El subsecretario Ferreri defendió la medida y criticó los corporativismos

La esencialidad desconcertó a la militancia frenteamplista

Esencialidad sí o esencialidad no en la educación. Ayer se escucharon argumentos para un lado y para otro en el día del Comité de Base del Frente Amplio.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El diputado comunista Óscar Andrade aguarda para hablar con los militantes.

El clima que reinó fue de desconcierto. Los frenteamplistas de base aprovecharon la presencia de legisladores y jerarcas de gobierno para indagar por el decreto aprobado por el presidente Tabaré Vázquez y el ministro de Trabajo, Ernesto Murro. La educación fue el tema excluyente en todos los comités, pese a que en principio se pensaba discutir sobre el presupuesto y las negociaciones por el acuerdo de comercio de servicios (TISA).

"En el día de hoy vivimos una situación en Uruguay que no podemos ignorarla, por primera vez en su larga carrera Tabaré Vázquez fue abucheado e insultado. Tenemos un problema grave y no podemos estar reunidos en un comité de base del Frente Amplio ignorando qué ambiente hay en la población. Compañeros, el ambiente es muy malo", dijo ayer por la tarde un militante frenteamplista en el comité Unidad, ubicado en Arenal Grande y Rivera.

El hombre cuestionó a los sindicatos y dijo que "pareciera que los que manejan el tema de la educación son chiquilines", y pidió "medir lo que estamos haciendo". Además reconoció que "la población está podrida de los paros en Primaria". "¿Por qué no explicamos a la gente todo el proceso que se transitó para tomar la medida?", preguntó.

En la mesa escuchaba atentamente el subsecretario de Economía, Pablo Ferreri, quien salió a respaldar a Vázquez. "Estoy en el Poder Ejecutivo, formo parte de él y respaldo personalmente a Tabaré, es lo que corresponde y lo que siento. Yo mando a mis hijos a la escuela privada, esto no me afecta, pero esta medida (por el decreto de esencialidad) fue pensada para los más humildes que necesitan de la escuela", subrayó Ferreri.

Además recordó que el viernes pasado se firmó un acta de preacuerdo "donde estaban todos los sindicatos de la educación, pero después no se pudo refrendar" por las asambleas. "Crean que el esfuerzo que estamos haciendo con los salarios de la educación no lo estamos haciendo con otras áreas porque no podemos", acotó.

"De esto solo se sale con diálogo y más diálogo", dijo Ferreri, luego de relatar las diferentes contactos que se dieron entre el gobierno y el Pit-Cnt para destrabar la situación.

"Tenemos que dialogar, no queda otra. Lo que sí tiene que quedar claro es el rumbo rector, que es el interés general. Hay que garantizar los servicios a los más humildes. Tiene que quedar claro eso, privilegiar el interés general por sobre el corporativismo y es lo que tiene que hacer un presidente", aseguró Ferreri.

Otra frenteamplista pidió a Ferreri más detalles sobre el preacuerdo alcanzado con los docentes, porque dijo estar recibiendo permanentemente mensajes de maestras conocidas que cuestionan al gobierno "por fascista". "Me duele muchísimo que me digan que es un gobierno peor que el de Pacheco. Creo que se está tratando de desestabilizar y es preocupante realmente", comentó la mujer.

Ferreri respondió que los docentes cuestionaron la firma de compromisos básicos de gestión, que implicaban cumplir con los días de clase programados por la ANEP. "Uno de los que firmó el acta, al otro día decía que eso era neoliberal. Si firmar un compromiso de gestión es neoliberal estamos en un desconcierto ideológico importante", concluyó. "Otra cosa que no se entiende es lo de la cláusula de paz sindical, la gran mayoría de los convenios firmados desde la restauración democrática para acá tienen cláusulas de paz", agregó.

En el otro extremo de la ciudad, el diputado Óscar Groba (Espacio 609) hablaba en el Comité de Base Andresito y 25 de Agosto, en el barrio Lavalleja. "No estoy de acuerdo con la esencialidad. Como dirigente sindical debo decir que la huelga es el último recurso a agotar. De la misma manera que digo que no estoy de acuerdo con los servicios esenciales, digo que no se puede conducir un gremio arrancando con las medidas más duras porque después no tiene marcha atrás y se termina por lesionar el sindicato", aseguró el diputado.

Groba opinó que "no se puede poner el balde ni la coordinadora de enseñanza ni el gobierno" para poder alcanzar un acuerdo.

A este comité de base estaba previsto que concurriera el director nacional de Trabajo, Juan Castillo, pero al final no fue. Lo esperaban con tortas fritas y café. "Por el retraso no creo que llegue y menos en esta situación", comentó un militante frenteamplista.

Renuncia de Juan Castillo será analizada por los comunistas.


En un comunicado aprobado a última hora del lunes, el Partido Comunista pidió al gobierno dejar sin efecto la esencialidad en la educación. Juan Castillo —director nacional de Trabajo y afiliado a ese partido— quedó en una "situación compleja", admitió a El País el diputado comunista Óscar Andrade.

Consultado sobre si los comunistas pondrán el cargo a disposición, Andrade dijo que "está claro que es una posibilidad" si no se revierte la declaratoria de esencialidad.

"Lo vamos a conversar con él. Está claro que es una posibilidad, hasta por razones personales. Primero porque el compañero está en una situación muy compleja, porque es una decisión que contradice referencias y procesos históricos. Pero lo que corresponde es hablarlo con él", aseguró Andrade.

Además señaló que "la educación sigue siendo una prioridad para el Frente, pero la salida a una situación compleja requiere los máximos esfuerzos de diálogo y negociación. No hay duda que el decreto de esencialidad no contribuye a eso".

El diputado también agregó que la esencialidad "tiene dudosa solidez jurídica", aunque el problema no es jurídico sino político y cuestionó el hecho de que la Mesa Política del Frente Amplio se enterara por la prensa de la medida.

SABER MÁS

Andrade fue el primero en llegar a un comité.


El diputado Óscar Andrade llegó sobre las 15.30 de ayer al comité de base 1° de Mayo ubicado en Brazo Oriental. Se encontró con cuatro frenteamplistas que recién habían abierto la sede. La asamblea estaba citada a esa hora, pero se retrasó. "Es una hora impropia, hay gente que fue a la Noche de la Nostalgia. Es temprano", dijo a El País una de las integrantes del comité. Para pasar el rato, Andrade se puso a leer afiches que encontró en el lugar. Dado el escaso público, optó por irse a otro comité y volver más tarde.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)