DESDE EL LUNES 4, EN LA FACULTAD DE INGENIERÍA

Estudiantes deberán rescatar a tripulantes de Estación Espacial

El desafío es una de las pruebas del Campeonato Uruguayo de Sumo Robot.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Requisito. El robot no podrá ser manejado de ninguna forma remota, sino que deberá ser autónomo. Foto: Archivo El País.

Se acaba de producir una explosión en la Estación Espacial Internacional que dejó a los tripulantes atrapados en el laboratorio, imposibilitados de acceder a la sala donde hay agua y alimentos. Se les informó que el rescate demoraría al menos una semana, por lo que se decide enviar un robot para conseguir los recursos que necesitan.

Ese es uno de los desafíos que deberán resolver cientos de estudiantes —escolares, liceales y universitarios de 40 instituciones de todo el país— que participarán del Campeonato Uruguayo de Sumo Robot, a partir del próximo lunes.

El evento, que se viene desarrollando desde hace 13 años, tendrá lugar en la sede de la Facultad de Ingeniería de la Udelar, hasta el 8 de septiembre.

"Además de ser una actividad académica, lo que busca el campeonato es difundir las áreas de robótica e inteligencia artificial que se desarrollan en la Facultad de Ingeniería", explican desde la organización.

El campeonato tendrá siete competiciones distintas. La más clásica es el "sumo libre", que consiste en que dos robots combaten entre sí intentando sacar al oponente del círculo donde se lleva a cabo la pelea.

"Lo importante es que los robots sean autónomos, es decir que no se manejen con joystick ni de ninguna otra forma remota. El comportamiento del robot tiene que estar dado por lo que previamente los competidores programaron", explicó a El País el ingeniero Federico Andrade, uno de los organizadores del evento.

Para la competencia de sumo hay unos 20 equipos inscriptos, la mayoría compuesto por 4 estudiantes, con un promedio de 17 años de edad.

"Algunos vienen participando hace años y se ponen a trabajar unos tres meses antes de la competencia. Le hacen mejoras y perfeccionan el robot de acuerdo a las fallas que tuvieron en ediciones anteriores. En cambio, los que participan por primera vez suelen arrancar a trabajar a principio de año", contó Andrade.

Básica.

La segunda competición más importante es la denominada "básica" y el desafío está basado en el tema central del evento: la robótica espacial. La explosión de la Estación Espacial es el reto a resolver.

El robot debe atravesar la estación (que consiste en un espacio reducido y controlado, dentro de la propia facultad) superando diferentes obstáculos que se le presentan en el camino, como rampas o lomos de burro, hasta llegar a destino.

"Los estudiantes conocen todos los obstáculos que puede haber y el tamaño aproximado que tendrán pero no saben dónde van a estar ni en qué momento van a aparecer. La idea es que el robot esté programado para que pueda anticipar o resolver cualquier situación", aclara Andrade.

"Avanzada".

La tercera competición, denominada "avanzada" debido a que implica mayores dificultades, consistirá en la solución de un problema real que tengan las distintas instituciones participantes.

"A diferencia de otros años, la idea era que ellos mismos hicieran las propuestas y nosotros elegíamos una", dijo Andrade. Instituciones de Santa Lucía propusieron un desafío que consistía en que un robot pudiera limpiar el río de esa localidad. Alumnos de Tala plantearon una propuesta —que fue la escogida por la organización— para solucionar la problemática que tienen con el traslado de los troncos de los montes a las papeleras y la identificación de los distintos tipos de madera.

"El robot tiene que ir al monte, recoger e identificar los distintos tipos de madera y distribuirlas en las distintas ciudades. El camino es una ruta que en determinado momento tiene una balanza donde el robot tiene que hacer el pesaje; también hay barreras que cortan el paso cuando pasa el tren. Es una mezcla entre un desafío de tránsito y una solución de un problema que tiene una ciudad", explicó.

Por último, el evento contará con dos competiciones que se llevarán a cabo en otros países de Latinoamérica. El ganador de la competencia local representará a su país en un campeonato internacional.

Uno de estos retos consiste en crear un robot que pueda ir a ordeñar vacas sin necesidad de trasladar a los animales hasta el establo, evitando así el estrés que les produce.

"Hay que disfrazar al robot de tal manera que no le resulte extraño a la vaca. En el evento, el animal será de madera y la ubre un guante de látex con agua. El escenario será mitad de pasto real y mitad de pedregullo. El robot tiene que agarrar unos vasitos, ir a ordeñar la vaca y llevar la leche a otro lugar", explicó Andrade.

El último desafío consiste en la creación de un auto autónomo que sea capaz de pasar a buscar a personas por distintos puntos de la ciudad y llevarlos a un concierto, respetando las señales de tránsito y superando todos los obstáculos.

Además de las competiciones, el evento tendrá charlas, exposiciones y talleres que se desarrollarán también en la Facultad de Ingeniería.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)