CUBA

Exespía cubano agradece al Frente por su liberación

Denunció un “golpe suave” de “la derecha” en América Latina.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ramón Labaniño. Foto: D. Borrelli

Uno de los cinco cubanos que estuvo preso en Estados Unidos por espionaje, Ramón Labañino, se reunió con el expresidente José Mujica y la bancada del Frente Amplio para "dar las gracias" a la izquierda uruguaya por haber reclamado durante años por su liberación. Además denunció una "ofensiva de la derecha" en América Latina para desestabilizar a los gobiernos "progresistas".

Labañino —declarado "héroe" en Cuba— quedó en libertad en diciembre de 2014, después de 16 años de estar encarcelado, algo que él califica de una "condena injusta". "A principios de 1990, la extrema derecha de Miami, terrorista, apostaba que eran los últimos días de la revolución cubana y al ver que eso no pasaba iban a Cuba a poner bombas y el gobierno cubano como medida de preservación nacional nos envió a nosotros cinco a infiltrarnos en estos grupos terroristas para evitar atentados", señaló Labañino a El País.

El exespía cubano dio su versión de los hechos ayer a la bancada de diputados del Frente Amplio, acompañado de su esposa y de la embajadora cubana en Uruguay, Mercedes Vicente. El pasado lunes había sido recibido por Mujica en su chacra de Rincón del Cerro y por los senadores Ivonne Passada (MPP), Leonardo De León (lista 711) y Marcos Carámbula (PCU). Uno de los temas centrales de la reunión fue la "ofensiva de la derecha en América Latina", algo que es denunciado con insistencia por el Frente.

"Pienso que en América Latina estamos en una contra-ofensiva de la derecha, que a lo largo de todo el continente está tratando de quitar los alcances democráticos de la izquierda", opinó. En ese sentido, señaló que se trata de "un plan muy bien organizado", al que calificó de "golpe suave".

Como ejemplo de esa "maniobra de la derecha" citó el caso de Brasil, donde afirmó que hay "un desgaste de los líderes históricos" en referencia al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y la presidenta Dilma Rousseff. Además denunció que esa "ofensiva" apunta a "dividir" el movimiento obrero de América Latina y "debilitar las alianzas regionales como la Unasur y la Celac". En este contexto, llamó a "superar las diferencias para lograr la unidad continental".

"Un reto".

Labañino opinó que la normalización de las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba "es un reto de otra índole". "Ya no se trata de armas o fusiles, pero sí de una batalla en el campo económico. Esperamos que exista la cordura y la inteligencia del gobierno cubano y que nos llevemos como buenos vecinos, porque ambos países tenemos de qué beneficiarnos", señaló.

El agente consideró que la reciente visita del presidente Barack Obama a Cuba "es la de un presidente más y no es nada extraordinaria". Según Labañino, "Cuba no ha cedido un ápice en sus principios y sigue siendo socialista". "Conocemos las habilidades del presidente Obama que las desplegó, pero pienso que tenemos a un pueblo preparado política e ideológicamente para este tipo de contiendas, aunque es una contienda difícil", destacó.

Labañino consideró que el acercamiento de Estados Unidos a Cuba "apuesta a empoderar un pequeño sector privado, para que dentro de unos años surja un capitalismo en Cuba". "El gobierno en Cuba es democráticamente electo (...) y la verdad es que no queremos volver al capitalismo", afirmó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)