INTERNA FRENTEAMPLISTA

Esperan por Astori para el 2019

La senadora Lucía Topolansky dijo que el Frente dependerá de lo que decida el ministro.​

El Frente Amplio perdió unos 18 puntos de intención de voto en relación con la elección anterior. Las encuestas dan cuenta de un escenario poco favorable para la coalición y a eso se suma la falta de un candidato claro. La imposibilidad de que el presidente Tabaré Vázquez vuelva a postularse en 2019 y el retiro de José Mujica concentran toda la atención en el ministro de Economía, Danilo Astori.

"El Frente más o menos oscila entre unos números y otros; no ha cambiado sustancialmente. Va a depender fundamentalmente de lo que haga Danilo, porque en realidad Tabaré no se puede volver a presentar y Pepe no se va a presentar. Entonces, lo que haga Danilo va a tener mucha importancia", reconoció a El País la senadora Lucía Topolansky (MPP). Asimismo aclaró que se trata de una posición personal, dado que su sector todavía no discutió sobre candidaturas.

Como muchos dentro del oficialismo, la legisladora no está preocupada por lo que dicen las encuestas. Las últimas dos que se conocieron, de diferentes consultoras, muestran una baja en el electorado frenteamplista. El sondeo presentado por Equipos, la semana pasada, indica que la coalición en octubre del 2014 obtenía el 48% de los votos, mientras que en este momento tiene una intención de voto de 35%. En tanto, Factum da cuenta de un "empate técnico" entre el oficialismo (31%) y los blancos (30%).

Los números no quitan el sueño a los principales dirigentes de izquierda, que desde las pasadas elecciones miran con desconfianza a las encuestadoras. "Recién estamos empezando el tercer año de gobierno; todavía no hemos llegado ni a la mitad del período. No creo que la aguja se mueva demasiado, porque esos puntos que dan al Partido Nacional seguramente tienen que ver con la renuncia de Pedro Bordaberry de la política", argumentó Topolansky.

"En realidad el FA no tiene definido candidato, ni mucho menos, está lejos de eso. Y finalmente personalmente pienso que va a haber más de un candidato", señaló Topolansky. En ese sentido, insistió que "todo dependerá" de lo que defina el ministro de Economía, que hasta ahora se niega a hablar de su candidatura dado que dice estar concentrado en la gestión. "Si Danilo se presenta es un panorama. Si decide no presentarse, no aparece ninguno de los emblemáticos que están en juego (en referencia a Vázquez, Mujica y Astori) y surgen una cantidad de posibles candidatos", opinó Topolansky.

La lista es larga y aparecen nombrados desde el intendente de Montevideo Daniel Martínez, la senadora Constanza Moreira, el presidente del Banco Central Mario Bergara, la ministra de Industria Carolina Cosse, el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto Álvaro García, y otros tantos. Topolansky prefiere no dar nombres de las posibles figuras de renovación, porque "empiezan a tirarle al blanco y es bravo por la persona a la que le pegan".

Por su parte, Astori sigue sin dar pistas si aceptará o no postularse como candidato en el 2019. Según Equipos, el ministro tiene 29% de simpatía, 52% de antipatía y el otro 16% opina de forma neutra sobre él. Consultados por El País, tanto el senador Rafael Michelini (Nuevo Espacio) como el vicepresidente del FA y diputado José Carlos Mahía, (Asamblea Uruguay), prefirieron no hablar de los presidenciables al 2019. "Hoy, todas las candidaturas que se anunciaban en el FA son especulaciones puras y duras", precisó Mahía.

Autocrítica.

No solo la caída en intención de voto es un síntoma a tener en cuenta. El otro, es la falta de autocrítica que tiene el Frente Amplio. Si bien hay malestar con el oficialismo, "es notorio que el Frente no se ha planteado el tema", dijo el director de Factum Óscar Bottinelli a El País.

"El Frente acaba de emitir un documento del Congreso ideológico, y a su vez uno de estrategia para el Plenario, y en ninguno hay un planteo claro de visualizar la existencia de este malestar. Se considera que es un tema que no existe. No hay ningún síntoma de que el FA sienta la menor preocupación. Lo peor que se puede hacer con un planteo es no verlo", remarcó el analista.

Para Mónica Xavier, las encuestas "nunca le dan bien al Frente Amplio, pero después se ganan las elecciones". De todos modos, la expresidenta de la coalición entiende que se deben tener en cuenta los planteos de la población y "no hay que enojarse". "Quienes nos acompañaron con el voto está bien que nos exijan, porque una fuerza como la nuestra tiene que cumplir los compromisos de la campaña, y si en algún caso hay dificultades para cumplirlos, hay que explicarle al ciudadano que es el primero que tiene derecho a exigir", opinó.

