CON SU ESTILO

Expertos evalúan que Vázquez evitó temas espinosos y anuncios

Los analistas lo vieron sobrio y cercano, pero echaron en falta que no hablase del futuro.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Tabaré Vázquez

Politólogos y semiólogos consideraron que con su alocución del miércoles el presidente Tabaré Vázquez buscó mostrar cercanía y sobriedad, aunque al mismo tiempo prefirió centrarse en el pasado, eludir temas espinosos y evitar mayores anuncios.

El semiólogo Fernando Rius, docente en la Universidad de la República, comentó a El País que el discurso de Vázquez no "presentó nada fuera de lo normal", aunque sí notó que el mandatario "no apareció en el centro, sino en dos tercios de la pantalla, seguramente por consejo de sus asesores porque es algo que hace que el discurso sea menos dogmático".

"Vázquez normalmente no se aparta de la norma protocolar. En estos casos de enunciación institucional está bastante acotado. No es de esperar algo carnavalesco, algo que se desvíe demasiado de la norma. Normalmente los primeros mandatarios son bastante conservadores en ese aspecto. Están investidos de un rol más que importante para la ciudadanía y se espera por esa razón, sobriedad, compostura, ajuste a la norma. Yo diría que es lo que espera no solamente el uruguayo medio, sino también la gran mayoría de los uruguayos", reflexionó.

Mariana Pomiés, de la empresa de opinión pública Cifra, consideró que se trató de una cadena larga en línea con el estilo por el que muchas veces opta el gobierno para comunicar. "Creo que mostró una faceta del presidente que es su mejor faceta, la más carismática y la que de alguna explica el nivel alto de popularidad que tiene. Había tenido unas épocas en las que a veces aparecía enojado, como demasiado monótono, esta vez apeló a su carisma. Apareció sereno y hablándole a la gente de manera cercana", valoró la analista.

Pomiés reconoció que la modalidad comunicacional elegida por Vázquez puede no ser la adecuada para los jóvenes de 2017 o las personas de edad intermedia acostumbradas a mensajes más dinámicos, pero valoró que el presidente considera que esa manera de presentarse le da un buen resultado. "Si uno mira los efectos que tiene sobre la población, tuvo buen rating comparado con un montón de programas. Está claro que genera cierta adhesión o gusto de la población", opinó.

Pomiés cree que no debe sorprender el énfasis de Váz-quez en lo hecho en los últimos años. "Dijo al principio que iba a hacer una rendición de cuentas. Cuando uno hace una rendición de cuentas muestra cómo llegó hasta el momento. Si eso es lo adecuado o no, en una cadena del 1° de marzo, no sé. Creo que se valió de mostrar la gestión del FA. Cuando en algunas cosas le convenía hablaba de los dos últimos años, pero el grueso (de lo mencionado) fue desde 2005. Fue muy profesional, pero también fue muy fácil de entender", consideró. "La gente no retiene las cifras, pero lo que importaba era que todo parecía grande, aumentado, mejorado. Creo que hizo un buen uso de esos recursos pese a lo monótono que puedan resultar 40 minutos", explicó.

Pomiés sí echó en falta autocrítica y referencias al futuro. "Le faltó un poco de autocrítica que le hubiera hecho bien. Hay un descontento. Las cifras de aprobación bajan porque hay cosas que a la gente la tienen descontenta. Y no es que la gente no entienda lo que hizo el gobierno o no le crean, es que hay cosas que no están colmando las expectativas de la gente", advirtió.

Según Pomiés, en materia de seguridad, Vázquez repitió anuncios y con respecto a la educación mencionó logros que ya tienen varios años como el Plan Ceibal y el abatimiento de los niveles de repetición que son discutibles. Pomiés valoró la honestidad del presidente al reconocer que hay problemas en Secundaria. "Todo ese discurso está muy lejos de la gran reforma de la educación que iban a hacer cuando ganaron las elecciones, el cambiar el ADN y todas esas cosas ya no aparecen más y no es que ya las hayan hecho", señaló. También destacó que Vázquez no hizo mención a logros vinculados a las empresas públicas como el cambio en la matriz energética quizás porque quiso evitar las críticas por la no reducción de las tarifas eléctricas pese a las mejoras en el abastecimiento.

El politólogo Óscar Bottinelli fue bastante duro con la modalidad elegida por el presidente para dar su mensaje. "Una cadena de radio y televisión de 40 minutos era un formato anticuado. Lo que se logra es que lo escuchen los interesados en el tema y nada más (...) Cuando lo escuchaba me recordó la frase de (la senadora oficialista) Constanza Moreira en la campaña electoral cuando dijo Tabaré Vázquez no tiene nada nuevo que ofrecer".

"Habló más de los logros de los dos períodos anteriores. El que viene despistado del Hi- malaya creería que viene gobernando desde 2005 porque no hubo mención a (José) Mujica e hizo un manejo de las cifras cambiando la referencia de acuerdo a como tenía mejores resultados", cuestionó Bottinelli.

Señales.

