Sergio Botana, presidente del Congreso de Intendentes

"Desde el escritorio está bárbaro reclamar celeridad"

"No vamos a poder revertir el déficit, y no es porque seamos burros", afirmó.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sergio Botana.

— OPP sostiene que muchas veces una vez aprobadas las obras no se ejecutan en los tiempos que se deben ¿Por qué las intendencias ejecutan con rezago los fondos previstos por el gobierno?

—Desde el escritorio está bárbaro reclamar mayor celeridad, pero eso en la realidad no corre. La Oficina de Planeamiento y Presupuesto quiere que la ejecución sea pareja todo el año, pero las intendencias en determinadas épocas no pueden ejecutar obras, por ejemplo, las que son en zonas bajas. ¿Cómo vamos a meter las máquinas en zonas donde hay agua? Desde la teoría del escritorio está bárbaro eso. Al director de OPP (Álvaro García) le faltan datos. A él que le gusta el Carnaval. ¿Por qué no hacen Carnaval en julio? Porque no se puede por el clima. En caminos es lo mismo. Desde el 10 de julio hasta la fecha hemos tenido solo 30 días hábiles por el clima. No por conflictividad. Por el clima. Esto pasa en medio país del norte. Yo sé que va a parar de llover y voy a ejecutar todo porque nadie ha perdido un peso.

—Más allá de los plazos la caminería muestra deficiencias en todo el país.

—En Cerro Largo tenemos mapeados 6.600 kilómetros de caminería. El dinero de transferencia nacional da para 400 kilómetros de los cuales 200 son bien hechos y el resto da para una pequeña repasada. En Cerro Largo para mantener necesitamos $ 2.600 millones. Pero hoy el Ministerio de Transporte y Obras Públicas nos da $ 350 millones, el plan forestal $ 150 millones, van a venir transferencias por $ 450 millones del impuesto al Patrimonio y los productores por Contribución Inmobiliaria van a poner $ 407 millones. Ahí tenemos $ 1.357 millones y el nuevo programa incorpora $ 560 millones por ahorros de intendencias debido a reasignación de gastos. O sea el dinero no alcanza.

— ¿Es solo falta de recursos?

— El problema es que el costo de caminería que tiene el gobierno es el 40% de lo que realmente sale. Según el Ministerio de Transporte hacer un kilómetro tiene un costo de US$ 10.000 y eso para una carretera bien hecha con 15 centímetros de recarga. Pero si se contrata una empresa el costo real es de entre US$ 15.000 y US$ 30.000. Reflejo de esto es que en el presupuesto de Cerro Largo incluimos un artículo que implica que si un productor hace un camino o ruta se le exonera en impuestos el equivalente al costo que establece el Ministerio de Transporte que le salió. Solo uno se acogió, nadie más, porque es caro hacerlo y no rinde lo que te ahorras de impuestos porque el cálculo que le hacen es menor.

— ¿Cuál es la solución?

— No hay mucho de dónde sacar por eso no hay más dinero. Yo creo que se debería cobrar el 1% de los semovientes a todos tipo de producción. De esa forma cuando uno tiene plata porque produjo algo y usó un camino para sacar su producción paga, de lo contrario no.

— El problema de los plazos de ejecución igual no se soluciona con eso.

— Es que hay otros problemas que la OPP tendría que resolver. Una empresa recibe un valor de licitación reajustado el mes que ejecuta la obra. Si la empresa se demora, el valor que cobra es el de la licitación actualizado hasta el momento de ejecución. No hay sanción por demora. Y si la paramétrica es generosa, la empresa gana dinero. Entonces al sacar este ajuste las licitaciones serían más caras pero las empresas aprovecharían todo el tiempo. De todas formas, si ejecutamos más rápido las obras no podríamos cobrar porque la OPP no tiene dinero para pagarnos porque maneja fondos para un año. Lavalleja tiene obras adelantadas financiadas con fondos públicos propios y las autoridades le dijeron que se lo van a pagar cuando se apruebe el nuevo presupuesto. Si quieren que ejecutemos más rápido que paguen más rápido.

— OPP también pretende establecer compromisos de gestión para las transferencias generales. Según sus cifras, las intendencias tienen problemas para revertir el déficit.

— Y no lo vamos a poder revertir porque tenemos ingresos fijos y costos variables que crecen. No es porque somos burros los intendentes y no sabemos gestionar. Los ingresos se actualizan con la inflación, pero los costos, como los precios de construcción, han crecido muy por arriba de la inflación entonces los gastos se han multiplicado porque salimos a competir al mercado por recursos humanos más caros. Por eso es que han quebrado algunas intendencias. Este es el nuevo drama y cuanto más obra se hace más se manejan los números en rojo. Acá no hay seres de otro planeta, hay de un partido y de otro, pero todos los intendentes tenemos los mismos problemas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)