Promesas electorales generan un cambio que provocaría retorno de capitales

Esperan moderado impacto en inversión y agro si gana Macri

Operadores de diversos sectores de actividad ya analizan el efecto que sobre las exportaciones e inversiones en Uruguay podría tener un triunfo en Argentina del candidato a la Presidencia Mauricio Macri, el favorito de las encuestas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Termina la "Era K" y Argentina podría ser un actor importante en el mercado agropecuario.

El acceso al poder de Macri puede generar un cambio en el clima para los inversores con consecuencias para Uruguay en general y el sector agropecuario en particular, que verá, seguramente, cómo vuelve con fuerza al mercado internacional un formidable competidor.

Macri tiene la intención de reducir o eliminar las retenciones, es decir, los impuestos a las exportaciones de los principales productos agropecuarios, entre ellos la soja.

Por otra parte, los operadores turísticos creen que la probable aceleración de la devaluación en Argentina tendría que ser muy fuerte para dañar una temporada turística que luce bastante promisoria. Y los inmobiliarios aguardan un impacto moderado que llevará a que inversionistas argentinos se desprendan de algunas inversiones urbanas en Uruguay para comprar campos en su país de origen. El consultor y asesor en proyectos de inversión, Diego Vallarino, dijo a El País que parte de la inversión extranjera en "agroindustria se está deslocalizando de Uruguay hacia Argentina" ante el cambio de expectativas en ese país.

El ministro de Economía, Danilo Astori, sostuvo días atrás que Uruguay deberá estar "muy atento" a la "superación de la brecha cambiaria (entre el dólar oficial y el paralelo) que se proyecta en Argentina.

Agro.

Ricardo Reilly, presidente de la Asociación Rural del Uruguay, ejemplificó a El País que, como consecuencia de las retenciones, "de cada tres barcos que salen con soja de Argentina, uno se lo queda el gobierno". "Todos estos años competimos con una Argentina deteriorada. De por sí Argentina tiene condiciones naturales de productividad mejores que las de Uruguay y otros países. Argentina pasó de ser el tercer país exportador de carne del mundo, a ser el número trece por las malas políticas aplicadas. Perdió diez millones de cabezas de ganado, un Uruguay entero. Ahora va a competir en el nicho de carnes de calidad", explicó Reilly.

Afirma que Uruguay puede competir porque hoy tiene una marca propia y la garantía de trazabilidad del rodeo. De todas formas, Reilly estima que el impacto de la competencia de Argentina en la carne no comenzará a sentirse pronto porque es un negocio de "ciclo largo", y ese país necesitará tiempo para recomponer su menguado rodeo vacuno.

El probable cambio del clima para los negocios se dará en un momento en que la inversión argentina en Uruguay, que explicó en gran medida el "boom" sojero local, ya está en retirada debido a la caída de su rentabilidad. Se fueron grupos de primera línea como El Tejar y Los Grobo.

Sebastián da Silva, de Da Silva Inmuebles Rurales, consideró que el candidato triunfador "va a querer producir un shock de confianza, y que Argentina vuelva a ser atractiva para producir; tienen los mejores suelos del mundo".

Los campos argentinos están baratos y con margen para subir, aunque su valorización en lo inmediato estará topeada por el precio de la soja, que para el año próximo se espera que alcance US$ 298 la tonelada, cuando supo estar a US$ 600. En parte, por la retirada de los inversionistas argentinos, la hectárea en las zonas más productivas del litoral uruguayo pasó de costar US$ 12.000 a US$ 9.000, explicó.

Este año es considerado como una "bisagra" porque en 2016 seguramente el mercado encontrará su equilibrio, valoró da Silva. Aunque los productores argentinos quieran volver al negocio en su país, tendrán que resolver el "rompecabezas" que representa el tipo de cambio, los permisos de exportación y las retenciones. En 2015 en Uruguay hubo menos negocios y los precios cayeron alrededor del 20%, pero, asegura da Silva, "no habrá desplome porque la tierra no es una burbuja, es un negocio a largo plazo con baja rentabilidad".

Franco Uccelli, director ejecutivo de Mercados Emergentes del banco estadounidense JP Morgan, marcó que si en Argentina gana Macri, que tiene una visión promercado, puede ocasionar que algunos flujos de inversiones puedan reorientarse de Uruguay hacia Argentina.

Carlos Uriarte, expresidente de la Federación Rural, entiende que los inversionistas argentinos ven hoy el regreso a su país como una buena opción.

Al menos, en cuanto a la carne, Uruguay tendría por ahora cierta ventaja con respecto a Argentina porque ésta no tiene acceso al mercado de Estados Unidos. Uruguay sí puede ingresar 20.000 toneladas anuales de carne vacuna desosada y madurada a ese mercado. La carne vacuna fue en octubre la principal exportación uruguaya. En diez meses se vendieron a EE.UU. US$ 214 millones.

