BLANCO SOBRE NEGRO

Exigencias de UPM agitan interna del Poder Ejecutivo

Cosse dijo que la demora ocurre por los frenos que Uruguay puso a UPM.

Astori ha sido uno de los funcionarios más cautos en torno a la negociaciones con UPM. Foto: M. Bonjour
Astori ha sido uno de los funcionarios más cautos en torno a la negociaciones con UPM. Foto: M. Bonjour

Saben que si concretan el acuerdo, su emprendimiento será la inversión más grande en la historia uruguaya. Por eso la lista de exigencias es larga. La finlandesa UPM pretende construir una segunda planta de celulosa en el centro del país, una fábrica que se convertirá en la más grande del grupo finlandés en todo el mundo. Para el gobierno de Tabaré Vázquez esto es una "muy buena noticia", y por eso el mandatario ordenó a su equipo trabajar firme en lograr sellar el acuerdo.

Pero las exigencias de UPM se han incrementado y esto tensó la interna del gobierno frenteamplista; al punto donde parte del equipo económico del Poder Ejecutivo piensa que "ya no es tan buen negocio" para el país, señaló una fuente del gobierno a El País.

El endurecimiento de las negociaciones llevó a momentos tensos en varias de las reuniones ocurridas meses atrás. Y el miércoles se cobró la primera decisión drástica: uno de los negociadores por parte del Ministerio de Economía, Andrés Masoller, renunció.

A pesar de esto la orden del Jefe de Estado no cambió: el mandato es que se siga negociando y se busque el acuerdo.

El director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Álvaro García, fue la figura que el presidente Vázquez puso al frente de las negociaciones. El jerarca de gobierno dijo que no puede dar detalles de las tratativas porque se está en plena negociación. "Se está trabajando como desde el principio, y se está más cerca de acordar", dijo ayer a El País.

García prefirió no ampliar la información para no entorpecer los términos del diálogo, pero sí aclaró que la meta del gobierno es poder cerrar una nueva etapa de negociaciones en octubre, como lo adelantó el jefe de Estado el lunes en el Consejo de Ministros.

La salida de Masoller dejó al descubierto que las negociaciones entre UPM y el gobierno son más duras de lo que ha trascendido públicamente.

El jefe de la asesoría macroeconómica del Ministerio de Economía decidió dejar el cargo porque no quiere ser cómplice del acuerdo al que llegue el gobierno con la multinacional finlandesa. Para él, el Poder Ejecutivo está aceptando demasiadas concesiones a la empresa y el negocio no sería tan redondo para Uruguay.

Pero no es el único que ha manifestado su disgusto y has-ta la intención de pegar el portazo. Martín Vallcorba, que también integra el equipo del Ministerio de Economía, manifestó a su círculo íntimo la intención de dejar el cargo. Pero ante la salida de Masoller decidió quedarse en el puesto, al menos por el momento, aseguraron dos fuentes de gobierno a El País.

Incluso un deseo similar le pasó por la cabeza al ministro de Transporte, Víctor Rossi; otra de las figuras claves en el plantel del gobierno que negocia con UPM. Ayer lo admitió a los medios de prensa cuando lo consultaron.

"A lo largo de este trabajo que es tan reconfortante, pero es tan árido, muchas veces en lo personal he sentido ganas de dejar todo en función de que no se logran resultados que uno desea", dijo el ministro.

El Ministerio de Transporte tiene previsto presentar en octubre los pliegos para la licitación del nuevo sistema de ferrocarril; inversión necesaria para permitir la instalación de la segunda planta de UPM.

Semanas atrás el subsecretario de Transporte, Jorge Setelich, realizó una recorrida por las vías férreas con inversores interesados en participar de la licitación. El objetivo fue tener un "mano a mano" con los empresarios y evacuar dudas del proyecto. Según comentaron una fuente del Ejecutivo y uno de los empresarios que realizó la recorrida, la mayoría de los inversores eran de origen argentino, español y francés.

La ministra de Industria, Carolina Cosse, dijo ayer a la prensa que el gobierno está negociando con responsabilidad. "Si hubiéramos aceptado todo lo que pide UPM esto se hubiera resuelto en 24 horas", explicó y lamentó la salida de Masoller.

Para la jerarca las diferencias internas son parte del día a día, pero aseguró que a la mesa de negociación el gobierno va con una posición única.

El ministro de Economía, Danilo Astori, dijo a La Diaria que aún se "está muy lejos de tener un acuerdo respecto a UPM". Una fuente de gobierno aclaró que las declaraciones del jefe del equipo económico se refieren al acuerdo final previsto para el mes de febrero de 2019.