Óscar Bottinelli consideró que un punto en el que Vázquez fue claro fue en su apoyo a la línea macroeconómica y la moderación del gasto. Para Mariana Pomiés, quiso enviar un mensaje político al enfatizar que se necesita aprobar la Rendición de Cuentas. El presidente dio a entender "que va a salir negociada o no sale", opinó Pomiés.

OPINIONES.

Educación - Carlos Perera , presidente de la Cámara de Comercio

El presidente de la Cámara de Comercio consideró que Vázquez dio una visión optimista porque tuvo en cuenta el crecimiento de los años de bonanza, pero no los últimos dos. Y destacó que el estado de la educación conspira contra la creación de empleos.

Gradualismo - Mariana Pomiés, empresa Cifra

"Vázquez sabe que no puede prometer cambios radicales porque sabe que no los puede hacer. El principal problema que tiene el gobierno es la oposición de su partido, con el que debe negociar y buscar términos medios", señaló Pomiés.

Omisiones - Óscar Bottinelli, experto en Opinión Pública.

"Hubo varias omisiones en el discurso. No existió el tema Ancap que golpeó en la línea de flotación al Frente Amplio y provocó este desconcierto de una parte muy grande de los frenteamplistas. A través de las omisiones y formas también se dice mucho", comentó.

LAS CLAVES DE LA CADENA.

Mejora la aprobación de gestión.

La aprobación de la gestión de Vázquez registró una mejora de dos puntos porcentuales en la última medición de la consultora Cifra. Pasó de 33% en octubre de 2016 a 35% en marzo de este año. La evaluación de la gestión del presidente sigue siendo negativa, pero esta es la segunda encuesta que registra una tendencia positiva, analizó la consultora. Sin embargo la simpatía que genera el mandatario mostró una caída de 49% en octubre del año pasado a 47% este mes. "Quizás el esfuerzo por mejorar su administración perjudica su popularidad como figura política", explica el informe de la encuestadora. En el arranque del gobierno el presidente contaba con una simpatía del 58% de la población.

Protestas y críticas al cacerolazo.

Un grupo de ciudadanos organizados mediante redes sociales realizó un cacerolazo durante el mensaje presidencial. Sin embargo dirigentes políticos de todos los partidos criticaron la decisión por considerarla desmedida y de otra época. "Por más diferencias que haya con el gobierno, no me parece bien cacerolear mientras habla el presidente. Caceroleo era contra una dictadura", dijo el senador Pablo Mieres en su cuenta de Twitter.

En la misma línea opinó el exministro de Economía colorado Isaac Alfie. Dijo que no corresponden esas decisiones en un gobierno democrático. "En Uruguay vivimos con libertad de expresión. No somos la Argentina kirchnerista, ni la Venezuela de Maduro", dijo.

El rating de la cadena nacional.

Según la medición de Ibope Media la audiencia televisiva total de la Cadena Nacional del presidente Tabaré Vázquez alcanzó los 12,5 puntos de rating individuos. El dato es la suma de la audiencia de los cuatro canales, los tres privados (4, 10 y 12) y Televisión Nacional. Ese rating representa unas 145.000 personas en Montevideo y el área metropolitana. El informe de Ibope al que accedió El País detalla que en el arranque de la transmisión el rating estaba en 13,8 puntos y fue bajando a lo largo del discurso que duró 41 minutos. El total de televidentes que dejaron de ver el mensaje oficial fue 30.000 personas, que en su mayoría migraron a la televisión cable.

OFICIALISMO ESPERA MÁS PRESUPUESTO PARA LA EDUCACIÓN.

FA: hubo autocrítica y la educación es el desafío.

Las críticas de los dirigentes de la oposición a la Cadena Nacional de Vázquez fueron instantáneas. En la red social Twitter se despacharon criticando el mensaje oficial. En el Frente Amplio cerraron filas para defender al mandatario. A excepción del suplente de la senadora Constanza Moreira, Rafael Paternain. "Nos cacerolean en las narices, y nosotros sin ir a fondo, en nada", escribió en su perfil de Facebook.

El resto de los dirigentes valoró como positiva la decisión de Vázquez de salir a rendirle cuentas a la ciudadanía. El senador Marcos Otheguy dijo a El País que no es un hecho menor y que debe ser muy valorado. El legislador explicó que sin duda el mensaje debe ser extenso porque no se puede hacer una rendición de cuentas en unos pocos minutos.

Para el dirigente de la Lista 711 el presidente hizo autocrítica al poner sobre la mesa los desafíos aún no cumplidos, como ocurre en materia educativa.

La senadora del Movimiento de Participación popular (MPP), Ivonne Passada, coincidió. "Visualizamos lo mismo que plantea el presidente. Hay un debe a nivel de enseñanza secundaria, donde se debe colocar el máximo de los esfuerzos. No así en los resultados que está teniendo la UTU y la Universidad", dijo a El País. En ese sentido destacó que Vázquez reiteró el compromiso de "tender" a otorgar un presupuesto del 6% del PIB para la educación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)