Inmuebles.

El operador del mercado inmobiliario, Julio Villamide, señaló a El País que la tierra venía perdiendo valor en Argentina durante los últimos tres años y que ahora algunos inversionistas de ese país en Uruguay se están desprendiendo de inversiones urbanas para comprar campos en distintas provincias argentinas, donde podría haber un mini "boom" inmobiliario. De todas formas, Villamide sigue viendo importantes razones para que los argentinos continúen invirtiendo en inmuebles en Uruguay. "Está la certeza jurídica, que es la grifa de Uruguay. En Montevideo las tasas de rentabilidad más que duplican en dólares las de Argentina. Y hay exoneración de una serie de impuestos por diez años si se compran apartamentos para alquilar", explicó.

Para Villamide, Uruguay sigue siendo atractivo, y si se instauran estímulos para que vuelvan dólares a Argentina (lo que parece previsible), la economía local se verá beneficiada si recibe aunque sea una parte pequeña de esos ahorros.

La pronosticada devaluación en Argentina, si se concreta, incidirá. "Cuanto más alto quede el dólar, más desestímulo tendrán para invertir afuera", opinó Villamide.

CAMBIO DE CICLO.

Compra menos - Trabas - Para no perder dólares.

Argentina no ha sido últimamente un mercado relevante para las exportaciones uruguayas a las que impuso trabas. En 2011 las exportaciones a Argentina llegaron a US$ 588 millones, y fueron cayendo paulatinamente a US$ 501 millones en 2012, a US$ 473 millones en 2013 y a US$ 400 millones en 2014.

Retenciones - reducción gradual a la soja - Hoy están en 35%.

Un eventual gobierno de la alianza opositora argentina, Cambiemos, eliminaría todas las retenciones que pesan sobre las economías regionales. La única excepción será la soja, que tendría una reducción gradual a razón de un 5% anual. Actualmente, las retenciones que se aplican a la soja son del 35%.

Menos trámites - Facilitación de exportaciones - La industria cárnica. sufrió mucho

El macrismo tiene entre sus propuestas la apertura de las exportaciones y la eliminación de los ROE (permisos para embarcar). Eso podría ser clave para industrias como la cárnica. Según el Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Carne, en los últimos años cerraron unos 138 frigoríficos.

Futuro del dólar - unificación del mercado - Se terminaría el "cepo".

Macri adelantó que eliminará el "cepo cambiario" y unificará el mercado cambiario. Eso implicará una fuerte devaluación del valor del tipo de cambio oficial. Esa medida devolvería competitividad a las empresas argentinas, y los exportadores tendrían entonces más margen para colocar sus productos.

POSIBLE IMPACTO DE ESTE LADO

Temporada turística será buena.

Juan Martínez, presidente de la Cámara Uruguaya de Turismo, cree que "gane quien gane va a haber devaluación en Argentina, sí o sí" que tendría que ser muy pronunciada para afectar una temporada que "pinta bien". "Ya hay pagos anticipados. Los dados de la temporada están echados. La devaluación va a repercutir en todo caso a partir de mediados de enero. A los argentinos les gusta Uruguay y aceptan pagar un poco más", señaló.

Argentina estable es algo bueno.

Los empresarios consultados coinciden en que a largo plazo será beneficioso para Uruguay una mejora en la relación bilateral con Argentina. "Los Kirchner hundieron el Mercosur", dice Carlos Uriarte, "y cabe esperar que un nuevo gobierno argentino mejore el clima en el bloque ". "Algunos colegas dicen que cuanto peor esté Argentina es mejor para nosotros, pero discrepo. Prefiero que las inversiones sean una opción más que una fuga", afirma Villamide.

No hay "burbuja" inmobiliaria.

Al igual que los operadores rurales, los inmobiliarios no ven una "burbuja" en el mercado. Juan Pedro Mola, de la Cámara Inmobiliaria Uruguaya, dice que "los propietarios no están dispuestos a bajar y el mercado funciona", aunque con menos operaciones. A su juicio, "los compradores hicieron una lectura de que se venía un desinfle que no se produjo, aunque algo pueden bajar los precios", explicó el operador.

Retorno a la emisión de deuda.

El macrismo apuesta a encaminar una negociación con los fondos "buitre" como vía para emitir deuda a tasas razonables. La intención es pedirle al juez neoyorquino Thomas Griesa un "stay" para comenzar las negociaciones. Si ese gesto se concreta, la expectativa es poder emitir deuda a una tasa que rondaría el 7% anual en dólares. Hoy, está prácticamente vedado para Argentina el acceso a los mercados internacionales de crédito.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)