Pero antes las autoridades pretenden firmar un acuerdo de intenciones, para lo que se estableció como plazo octubre. Por eso la postura del Poder Ejecutivo es apurar las discusiones.

"El problema es que las exigencias de UPM por momentos son muy duras", comentó a El País una fuente oficial que solicitó mantener su nombre en reserva por el contrato de confidencialidad firmado.

Para demostrar la dureza de las charlas el informante recordó una anécdota. Dos meses atrás, ambas delegaciones se citaron en Torre Ejecutiva. Fue un sábado. Y las conversaciones se estiraron hasta tarde. Los finlandeses solicitaron cortar la negociación para poder informar a su sede en Europa, y para poder "comer algo", dijo uno de ellos.

"Nada de cortar. Si tienen hambre acá tienen unos sándwiches", dijo un jerarca del gobierno y tiró una bandeja arriba de la mesa. "Bien, ahora seguimos negociando", enfatizó.

La oposición exige información.

"Fundamentalmente (la renuncia) es por desacuerdos con la forma en que se está llevando adelante la negociación con UPM", dijo el miércoles a El País Andrés Masoller argumentando su salida del Ministerio de Economía. Su renuncia despertó el interés de los partidos de la oposición en exigirle al gobierno que rinda cuentas de en qué están las negociaciones con la multinacional. El diputado blanco Juan José Olaizola decidió convocar a la Comisión de Transporte, Comunicaciones y Obras Públicas de la Cámara de Representantes, a los ministros de Economía y Finanzas, Danilo Astori, y de Transporte, Víctor Rossi. Su colega de bancada, Jorge Gandini opinó en la misma linea. "No somos de sospechar, pero hay renuncias que abren sospecha, y por lo tanto tenemos la obligación de preguntar y el Ejecutivo la obligación de responder", dijo.

A su vez el diputado del Partido Independiente Iván Posada solicitará que el gobierno informe al Parlamento acerca del alcance de la negociación que viene llevándose adelante con la empresa finlandesa UPM. Para el legislador es imprescindible que se informe cuáles son los requerimientos que planteó UPM y la postura del gobiernos frente a los mismos.

EL EQUIPO DE GOBIERNO Y SUS JUGADORES

El capitán
Tabaré Vázquez. Foto: Reuters
Tabaré Vázquez - presidente de la República
El jefe de Estado viajó a principios de año a Finlandia para transmitir el interés de Uruguay a UPM en cerrar el acuerdo por la segunda planta. Ahora comanda su equipo en la posición de capitán y pidió trabajar por la firma.

  

El número 10
El director de la OPP Álvaro García a la salida del Consejo de Ministros. Foto: Captura/ Presidencia
Álvaro García - director de la OPP
.Fue la figura que el presidente Tabaré Vázquez puso al frente de las negociaciones con UPM. El jerarca comanda las conversaciones con los finlandeses y oficia de nexo con los demás integrantes del gabinete.

  

EL DELANTERO
Víctor Rossi, ministro de Transporte y Obras Públicas.
Víctor Rossi - ministro de Transporte
Tiene la responsabilidad de concretar una larga lista de exigencias en infraestructura, entre ellas el tren, para posibilitar la instalación de la segunda planta de UPM. Su rol es clave para convertir "el gol" de la megainversión.

  

eL GOLERO
Vicepresidente Danilo Astori. Foto: Ariel Colmegna
Danilo Astori - ministro de Economía
Su rol fue clave para frenar algunas de las exigencias en materia tributaria que planteó UPM. Ha atajado varios tiros con el fin de que el negocio siga siendo atractivo para Uruguay, sin otorgar todas las concesiones.

  

La defensa
Eneida de León. Foto: Captura Presidencia.
Eneida de León - ministra de Medio Ambiente
La ministra tiene un papel clave. Asegurar que la instalación de la planta sobre el Río Negro no afecte aún más la calidad del agua. La jerarca planteó reparos durante las negociaciones en defensa del medio ambiente.

  

EL LESIONADO
Masoller planeaba dejar Economía y las negociaciones con UPM adelantaron la decisión. Foto: D. Borrelli
Andrés Masoller - Exjefe de asesores del MEF
Marcó su molestia por las concesiones que el gobierno dio a UPM. Pero el martes optó por dar un paso al costado y abandonar el equipo al entender que el Ejecutivo no está en el camino correcto.

  

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)