Utilizaron máscaras de Halloween para robar supermercado

Escalada de asaltos y rapiñas deprime al barrio Santa Catalina

El recietne atraco a un almacén ocurrido en el barrio Santa Catalina volvió a poner a la zona en el centro de discusiones vinculadas con la seguridad. Repartidores con custodia y mucho miedo, comerciantes que quedan aislados y son constantemente asaltados son parte de la realidad que se vive en el barrio.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los delincuentes robaron el súper en 40 segundos. Foto: Leonardo Carreño.

El robo al autoservice de .la avenida Santa Catalina y Los Transparentes ocurrió hace varios días. En el video de las cámaras de seguridad se puede apreciar cómo los delincuentes, desde que ingresan hasta que concretan el robo, demoran 40 segundos.

Los tres delincuentes tenían sus rostros tapados, dos con pasamontañas, y un tercero con una máscara de Halloween. Las víctimas del robo presumen que son de la zona.

"Estimamos que son del barrio y que por eso se taparon la cara", afirmó Gastón Muraña, propietario, junto con su esposa del local.

En el asalto se llevaron poco más de $ 3.000. "Era lo que teníamos en caja. Ya estábamos por cerrar", contó el dueño del local, quien además dijo que este asalto fue el segundo que les toca sufrir en lo que va del año.

El barrio.

Según varios de los vecinos y comerciantes de la zona de Santa Catalina, los robos y rapiñas subieron "sobre todo después de la muerte de Sergio Lemos", en noviembre de 2013.

"A partir de eso, acá no se puede vivir tranquilo. Tiros en la noche, robos. Todos los días te enterás que rapiñan a alguien", afirmó Nelida, una vecina que vive en el barrio hace 25 años. "Era un barrio hermoso para vivir tranquilo", recuerda.

Otros esperan lo peor porque "se está viniendo mucha gente del Cerro Norte y eso va a terminar de complicar las cosas", argumenta un vecino del lugar que prefiere mantener su testimonio de forma anónima.

"Están escapándose del Cerro Norte porque no tienen lugar donde esconderse. Encuentran terrenos acá, cerca de la playa, se hacen sus ranchitos y viven ahí", afirmó el vecino.

Otro problema son las bandas de jóvenes "que se juntan en las esquinas a tomar alcohol y drogarse". Este vecino, afirma que para ellos "lo más fácil es salir a la calle a robar, porque con el laburo no quieren nada".

Varios repartidores fueron asaltados en reiteradas ocasiones. Eso provocó que muchos no quieran ni pasar cerca de Santa Catalina.

"Acá vienen camiones con custodia. Las cervezas, por ejemplo, vienen custodiadas; Conaprole y los que traen los cigarros también", afirmó el dueño del súper asaltado.

Esta larga serie de robos terminó con un trabajador internado en un psiquiátrico, afectado psicológicamente por un par de asaltos sufridos en la zona. "Tenía varios problemas, pero estos asaltos terminaron de destrozarlo", afirmó el propietario del súper asaltado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)