algún punto es regresiva ya que se paga con independencia de la capacidad contributiva que se tenga, algo que va en contra de la filosofía de la reforma tributaria", sostuvo.

"No es una medida de carácter proteccionista. Es una medida recaudatoria porque no se está protegiendo a ninguna rama específica. No se busca sustituir importaciones", opinó.

Soto recordó que Argentina ya había planteado molestia por la existencia de la tasa y opinó que es una inconsistencia que se aplique al Mercosur y no a México. Con los datos disponibles, PwC elaboró el cuadro que se ve en esta página sobre la recaudación que cabe esperar tras el incremento de la tasa, pero Soto entiende que posiblemente los ingresos generados sean mayores. "Cualquier incremento de la presión fiscal, alguien lo termina pagando. En última instancia la terminamos pagando todos", opinó.

Esta tasa que ahora el gobierno pretende aumentar surgió en la década de los años 70 del siglo pasado y fue eliminada en 1991 cuando Uruguay profundizó su apertura comercial con la firma del Tratado de Asunción con el que nació el Mercosur, contó Bartesaghi. Se reimplantó en 2002 por la crisis que atravesaba el país y porque en la región, tanto Argentina como Brasil impusieron medidas proteccionistas y recaudatorias de un tenor similar.

"Ahora por primera vez desde el 2002, se plantea subir la tasa en un contexto que no es de crisis, no tomando en cuenta la recomendación de la OMC y afectando la presión tributaria a las importaciones, en un país que ya es caro y posee escasos acuerdos comerciales. Si bien el régimen prevé excepciones a los bienes de capital para la industria, agro y sector pesquero, así como para el petróleo y bienes adquiridos en Admisión Temporaria , todo el resto de los bienes paga este impuesto. Esto llevará a que el importador traslade el precio al consumidor", cree Bartesaghi.

"Siempre es negativo cambiar las reglas de juego y subir los aranceles o derechos a la importación. No es una práctica acorde a las características de un país de la seriedad de Uruguay, especialmente si se tiene en cuenta que no enfrenta una crisis como la de 2002 y que la medida tiene el exclusivo objetivo de solucionar el cierre de la Rendición de Cuentas. ¿No hay otra forma de cubrir el presupuesto?", se preguntó. Bartesaghi cree que se discrimina a Argentina cuyo gobierno levantó algunas trabas que afectaban a Uruguay.

Puede afectar negociación con la UE.

Ignacio Bartesaghi, consideró que "lamentablemente, observo que se está perdiendo coherencia en la política exterior, con una intervención del Ministro de Economía más allá de lo razonable y con un papel muy activo por parte del Frente Amplio, lo que tampoco es correcto (...) Es muy sorprendente que sea el presidente de este partido (Javier Miranda) el que adelante la medida y no el canciller o el Ministro de Economía", opinó.

El especialista entiende además que la decisión del gobierno de subir la carga a las importaciones mediante la suba de la tasa consular puede ser algo mal visto por la Unión Europa, con la que el Mercosur negocia un acuerdo que las partes planeaban cerrar antes de fin de año.

El expresidente del Banco Central del Uruguay, Juan Carlos Protasi, dijo a FM Gente que "eso (la suba de la tasa) hace perder poder de compra y bienestar a los consumidores (...) Y también va a afectar a las empresas porque hay insumos que van a tener un aumento", señaló. "Esto redunda en una pérdida de competitividad, lo cual, en las circunstancias que está el país, es totalmente inoportuno", agregó.

El economista Aldo Lema escribió en Twitter que "podrá considerarse menor, pero el alza de la tasa consular a importaciones extrarregionales dice mucho sobre política de apertura e inserción externa".

El exsubsecretario de la Economía, Javier de Haedo, opinó sobre el aumento de la tasa: "Más aislados de la extra región. Más evidencia de que el Mercosur es una farsa, a la que contribuimos", escribió en Twitter.

Para financiar el aumento del gasto público previsto en la Rendición de Cuentas el gobierno propuso subir la tasa consular y cobrar el Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas a la Banca de Quinielas y el Impuesto a la Renta de las Personas Físicas a los premios de los juegos de azar, que no incluyen slots. A la educación se le asignará una partida presupuestal adicional de US$ 62 millones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)