De todos modos, la senadora socialista reconoce que "la autocrítica no es una cosa que se haga con facilidad". Según dijo, "las estructuras tienden a justificarse" y solo el contacto con la ciudadanía puede solucionar los problemas.

Mahía coincide con sus compañeros de partido en que las encuestas no son un motivo de preocupación. Pero remarcó que no son necesarios los sondeos para percibir "descontentos" producto del "contexto económico internacional" y "otros errores propios", como el caso Ancap o la declaración de esencialidad en la educación. Sobre el nivel de autocrítica, reconoció que "se ha estado procesando, aunque capaz que no lo suficiente (...) Estamos a tiempo de trabajar en la materia", agregó el diputado.

Para Michelini, la ciudadanía quiere ver al Frente Amplio "corrigiendo los problemas (...) Si nosotros corregimos, la gente nos va a volver a respaldar", argumentó, al tiempo que afirmó no estar de acuerdo con los que dicen que en la coalición no hay autocrítica.

El senador Leonardo De León (Lista 711) opinó también que en el Frente Amplio "hay autocrítica". Además sostuvo que las encuestas que se realizan a dos años de las elecciones "no son representativas" de lo que finalmente pueda pasar en el 2019. "Son encuestas y nada más, y como tal hay que analizarlas", concluyó. Además enfatizó que el Frente "es el único partido político con ámbitos amplios de discusión, con Plenarios y Congresos, por lo que se hace autocrítica".

Bottinelli: "El FA pierde votos en las clases media y baja".

De los 18 puntos que calcula el director de Factum, Óscar Bottinelli, que está perdiendo el Frente Amplio —en relación a la elección de 2014— alrededor de la mitad "puede no ser una verdadera pérdida", porque se trata de frenteamplistas desilusionados que terminarán votando a la coalición de izquierda.

El resto son votantes que están emigrando a otros partidos (Nacional, Independiente, Unidad Popular y el Partido de la Gente). "No es una canilla abierta, pero hay goteras", señaló el analista. En el fondo, lo que se nota es un "malestar generalizado" con el sistema político y no solo con el Frente Amplio, aunque "es el más golpeado en términos absolutos".

¿A qué se debe el descontento con el Frente Amplio? La pregunta no tiene una sola respuesta, explicó Bottinelli. "Nunca hay una única causa", están afectado las de origen económico en las que hay que incluir un malestar en sectores de clase media con la carga impositiva y el aumento del Impuesto a la Renta de las Personas Físicas. En sectores bajos, se empiezan a ver problemas de empleo, desocupación o miedo a perder el trabajo. "No hay la certeza que había hasta el 2014", dijo. Por otro lado, aparece el tema Ancap con dos lecturas posibles: "Una es decir están poniendo impuestos y resulta que se ha despilfarrado, eso yo no lo sé, pero mucha gente cree que sí. Y la otra es lo ético, porque el votante del Frente lo que creía era que se iba a ser mucho más riguroso con los dineros públicos". Por lo que concluyó que "hay un quiebre ético muy fuerte". Según Bottinelli, el descontento con la izquierda se centra "en gran medida" en la clase media y en menor medida en niveles más bajos. "En la periferia de Montevideo se da un nivel nuevo de insatisfacción con el Frente", finalizó.

Topolansky observa un "repunte" de Larrañaga.

En sus recorridas políticas, la senadora Lucía Topolansky (MPP) percibió algo diferente vinculado a la interna del Partido Nacional. Según dijo a El País, "en este momento" se puede palpar "un repunte" del senador Jorge Larrañaga (Alianza Nacional). "Capaz que en estas encuestas recientes no se ve tan claro, pero sí en la realidad. Uno anda por la vida y lo percibe", describió.

En su opinión, la diferencia entre Larrañaga y el senador Luis Lacalle Pou (Todos) aparece como "mucho más corta" en la actualidad.

"Uno oye las conversaciones, no soy politóloga ni nada de eso, pero tengo la sensación de la calle y en general no me he equivocado con la percepción de la calle. Siento que lo mencionan más a Larrañaga de lo que lo venían mencionando", señaló.

En tanto consideró que "la gran pompa de jabón que era (Edgardo) Novick, aparentemente no lo es, porque, según los encuestadores, tiene muy poco apoyo".

"Novick tiene el Récord Guinness porque tiene dos legisladores sin haberse presentado nunca a una elección", comentó.

Topolansky dijo también que el Partido Colorado sigue siendo "un gran interrogante" a definir de cara al 2019. "La decisión de Pedro Bordaberry, de dejar la actividad política, creo que le pegó en la línea de flotación al Partido Colorado", opinó la senadora del MPP. Según dijo, muchos de sus votantes "es probable" que pasen a apoyar a Lacalle Pou "porque tienen un electorado conservador similar".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)