OBJETIVO POSIBLE

Experto pide más seguridad en un Parlamento vulnerable

Presidente del Senado australiano alerta por ataque de células extremistas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Policía en el Parlamento. Foto: Archivo

Stephen Parry, presidente del Senado de Australia, advirtió a autoridades del Poder Legislativo que deben reforzar las medidas de seguridad en ese recinto debido a que ese órgano es considerado "un objetivo" del terrorismo internacional en tanto se trata de un poder representativo del Estado uruguayo que se encuentra "vulnerable".

Parry transmitió sus experiencias al presidente de la Cámara de Representantes, José Carlos Mahía, que lo recibió esta semana junto con diputados de todos los partidos.

En el año 2014 la policía australiana debió hacerse cargo de la seguridad del Congreso de ese país luego de recibir reportes de inteligencia que lo marcaban como un potencial blanco de extremistas islámicos. En aquella oportunidad las autoridades australianas desarticularon una red relacionada con el Estado Islámico, confirmando el reclutamiento por parte del grupo extremista de unos 60 ciudadanos australianos.

En su visita al Palacio Legislativo, Parry fue invitado a recorrer las instalaciones del Poder Legislativo acompañado por el jefe del Cuerpo de Seguridad Legislativo (CSL), una unidad dependiente de la Policía encargada de la seguridad de los edificios.

En la reunión con los diputados, Parry recomendó extremar medidas en previsión de un posible ataque, dado que considera que la sede es "vulnerable". En los edificios del Poder Legislativo la seguridad es "mínima", dijo a El País un participante de esa reunión, fundamentalmente por la propia voluntad de los legisladores.

"Ese es el gran conflicto que hay hoy en el mundo: determinar cuál es el grado de seguridad necesaria para algunas organizaciones como el Parlamento", analizó el visitante, "porque demasiada seguridad termina alejando a la gente del Parlamento".

El político y experto en seguridad advirtió a los legisladores que hay que "cuidar" al Parlamento porque "vulnerarlo es un mensaje muy fuerte contra el Estado", dijeron los informantes. Consideró que a pesar de que puedan representar "medidas antipáticas", hay que cuidar la seguridad porque un Parlamento es "un lugar simbólico" que los terroristas buscan atacar.

En su visita al Parlamento uruguayo, Parry mostró especial interés en los controles de acceso a los edificios del Poder Legislativo y a las medidas que se utilizan para garantizar la seguridad de la institución y sus visitantes. En ese sentido, el presidente de la Cámara le señaló que el ingreso al Palacio Legislativo y aún a los despachos de los legisladores es absolutamente libre.

La resistencia de los legisladores a encarar medidas de seguridad más drásticas en el Parlamento uruguayo no es de ahora, sino que data de al menos desde el retorno a la democracia en 1985. Piensan que no se pueden "encerrar" y "cortar el diálogo" con la gente que es "la que vota", explicaron los informantes.

De todos modos, los legisladores coincidieron con Parry en que hay que hacer algo que agregue seguridad al Parlamento para "cuidar una institución" esencial para el Estado.

Los vecinos.

El diario argentino La Nación informó el miércoles que ese país recibió esta semana a la canciller alemana Angela Merkel, en diciembre será sede de las sesiones de la Organización Mundial del Comercio (OMC), y el año próximo de la cumbre del G20.

Todos estos eventos requieren un gran despliegue de seguridad y ponen a prueba a los servicios policiales y de Inteligencia de los países anfitriones y vecinos.

La ministra de Seguridad argentina, Patricia Bullrich, dijo que su gobierno se está preparando para estos desafíos. "Estamos frente a acontecimientos en el país de mucha trascendencia", indicó la ministra, a la vez que se mostró preocupada por los últimos ataques terroristas ocurridos en Mánchester, Londres y Melbourne.

Asimismo, en estos días el EI se responsabilizó por un ataque al Parlamento iraní que dejó un saldo de varios muertos.

Un día después del ataque las operaciones de seguridad se prolongaron debido al gran número de civiles atrapados en la sede parlamentaria, situada en el centro de la capital del país, y a que los dos terroristas que continuaron activos hasta el final habían tomado rehenes.

Hay una comisaría en el Palacio Legislativo.

El Cuerpo de Seguridad Legislativa (CSL) funciona como una comisaría en el Palacio Legislativo. Está a cargo de un comisario y tiene algo menos de 100 integrantes que custodian en dos turnos durante las 24 horas. En los pasillos del edificio principal del Legislativo hay una vigilancia discreta. Los funcionarios y periodistas deben llevar su identificación a la vista o a mano cuando se les solicita. El presidente de Diputados, José Carlos Mahía, circula sin guardia por los pasillos del edificio, pero su colega del Senado Raúl Sendic se traslada por el interior del edificio acompañado por dos o tres policías de particular.

La historia del hombre que entró armado, fue al baño y se suicidó.

La seguridad del Palacio Legislativo y sus edificios anexos tiene una larga lista de violaciones, precisamente por la decisión de los legisladores de no aislarse de la sociedad y no por responsabilidad del Cuerpo de Seguridad Legislativa (CSL). Hace unos años, un viernes por la tarde, cuando por lo general la cantidad de personal y legisladores disminuye, ingresó un hombre armado al Edificio Anexo. Se dirigió a uno de los baños del tercer piso y se disparó quitándose la vida. Poco después se incrementaron los controles con marcos detectores de metales. Pero cuando hay sesiones de temas polémicos en las Cámaras, las personas pueden ingresar a presenciar las sesiones. En alguna ocasión se han producido agresiones verbales a los legisladores e incluso se han arrojado objetos desde las barras a la sala de sesiones. Personal policial vigila a los espectadores, junto con los funcionarios, y cuando pasa esto, se ordena el desalojo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)