J. Castrillón - Vocero en Uruguay del Partido Podemos

"En España nos acusan de populistas e implantar el sistema uruguayo; ojalá"

El vocero en Uruguay del Partido Podemos reconoció la existencia de contactos políticos con el Frente Amplio, aunque se muestran "abiertos a todo el mundo".

—¿Por qué el Partido Podemos tiene tanto interés en América Latina y, particularmente, Uruguay?

— España le ha dado la espalda a América Latina y aquí se han conseguido cosas muy interesantes. A eso se debe la visita de Pablo Iglesias (secretario general) y de Íñigo Errejón (secretario de política). Fue para presentarse al presidente (José) Mujica y para preguntarle cosas muy concretas sobre la institucionalidad de Uruguay, la lucha contra la corrupción. Son cosas que en España nos han interesado mucho. En España nos acusan de populistas y de querer implantar el sistema uruguayo, ojalá.

—En octubre, los líderes de Podemos visitaron Uruguay y se reunieron con el presidente Mujica, ¿qué surgió de este encuentro?

—Se le explicó cuál era el origen de Podemos, la intención de Podemos. Se hizo una analogía muy fuerte sobre la ruptura del bipartidismo en Uruguay y el surgimiento del Frente Amplio. Y el presidente Mujica nos dio un par de consejos muy interesantes.

—Usted manifestó que le interesa ponerse en contacto con partidos uruguayos, ¿esto incluye a los partidos tradicionales?

—Somos muy conscientes de que el Partido Nacional y el Partido Colorado no son muy afines a las tesis de cambio que propone Podemos. Es más, están hermanados con el Partido Popular (PP) y, el Partido Colorado, con el Socialista (PSOE), que trajo a Rodríguez Zapatero. Hemos iniciado contactos informales con sectores del Frente Amplio y estamos trabajando en una cita social. Pero estamos abiertos a todo el mundo.

—¿Qué políticas uruguayas cree aplicables a la realidad española actual?

—Los contextos son muy distintos. Pero a nosotros nos interesa mucho saber cómo el Frente Amplio ha sabido resolver la emergencia social en la que se encontraba Uruguay a raíz de la crisis de 2002. Ahora mismo tenemos un montón de gente que está sin casa, con pobreza, niños desnutridos. Todo lo que se ha hecho a través del Mides (Ministerio de Desarrollo Social), por ejemplo, toda la socialización del gasto del Estado, nos parece un ejemplo a seguir. También nos interesa mucho la institucionalidad uruguaya. Uruguay tiene una cultura política muy respetuosa que es refractaria a la corrupción. Nuestro país está sufriendo niveles de corrupción muy grandes y queremos ver cómo lo han hecho aquí.

—¿Cómo evalúa el hecho de que España siga deportando uruguayos?

—Las políticas de los gobiernos españoles con respecto a los inmigrantes en general, y a los latinoamericanos en particular, son fuertemente discutidas por Podemos. No puede ser que España sea hoy en día el segundo país del mundo que más uruguayos deporta. Nosotros, cuando venimos aquí, nos tratan con respeto, cariño, se nos ha dado una oportunidad. Y no está ocurriendo lo mismo en España. Pero no es una cuestión de la sociedad española. Es por una política determinada del gobierno. Desde Podemos Uruguay pedimos que el tratado de 1870 de reciprocidad tenga rango de ley. Y lo peleamos en la Unión Europea.

—¿Las deportaciones se siguen dando?

—Sí, siguen existiendo. Pero no se trata de un racismo como el que te encuentras en Francia. Es un cierto racismo muy paleto, muy gallego, institucional. Muy de derechas. Se basa en la incomprensión y en el egoísmo del sistema político.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)