Médico enfrentó cara a cara a toda la banda

Entró a la cueva de los ladrones y logró recuperar lo robado

Un médico enfrentó cara a cara a una pandilla de ladrones, en la oscura guarida que tienen en un antiguo hospital abandonado, luego de constatar que habían robado diversos objetos de una institución de ancianos que él dirige en la ciudad de Durazno.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Robaron televisores y otros objetos de un hogar de ancianos. Foto: V. Rodríguez

El fin de semana pasado, tras romper una puerta trasera, ladrones hurtaron televisores, herramientas y diversos materiales del interior de la Casa del Adulto Mayor, que se encuentra en el mismo predio del exhospital "Dr. Emilio Penza", hoy en desuso y poblado de intrusos.

"La indignación fue muy grande, porque uno se siente totalmente vulnerado y desprotegido", expresó Javier Bessonart, el médico protagonista de esta historia. "Entraron por el fondo, robaron televisores y un montón de cosas que ayudan al pasatiempo de estos adultos mayores", agregó el encargado de la institución que funciona en la órbita municipal y atiende a más de 500 abuelos y abuelas.

Irritado por la situación, Bessonart se trasladó en forma solitaria hasta la planta baja del exhospital, que está ocupado por intrusos, prostitutas y drogadictos, algunos de los cuales son señalados asiduamente como responsables de robos en la zona y en otras partes de la ciudad.

En la cueva.

Lo que sigue es, de forma aproximada, el diálogo que mantuvo el médico con los intrusos del viejo inmueble.

"Buenos días", dijo el doctor Bessonart, al ingresar al recinto, donde hay abundante mercadería robada, tal como pudo comprobar la Policía de Durazno en múltiples procedimientos allí realizados en los últimos meses.

"Soy el doctor Bessonart. ¿Puedo pasar?", vociferó el médico desde la puerta.

"Sí, ¿qué quiere", le respondió un hombre de complexión gruesa y tatuado, junto a otros dos que aparecieron desde el interior del lugar, sombrío, maloliente y desprolijo

"Ando buscando cosas que nos robaron y creo que están acá", dijo el doctor, y observando la habitación, agregó: "Eso que está ahí es mío…, y eso también". Ante el silencio y la confusión de los ocupantes, preguntó:

"¿Cómo llegó eso acá? ¿Por qué le roban a los viejitos?".

"Eso lo trajeron y lo dejaron ahí por unos días, no sé de quién es", respondió uno de los individuos, sorprendido y algo alterado.

"Es de los abuelos de ahí abajo", dijo Bessonart, señalando hacia la mitad de la cuadra, donde está ubicada la sede de la Casa del Adulto Mayor.

"Me llevaría todo esto ahora, pero hay otras cosas más que falta encontrar…", comentó ante la impávida actitud de los "dueños de casa".

Diciendo esto, salió del lugar y se dirigió a la seccional policial para dar cuenta del robo.

Luego, la Policía, con orden de allanamiento de la Justicia, ingresó a la finca ocupada e incautó lo robado, procediendo a la detención de una mujer y cuatro hombres, uno de los cuales, de 28 años de edad y poseedor de antecedentes penales, fue procesado con prisión, como autor responsable de un delito de receptación.

"Una vez que identifiqué las cosas robadas, el personal de Investigaciones los detuvo. Al otro día, intervino la jueza penal Andrea Caamaño Vernay y horas más tarde nos hicieron entrega de los efectos robados. Todo fue recuperado. En 24 horas se aclaró el robo y se procesó con prisión al ladrón", explicó el Dr. Bessonart, satisfecho con la rápida solución del caso.

Una obra social.

La Casa del Adulto Mayor, inaugurada hace menos de un año por el entonces intendente Benjamín Irazabal, "abrió un espacio de encuentro, recreación y participación para los adultos mayores, lugares que no abundan en nuestra sociedad", expresó el Dr. Bessonart. "Por eso, atentar contra este tipo de sitios es algo que duele".

El robo a la institución provocó también una inmediata reacción de parte de la comuna duraznense, cuyo actual titular, Luis Ayçaguer, adelantó que se procederá al desalojo del viejo hospital, convertido hoy en una "cueva de ladrones".

"Cederemos el terreno en comodato por 30 años", dijo el intendente, con la posibilidad de construir allí un campus universitario, según explicó.

El doctor Bessonart dijo que entre las opciones no se descarta la posibilidad de solicitar que el vetusto edificio, abandonado por las autoridades de la salud y traspasado a la intendencia, sea demolido. "Nosotros mismos, si tenemos la autorización respectiva, nos vamos a encargar de la demolición", afirmó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)