Para consultor contratado por el gobierno falta demanda

Estudio no ve viable hoy nuevo puerto en Rocha

Un estudio contratado por el gobierno es muy escéptico respecto a la viabilidad en este momento del puerto de aguas profundas (PAP) que el presidente José Mujica proyectó en Rocha, y señala que "la realidad es que no se cuenta, por el momento, con una demanda concreta e inmediata de servicios portuarios" en la zona.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Perspectiva: la falta de carga pone un manto de duda sobre el proyecto. Foto: R.Figueredo.

El trabajo se denomina "Consultoría para el apoyo en la estructuración del proyecto de aguas profundas", y fue presentado en diciembre pasado al gobierno. Está firmado por el consultor Rafael Escutia y publicado en la página web de la Presidencia de la República. Escutia es director general de la empresa Port Insight Consulting y tiene una trayectoria de 29 años en asesoramiento portuario.

El presidente Mujica impulsó decididamente la construcción del puerto para el que buscó financiamiento de Brasil, pero el futuro ministro de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi, no lo considera prioritario. En cambio, dice que más importante es mejorar la operativa en Nueva Palmira y Montevideo. De hecho, no está claro si tras el cambio de administración seguirá existiendo la Comisión Interministerial del Puerto de Aguas Profundas que ha encargado numerosos estudios en estos años. Tampoco hay indicios de que Brasil vaya a financiar las obras. Operadores privados brasileños han objetado que el gobierno de Dilma Rousseff siquiera analice financiar un puerto uruguayo.

Escutia recomienda minimizar las inversiones hasta que no se aclare la viabilidad del emprendimiento. "No se sabe cuál va a ser el cliente o clientes iniciales del puerto en sus primeros años. No es posible, por lo tanto, diseñar un proyecto para el desarrollo de servicios portuarios ya que se desconoce el tipo de mercancía y sus requerimientos en cuanto al tamaño de los barcos que la moverán, los medios de manipulación de la carga, las necesidades de depósitos, etc., ni realizar una evaluación financiera que establezca su viabilidad", advierte Escutia.

"El inicio por parte del gobierno de Uruguay de las obras de infraestructura del PAP podría tener un efecto dinamizador en el proceso, al pasar del estado de las ideas al de los hechos tangibles, en el que el sector comercio se mueve con más comodidad ya que puede tomar decisiones sobre bases más sólidas. No obstante, el proceso se encuentra en una situación de incertidumbre que debe ser gestionada de la mejor manera", agrega.

La no realización desde noviembre de 2013 de transbordos de mercadería argentina en los puertos uruguayos, así como la falta de certeza respecto a que la empresa Aratirí vaya a comenzar a extraer hierro, son elementos que ponen un marco de incertidumbre sobre el proyecto. De hecho, Aratirí planteó al gobierno que en esta fase preferiría exportar hierro, si es que lo comienza a extraer, por el puerto de Montevideo. Eso le restaría al PAP una de las cargas que se consideraba que contribuía a darle viabilidad ya que el plan original de la minera era enviar el hierro por un mineroducto para su embarque en las costas de Rocha con destino a los mercados asiáticos.

"Una primera recomendación sería evitar, en una primera etapa, la realización de inversiones que, aunque puedan ser necesarias en el futuro, puedan resultar innecesarias en los próximos años. Ese exceso de inversión inicial no aporta nada positivo al proceso. Únicamente, y en el mejor de los casos, encarece financieramente la inversión al adelantar su ejecución en relación al momento en que esta es realmente requerida por la demanda", considera Escutia. Por ese motivo, entiende que si se decide hacer algún tipo de inversión, esta debería limitarse a la construcción de los diques de abrigo. El dragado de la dársena y del canal de acceso serían tareas a encarar en una etapa posterior.

El consultor da a entender, además, que los cálculos de los ahorros que se obtendrían en la exportación de mercadería que supondría la construcción del puerto son demasiado teóricos. "Los cálculos se han realizado con base a una estimación aproximada de fletes, de costes de inversión y de costes operativos. Son aceptables desde el punto de vista de una primera valoración, pero sería aconsejable completarlos con alguna aproximación comercial para analizar alguna operación concreta y verificar que las hipótesis asumidas son ciertas", apunta Escutia.

"La demanda es, o debe ser, el motor de desarrollo de infraestructuras portuarias, las cuales deben ser capaces de permitir el desarrollo de las instalaciones adecuadas para prestar la oferta de servicios requerida a corto, medio y largo plazo", reflexiona Escutia.

El costo de la obras rondaría los US$ 1.457 millones. En diciembre pasado Mujica planteó, en la cumbre del Mercosur que se realizó en Santa Fe (Argentina), que el presidente electo Tabaré Vázquez elevaría a los gobiernos de los países del bloque una propuesta por escrito para que el puerto sea propiedad de los socios y no solamente de Uruguay.

La duración prevista de las obras es de 24 meses. En una etapa posterior el proyecto demandaría nuevas inversiones como ser la construcción de un ramal que una la ruta 9 con el acceso al PAP.

¿40 millones de toneladas de granos y hierro?

La construcción de un puerto costero multipropósito de aguas profundas capaz de recibir buques de gran calado (de al

menos 18 m) fue una bandera del gobierno que termina. Tras muchas idas y venidas sobre su ubicación, el gobierno optó por ubicarlo en la zona de El Palenque, Rocha. Estaba previsto que contara con 2.800 hectáreas por las que, en un escenario ideal, se embarcarían granos uruguayos y argentinos y hierro uruguayo y boliviano. En un escenario "intermedio" el gobierno cree que se podrían captar, a mediano plazo, 40 millones de toneladas anuales de granos y mineral de hierro. Pero la realidad es que el puerto no dispone ahora de cargas que le den viabilidad.

Estudiosson "poco concluyentes" y discutibles

El consultor Rafael Escutia considera que "los estudios de mercados realizados no son concluyentes". "Identifican la demanda potencial del PAP pero los análisis no identifican claros beneficios en la utilización del PAP versus el encaminamiento actual de las mercancías. Los estudios se han basado en estimaciones de coste de transporte y en estimaciones de coste de las operaciones cuyo grado de precisión podría ser discutible", escribió el consultor.

De todas formas, consideró que "desde una perspectiva más estructural, se puede afirmar que disponer de un puerto de aguas profundas en una región que carece de este tipo de infraestructura, que cuenta con un volumen de población muy elevado y que tiene una estructura productiva y de consumo muy vinculada al comercio internacional, debería ser un activo de gran importancia para su economía considerando, además, la existencia de una red fluvial —la Hidrovía— que articula todo el territorio", agregó el consultor.

Pese a que cree que las actuales cargas regionales no le dan viabilidad al puerto, Escutia cree que si se le logra dar una estatus de puerto de interés regional debería constituirse un Consejo Consultivo Internacional para que los países afectados y sus agentes económicos tengan cierta capacidad de, al menos, opinar.

El presidente José Mujica buscó interesar en el puerto a distintos países e incluso informó sobre el proyecto al presidente ruso, Vladimir Putin. La empresa holandesa Vopak, que maneja terminales de combustible, se interesó inicialmente pero luego consideró que el proyecto no era adecuado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)