JOYAS PERDIDAS

Exhiben desde el viernes fotos inéditas del taller de Belloni

Fueron encontradas casualmente hace meses en la Feria de Tristán Narvaja.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La mirada curiosa hacia el interior del taller. Foto: Centro Fotografía de la IMM

El próximo viernes 9, a las 19:30 horas, el Centro de Fotografía de Montevideo inaugurará la muestra "El taller de Belloni: un hallazgo fotográfico", en la planta baja de su local de 18 de Julio 885 (el ex Bazar Mitre).

Ese día también se inaugurarán de forma simultánea las muestras "La cámara afgana" de Rodrigo Abd (Argentina), y "Crisálida" de Julián Dura.

Como diera cuenta El País, el hijo del ingeniero Juan Grompone (pionero que automatizó la red de télex en el país a fines de los años 70 y fue asesor del Plan Ceibal hasta el año 2007), halló hace algunos meses en la feria de Tristán Narvaja un conjunto de fotografías inéditas del taller del escultor.

Rafael Grompone es, al igual que su padre y como lo fue su abuelo, un fanático de la fotografía. "Las compramos porque normalmente quiere decir que son fotografías de 1950 para atrás. Un imagen sobre placa de vidrio es una foto de interés histórico. El rollo se inventó a fines del siglo XIX; nadie saca fotos en placas de vidrio porque sí. Cuando alguien usa placas de vidrio, es por algo. Por eso es que mi hijo y yo las compramos", explicó el ingeniero Juan Grompone a El País.

"Mi hijo las compró baratas, quizás por unos $ 1.000, un número que es ridículo para tantas placas de vidrio. Son 18 cajas, con unas 150 fotografías. Algunas están muy rotas, otras tienen muy pocas placas", precisó Grompone.

La mayoría de las fotografías halladas son de estatuas o bajorrelieves, aunque hay una o dos que podrían no ser de Belloni. Incluso hay imágenes de bocetos de obras que no se llegaron a concretar.

Joyas perdidas.

Las imágenes halladas en el popular paseo del Cordón revelan la intimidad del taller de Belloni y los procesos de creación de muchas de sus obras.

También es notorio que faltan fotografías de algunas de sus esculturas encumbradas, como La Carreta, el monumento a José Enrique Rodó y La Diligencia, por lo que Grompone estima que puede haber otras cajas extraviadas con material similar.

"Mi padre conocía a Belloni y yo estuve alguna vez en su taller. El escultor era un hombre de formación y de una familia suiza, de modo que era muy sistemático para todo. Él tomaba fotografías de sus obras y de los proyectos. A la persona que lo había contratado le mostraba primero los bocetos, una pequeña escultura, sobre los cuales después hacía la obra verdadera. Hay veces que se manda al fundidor un modelo tamaño más chico y es el fundidor el que lo agranda", comentó Grompone.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)