UNA MANIOBRA MILLONARIA

Estafa al Fonasa: caen 2 más y Justicia busca cómplices

“Si no pagaran por atraer usuarios maniobra habría sido menor”, dijo Basso.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Fiscal dijo que una funcionaria del BPS era cómplice de los estafadores. Foto: F. Ponzetto

La jueza Julia Staricco procesó ayer con prisión a dos mujeres por un delito de coautoría de estafa, luego de que se comprobara que integraban la organización que realizó un millonario fraude contra el Fondo Nacional de Salud (Fonasa). También citaron a declarar a trabajadores del Banco de Previsión Social (BPS) y a promotores que trabajan para las mutualistas.

Estos procesamientos se suman a otros tres decretados por la magistrada días atrás. En tanto, el ministro de Salud Pública, Jorge Basso, dijo que si "las mutualistas no pagaran por atraer usuarios la maniobra habría sido menor".

Por otra parte, operadores judiciales y policiales sospechan que la banda contaría con cómplices dentro del BPS, puesto que llama la atención que las 80 empresas fantasmas que se utilizaron para realizar la maniobra no hayan sido detectadas por la institución. La complicidad del BPS fue denunciada por la Fiscalía.

La estafa consistía en inscribir en falsas empresas a personas que residían en asentamientos a cambio de pagarles a estos entre $ 500 y $ 1.000. Los estafadores luego los anotaban, a través de promotores, en distintas mutualistas, con lo que recibían $ 1.800. La estafa es millonaria, puesto que el Fonasa pagaba a las mutualistas por estos usuarios un dinero por concepto de cápitas, sin que estos hicieran sus aportes.

Unos 31.000 usuarios falsos fueron los que se inscribieron y estuvieron en el Fonasa entre uno y tres meses —que es el plazo máximo en que cae la afiliación a la mutualista en caso de que no se hagan los aportes.

La Junta Nacional de Salud (Junasa) calcula que se perdieron, entonces, entre US$ 1.550.000 y US$ 4.650.000, según dijo ayer su presidente, Arturo Echevarría, en conferencia de prensa. El cálculo se hace con la base de que el promedio de cada cápita por mes, para un usuario en edad de trabajar, ronda los US$ 50.

Pero los delincuentes también cobraron del BPS subsidios por desempleo y por enfermedad de los falsos trabajadores, por una cifra que aún no ha sido calculada por la Justicia. Venían realizando la estafa desde el año 2011.

Involucrados.

En su pedido de procesamiento, la fiscal Mónica Ferrero señaló que la investigación judicial sobre las estafas al Fonasa surgió tras una denuncia efectuada por un afiliado al Círculo Católico, el que figuraba como empleado de una empresa para la cual nunca trabajó. "Se comenzó a investigar la posibilidad de la existencia de otros casos similares y cuál era el beneficio final de la maniobra", señala Ferrero en su escrito publicado ayer en la página web de la Fiscalía General de la Nación.

Uno de los procesados, un joven de 23 años, admitió en el Juzgado que poseía 80 empresas unipersonales y que la mayoría de ellas estaban vigentes. Lo hizo luego de caer por otra estafa, una maniobra por la cual hacía depósitos falsos a través de las buzoneras de los bancos —ponía una cifra en el tique que colocaba en el sobre sin incluir el dinero correspondiente.

Este confesó que las empresas truchas eran creadas por un promotor del Círculo Católico.

La mayoría de las empresas constituidas son del rubro servicio doméstico, no solo por su estructura, sino que es más fácil evadir los controles del BPS, según señaló la fiscal en su escrito. Ferrero también precisó que el joven procesado y el promotor tenían acordado que para el caso de que surgieran inconvenientes por denuncias o irregularidades que aparecieran en inspecciones del BPS, una funcionaria de dicho organismo que cumple funciones en Jurídica habilitaría los expedientes sin que fueran derivados a la Justicia.

En los reconocimientos realizados en el Juzgado de 16° Turno, 20 falsos trabajadores de empresas unipersonales reconocieron al joven procesado como la persona que los reclutó para la maniobra. En la mutualista se verificó que las afiliaciones realizadas por intermedio del sujeto remitido fueron ilegales, sostiene Ferrero en su pedido de procesamiento.

La fiscal decidió no responsabilizar penalmente a ninguna de las personas reclutadas en asentamientos por entender que las mismas han demostrado no tener intención alguna de cometer un ilícito, siendo convencidas por el indagado de que era un trámite normal.

Declaraciones.

Ya desfilaron unas 50 personas por el juzgado (la mayoría falsos trabajadores que habían sido afiliados a las mutualistas). Staricco también citó a declarar para los próximos días a personal del BPS, del Círculo Católico y de las empresas de promotores que trabajan para las mutualistas.

Echevarría precisó que además del Círculo Católico, hay otras cinco mutualistas más en las que se afiliaba a los falsos trabajadores.

Echevarría, que dio la conferencia junto al ministro Basso y la directora del BPS, Rosario Oiz, dijo que "la maniobra junta dos delitos: está la intermediación lucrativa y que personas que no tenían un trabajo real eran inscriptos al sistema".

"En enero ya dijimos que íbamos a ir a fondo con la intermediación lucrativa", expresó Basso, y agregó que por ese motivo se realizaron denuncias penales de las que se espera a "tener resoluciones en estos días".

El ministro dijo que conoció el caso de la estafa al Fonasa a través de la prensa. "Cuando nos manden datos de la Policía vamos a tener más elementos para seguir", precisó.

Basso anunció que irá a dar explicaciones a la Comisión de Salud de la Cámara de Senadores, a donde fue convocado por el nacionalista Javier García. También dijo que la cartera hará una investigación administrativa. Oiz, en tanto, dijo que esperará a tener en sus manos el fallo judicial antes de decir si se hará una investigación.

54.921 usuarios se cambiaron de mutualista.

El ministro Jorge Basso dijo que 54.921 usuarios cambiaron de prestador de salud durante el mes de febrero en el marco de la apertura del corralito mutual.

El 3,44% de los habilitados para cambiarse eligieron otro centro de salud. Esto implica un mínimo histórico.

En 2016 fueron el 3,9% los que se mudaron de institución.

Basso señaló que se ha "hecho un seguimiento de las pautas publicitarias de las instituciones" de salud, y que estas suman un gasto de $ 118 millones en la previa a la apertura del corralito mutual. "Esto no incluye el mes de febrero, que es el más fuerte", dijo el ministro.

"Esto nos preocupa porque es dinero que se utiliza para promover las instituciones y no para los usuarios de los centros de salud", sostuvo el jerarca.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)