VEA LA FOTOGALERÍA

Evacuados de Durazno cortan ruta porque creen que crecida es por Palmar; UTE lo niega

Un grupo de unas 200 personas cortaron la ruta 5 ayer de tarde. Son evacuados de la franja costera de la ciudad de Durazno, que reclaman que UTE brinde explicaciones sobre el uso de las compuertas de la represa de Palmar, en Soriano.

Todo un barrio bajo agua. Foto: Víctor Rodríguez.
Todo un barrio bajo agua. Foto: Víctor Rodríguez.
Foto: Víctor Rodríguez.
Foto: Víctor Rodríguez.
En Durazno hasta ayer de tarde había 3.491 personas evacuadas. Foto: Víctor Rodríguez.
En Durazno hasta ayer de tarde había 3.491 personas evacuadas. Foto: Víctor Rodríguez.
Unas 200 personas evacuadas ayer cortaron la ruta 5 en reclamo a UTE. Foto: V.Rodríguez.
Unas 200 personas evacuadas ayer cortaron la ruta 5 en reclamo a UTE. Foto: V.Rodríguez.
En Mercedes, el río Negro cubrió gran parte de la rambla de la capital de Soriano. Foto: D.Rojas.
En Mercedes, el río Negro cubrió gran parte de la rambla de la capital de Soriano. Foto: D.Rojas.

"Nos preguntamos por qué acá tenemos el río en casi 12 metros, con miles afuera (de sus casas) y en Mercedes son unos pocos", dijo Ricardo Volpe, uno de los protestantes.

En Durazno había hasta ayer de tarde 3.941 evacuados y autoevacuados registrados en el Comité de Emergencia (2.641 mayores y 1.300 menores) mientras que en Mercedes eran 18 personas (cinco familias).

El río Yi estaba en 11,41 metros en leve descenso. Ayer, sobre las 18:30 horas, el río Negro frente al puerto de Mercedes se ubicó en 5,69 metros y bajaba a razón de un centímetro cada dos horas.

En Treinta y Tres había 381 afectados y en Tacuarembó 22.

Protesta.

La movilización fue convocada a primera hora de la tarde a través de contactos directos entre los damnificados y el uso de los medios de comunicación y las redes sociales.

Establecida en la cabecera sur del puente "Nuevo" de ruta 5 sobre el río Yi, la convocatoria fue rápidamente tomando dimensión. Hubo quema de neumáticos y enlentecieron el tránsito. Se formaron largas colas de vehículos, en una carretera nacional de gran trasiego desde y hacia el sur y norte del país.

Enterado de la medida, el intendente de Durazno, Carmelo Vidalín, se apersonó para conversar con los manifestantes.

Se planteó una reunión con delegados de los vecinos y autoridades, que se llevó a cabo en el edificio del Centro Coordinador de Emergencia (Cecoed), de la que también participaron el secretario del Comité de Emergencia, Eduardo Ferreira, el jefe de Bomberos, Walter Pérez, el director del Departamento de Obras, Raúl Montero, y técnicos de la Dirección Nacional de Agua (Dinagua) del Ministerio de Vivienda.

Durante una hora y media se sucedieron posturas de una y otra parte y llamadas telefónicas, como las realizadas por el presidente de UTE, Gonzalo Casaravilla.

Además, llamaron al prosecretario de Presidencia de la República y presidente del Sistema Nacional de Emergencia, Juan Andrés Roballo.

Los delegados dijeron a El País que Casaravilla transmitió el espíritu del organismo de brindar toda la información relativa al tema.

En la reunión se acordó la formación de un equipo de trabajo, integrado por diferentes instituciones, para el estudio de la problemática planteada, con el fin de dilucidar la influencia de la gestión de la represa de Palmar en la ciudad de Durazno, dijo Federico Valenzuela, uno de los vecinos de Durazno que hizo la protesta.

Roballo propuso que en ese equipo participe la Universidad de la República.

UTE.

Sin embargo, el subgerente de presas y embalses de UTE, Julio Patrone, ya aseguró que no existe afectación alguna de Durazno derivada de la gestión del embalse de Palmar.

El docente de Facultad de Ingeniería, Luis Silveira, coincidió con Patrone. Precisó que ello fue corroborado por la aplicación del modelo de sistema de alerta temprana, aplicado con registros de 2007.

"El nivel del embalse en Palmar está normalmente en la cota 40 y la ciudad de Durazno está por arriba de la cota 60; o sea que hay 20 metros de diferencia entre Palmar y Durazno. No es posible físicamente imaginar un flujo contracorriente que sea capaz de superar 20 metros de desnivel", explicó Patrone, según Presidencia. PRODUCCIÓN: DANIEL ROJAS Y MARÍA EUGENIA LIMA

Todo un barrio bajo agua.

Para los vecinos del barrio La Amarilla no es nada fácil, aunque tampoco nuevo, padecer las inundaciones. La populosa barriada, enclavada en la zona norte de la ciudad de Durazno, a poco más de un kilómetro y medio del cauce natural del río Yi, conformada por familias trabajadoras, está literalmente bajo agua. La mayoría de las casas tapadas por la creciente hasta la altura de las ventanas y un poco más. Los pocos que quedaron en el barrio se las ingenian para vivir y dormir en techos y azoteas en improvisadas estructuras casi siempre de lona y bolsas de nylon.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)