UN PROBLEMA DE INFANCIA

El 40% de los escolares de Montevideo sufre sobrepeso

Un estudio refleja alarmantes resultados de hipertensión en los niños.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Aumenta la cantidad de niños que tienen exceso de sobrepeso. Foto: archivo El País

El 40% de los niños entre 10 y 13 años de las escuelas públicas de Montevideo tienen obesidad o sobrepeso, según un estudio divulgado ayer por la Comisión Honoraria para la Salud Cardiovascular (CHSC).

La investigación —que recibió el Premio Nacional de Medicina— estudió entre octubre de 2015 y junio de 2016 a 1.346 niños de 48 escuelas de Montevideo.

En este período, detectó que de los analizados 783 niños tienen un peso normal, 347 sufren sobrepeso, 148 obesidad y 24 obesidad severa.

Los médicos participantes del estudio aseguran que el 15% de los niños escolares muestran cifras alteradas de hipertensión arterial.

"Estas cifras sobre hipertensión duplican a estudios que se han hecho antes sobre esta población", aseguró a El País Jorge Díaz, gerente institucional de Unidad Coronaria Móvil, que participó del estudio.

Los autores de esta investigación también se abocaron a estudiar cuántos niños padecen las dos cosas: sobrepeso u obesidad e hipertensión arterial. Y lograron detectar que la prevalencia de esta segunda enfermedad está en el 22% de los niños con sobrepeso, el 18% de quienes son obesos y el 23% de obesos severos.

Previo al estudio, solicitaron autorización a los padres, quienes dieron un consentimiento informado, además les pidieron autorización verbal a cada niño y contaron con la colaboración de Plan Ceibal que aportó ceibalitas para el trabajo de campo. A todos se les hizo control de la presión arterial, perímetro de cintura, peso y talla.

Preocupa.

Tras la presentación de los resultados de este estudio, la subsecretaria del Ministerio de Salud, Cristina Lustemberg, expresó: "Las cifras duelen muchísimo".

"Nos advierte de un problema que tenemos como una epidemia, es un problema gravísimo la carga de enfermedades crónicas no transmisibles que hay en nuestro país", apuntó.

Tener obesidad e hipertensión arterial puede provocar otras enfermedades a largo plazo. "Trae grandes males. Algunos de ellos son los problemas cardiovasculares. Si siguen consolidando estos factores de riesgo (que ya deben tener sedentarismo también) van a contribuir a la aparición de infartos de miocardio, accidentes cerebrovasculares e insuficiencias renales", comentó Mario Zelarayán, presidente de la CHSC.

La jerarca recordó los altos índices de obesidad que Uruguay tiene y advirtió que se están acercando a los de países más afectados del mundo. Según la cartera, siete de cada 10 adultos de entre 25 y 64 años tienen sobrepeso.

En 2015, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) alertó que el consumo de alimentos ultraprocesados son "un motor" del crecimiento de la obesidad en Latinoamérica. Y en Uruguay hay cifras dramáticas: fue en este país donde más creció en la última década el consumo de este tipo de alimentos (léase: snacks, cereales para el desauyuno, dulces y caramelos, helados, galletas, productos para untar, salsas y comidas rápidas o bebidas azucaradas, energizantes, té o café). Entre 2000 y 2013 creció un 146,4%. El promedio de los otros 13 países panamericanos analizados fue de 26,2%.

Qué hacer

Lustemberg y el resto de los autores del estudio coincidieron que las campañas de prevención se han focalizado hasta ahora en adultos.

"Nos estamos dando cuenta que una de las tendencias mundiales es atacar en la niñez", apuntó Jorge Díaz de UCM.

Por eso, Zelarayán, presidente de la CHSC, anunció que se deben realizar nuevas campañas destinadas a padres que mejoren la educación alimentaria de los hijos.

Lustemberg recordó que está disponible la "Guía Alimentaria para la Población Uruguaya", lanzada a fines del año pasado, que asesora sobre qué y cómo comer.

Al mismo tiempo, anunciaron que están elaborando un decreto que obligue a la industria alimentaria a colocar etiquetas que indiquen cuándo un alimento tiene exceso en grasas, sal o azúcar.

"Dirá bien grande: recomendado o no recomendado. No necesitás lentes, ni lupa, ni sacar cálculos matemáticos para encontrar en el paquete de un producto si algo tiene sal", apuntó el cardiólogo.

Claves de la guía alimentaria

"Disfrutá la comida: comé despacio y, cuando puedas, hacelo en compañía". Ese es el primer consejo que presenta la "Guía Alimentaria para la Población Uruguaya" lanzado en diciembre del año pasado. En segundo lugar, el Ministerio de Salud Pública insta a basar la dieta del día "en alimentos naturales" y, de esa manera, "evitar el consumo de productos ultraprocesados en el día a día, con excesiva cantidad de grasas, azúcar y sal".

Según la guía, el desayuno "es la comida más importante del día", ya que ayuda a mejorar el rendimiento físico y mental. "Saltearse el desayuno produce decaimiento, falta de concentración y ¡mal humor!", señala. También le pide a la población ser crítico con la información y mensajes publicitarios que reciben y cocinar sus propios alimentos cada día.

OPINAN LOS EXPERTOS

Cristina Lustemberg - Subsecretaria de Salud

"Las cifras duelen mucho para nuestro país. Nos advierte de un problema que tenemos como una epidemia. Es un problema gravísimo la carga de enfermedades crónicas no transmisibles. Es la primera causa de muerte en la población de 30 y 69 años de edad en Uruguay. Creo que las conclusiones de este estudio nos desafían muchísimo (...) Hemos venido realizando varias acciones en este sentido".

Jorge Díaz - Gerente general de UCM

"Lo más importante es que las cifras de hipertensión arterial se duplican de acuerdo con estudios anteriores. Niños nuestros aumentan a casi el doble. (...) Todos los médicos y sociedades científicas se han preocupado en trabajar en la edad adulta, cuando la enfermedad se empieza a manifestar en la niñez. La tendencia mundial de hoy es atacar cuando son más niños".

Mario Zelarayán - Comisión Salud Cardiovascular

"Sabíamos que la obesidad trae aparejado la hipertensión, eso lo comprobamos en este estudio, es algo que no se había estudiado en Uruguay. Esto trae grandes males, todos los problemas cardiovasculares. Si siguen consolidando estos factores de riesgo (que ya deben tener sedentarismo también) van a contribuir a la aparición de infartos de miocardio, a los ACV y a las insuficiencias renales".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)