DEMOCRACIA TUTELADA

Espionaje: investigan el pago de la CIA a policías

Indagan entrega de 37 sobres con pagos por información.

CIA: recibía información de parte de funcionarios policiales de Uruguay. Foto: AFP
CIA: recibía información de parte de funcionarios policiales de Uruguay. Foto: AFP

El Parlamento investiga 37 sobres que habría entregado la CIA con pagos por información a policías en plena democracia. Se realizan consultas para citar a representantes de la Embajada de Estados Unidos en Uruguay.

El dato surge en un capítulo del archivo Berruti que da cuenta del espionaje militar bajo el título "Funcionamiento de la CIA en Uruguay", dijo a El País el presidente de la comisión investigadora y diputado comunista Gerardo Núñez. Allí se cuenta cómo se realizaban las tareas de inteligencia.

"En los archivos aparece material que involucra a la CIA en pagos de informantes del Ministerio del Interior y de Relaciones Exteriores. Lo que se hace es desgrabar información del informante con el manipulador, como se llama, y lo que se desprende es el pago de 37 sobres a personas", explicó el presidente de la comisión.

Los hechos relatados sucedieron entre los años 1989 y 1990. La comisión pidió un informe de asesoramiento al Ministerio de Relaciones Exteriores para evaluar la pertinencia de que la embajadora Kelly Keiderling participe de la comisión investigadora. "Lo que queremos es cursar una invitación a la Embajada de Estados Unidos. Primero vamos a hacer las consultas jurídicas y después analizaremos", señaló Núñez.

Según dijo, no hay información sobre qué tipo de datos se le reportaba a la CIA y si estos incluían el espionaje a los partidos políticos. "Era gente que trabajaba claramente a sueldo de la CIA y hay que conocer por qué se le pagaba", subrayó.

De acuerdo al archivo se entregaron 37 sobres a diferentes funcionarios policiales. "La inteligencia militar llega a este elemento a raíz de los vínculos que tenía con un integrante de la Policía. Es decir, es un informante que tenía la inteligencia militar dentro de la Policía", dijo Núñez.

El diputado Luis Puig (PVP) dijo a El País que la información referida a la CIA es parte de la que había sido procesada por la comisión preinvestigadora a nivel parlamentario. "Se habla de la existencia de 37 sobres con pagos en efectivo, lo cual es sumamente grave desde el punto de la soberanía, en la medida que eso efectivamente sea así", afirmó.

Puig dijo que a medida que avanza la investigación "se comprueba la existencia de espionaje sistemático en período democrático". Por lo que desde su punto de vista "hay numerosas pruebas en el archivo Berruti de la existencia del espionaje". "No sé si terminaremos en diciembre o si se pedirá prórroga, pero el día que terminemos yo creo, y esto es una opinión personal, que enviaremos la información a la Justicia", aseguró Puig.

El legislador sostiene que con estas tareas de espionaje "se violó la Constitución y la ley en forma flagrante y sistemática investigando a todos los partidos políticos, organizaciones sociales y ciudadanos". Además remarcó que todas las tareas de inteligencia "se hicieron con dineros públicos". "Todo el espionaje militar se hizo con eso que llaman el escueto presupuesto de Defensa y por lo tanto esta situación es muy grave, es más grave de lo que aparentaba, subrayó.

En reserva.

El lunes 18 la comisión investigadora sobre el espionaje en democracia recibió a tres militares retirados, exjefes del Servicio de Inteligencia de las Fuerzas Armadas.

Tras su comparecencia, los legisladores discutieron sobre la propuesta de Núñez para cursar invitación a la Embajada de Estados Unidos. La oposición advirtió que no es obligación de la sede diplomática presentarse ante la comisión del Parlamento. Y que lo mejor sería hacer una consulta al ministerio de Relaciones Exteriores para conocer su opinión al respecto.

Para discutir esos temas se pidió interrumpir la toma de versión taquigráfica a fin de hablar con más comodidad, dijeron a El País miembros de la comisión. Entonces se analizó qué ventajas podría tener la presencia de funcionarios de la Embajada, o concretamente de la embajadora Keiderling.

Uno de los elementos que se mencionó es que en tal caso también se debería invitar a representantes de Israel, Gran Bretaña, Venezuela, Argentina, Francia y otros países que recolectan información y tienen servicios de inteligencia.

Evalúan convocar a los expresidentes.

El presidente de la comisión de espionaje militar en democracia y diputado Gerardo Núñez es partidario de citar al Parlamento a los expresidentes Julio María Sanguinetti y Luis Alberto Lacalle. "La citación de expresidentes la vamos a evaluar y la tenemos que analizar con el resto de los compañeros del Frente Amplio", señaló Núñez.

Esta semana y por primera vez, un militar que integró la inteligencia castrense reconoció el espionaje institucional en democracia. Si bien no lo dijo en esos términos, el contraalmirante Óscar Otero admitió, en la comisión investigadora de Diputados, que la recopilación de información de partidos políticos y organizaciones sociales era una "costumbre" que se arrastraba desde la dictadura.

Los materiales a estudio de la comisión, dan cuenta del espionaje militar en democracia hasta el año 2003. La investigadora trabajará hasta fin de año.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)