El presidente pidió un aplauso para Macri; para el FA, su triunfo fue un “golpe”

El entusiasmo de Vázquez no tiene eco en la interna frentista

Tabaré Vázquez felicitó al presidente electo de Argentina, Mauricio Macri, y se detuvo a calificar su triunfo electoral como "impecable". En pleno Consejo de Ministros celebrado ayer en Durazno y abierto al público, pidió un aplauso para Macri y manifestó su confianza en que las relaciones bilaterales mejorarán.

Al igual que Vázquez, el vicepresidente Raúl Sendic manifestó su expectativa de superar las dificultades existentes con Argentina. Desde el punto de vista político, consideró como una posible causa de la derrota de Scioli el "distanciamiento entre el gobierno y la gente", y apuntó que hay "mucho para aprender" de esto.

Mientras la oposición parece compartir el optimismo y entusiasmo de Vázquez, en la interna del Frente Amplio se instaló una visión mucho más pesimista, con reacciones que oscilan entre el lamento por la derrota del kirchnerismo y la preocupación por el eventual retroceso de los gobiernos progresistas en América Latina. Los legisladores de izquierda consultados por El País coincidieron en definir el triunfo de Macri como un "golpe". La posición más dura fue expresada por el Partido por la Victoria del Pueblo (PVP) en un comunicado donde "se lamenta profundamente el triunfo de Macri y el avance del neoliberalismo que él representa".

Por su parte, la expresidenta de la coalición y senadora socialista, Mónica Xavier, fue más moderada y dijo a El País que "es natural que se produzcan alternancias en gobiernos". Opinó que el "cambio ideológico es importante" y espera que "no se afecte la integración latinoamericana, porque con enormes dificultades se venía avanzando en la Unasur y la Celac".

Para el senador Leonardo De León (Lista 711), la derrota de Scioli "obviamente no es la mejor noticia", aunque de todas maneras opinó que será importante "encontrar puntos de acuerdo" con el nuevo gobierno. Estimó que con Macri se produce un "retroceso" del progresismo en el continente. Está claro para el Frente que la victoria de Macri es "un golpe duro" para toda la izquierda de América Latina, reconoció el diputado José Carlos Mahía (Asamblea Uruguay) en su cuenta de Facebook. "Para el Frente en particular los ojos bien abiertos, los muy buenos resultados de los gobiernos frenteamplistas en lo económico y social son un haber innegable, que debemos recordar una y otra vez. Pero no debemos distraernos, saber escuchar el descontento y ser capaces de reinventarnos", opinó.

En la misma línea, el diputado socialista Gonzalo Civila insistió en que "el golpe es duro, demasiado duro como para no sentirlo más allá de fronteras". Por su parte, el diputado socialista Roberto Chiazzaro señaló a El País que en Argentina "ganó la derecha", porque Scioli "no fue el mejor candidato" y agregó que postular a Aníbal Fernández a gobernador de la provincia de Buenos Aires constituyó "un error garrafal". Asimismo, descartó el deterioro de los gobiernos progresistas de la región. "Cada realidad es única", acotó el diputado.

Oposición.

El líder nacionalista Luis Lacalle Pou (Todos) planteó que "se hace imperioso" respaldar la presencia de Vázquez en la asunción de Macri con la asistencia de los principales referentes de los partidos políticos de la oposición. Lacalle Pou es de la idea de impulsar una agenda externa del Mercosur "que logre concretar finalmente los acuerdos con la Unión Europea, así como una aproximación a la Alianza Pacífico apoyando la iniciativa de integración Bioceánica promovida por Macri".

A su vez, para el presidente del Partido Independiente Pablo Mieres la llegada de Macri a la Presidencia "es una buena noticia para Uruguay". "Es bueno que el kirchnerismo haya perdido el poder porque tuvieron una política de confrontación y ausencia de diálogo. Para Uruguay va a ser mejor", estimó.

En tanto, el senador colorado Pedro Bordaberry coincidió en que la victoria de Macri "es buena para el Uruguay" porque ahora "se podrá dialogar". Con respecto a lo que vendrá, dijo que "hay que separar lo institucional de lo comercial y económico. En lo institucional Argentina creo que recuperará República e institucionalidad. En lo económico, le han dejado un país en muy mala condición. Creo que tendrá que sincerar el Indec y por ende se conocerá la real situación en cuanto a la economía, pero también en cuanto a pobreza y otros indicadores en los que Argentina está mal. El gobierno kirchnerista llegó a decir que había más pobres en Alemania que en Argentina", recordó Bordaberry.

El gobierno "se jugó" al mostrarse "pro" Scioli.

En plena campaña, el presidente Tabaré Vázquez se reunió el mes pasado con el candidato Kirchnerista Daniel Scioli y se mostró "honrado" por la visita del gobernador de la provincia de Buenos Aires. Unos días después del encuentro, el canciller Rodolfo Nin Novoa aseguró que el presidente "no hizo campaña", sino que se limitó a contestar un pedido de entrevista de Scioli.

Sin embargo, para el analista Óscar Bottinelli, "el gobierno uruguayo se jugó demasiado a mostrar una visión pro Scioli, con cierto sesgo a Scioli". En ese marco, recordó que también el vicepresidente Raúl Sendic manifestó tener una "profunda amistad con La Cámpora y el ministro (Axel) Kicillof".

Según dijo, en la parte subjetiva de la política "hay elementos negativos en la relación del gobierno uruguayo con el macrismo"; pero "los juegos de intereses internacionales están por encima".

En la misma línea, sostuvo que los problemas que surgieron en el pasado en relación al dragado del Río de la Plata "no fueron un capricho de los kirchneristas", sino la defensa de sus intereses.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)