MÁS DE TRES AÑOS PARA PODER SEPULTAR A UN HIJO

Entierran a Andrés Pereira; siete detenidos por la muerte

Entre los demorados está el máximo líder del Nuevo Partido Comunista.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La familia del joven decidió realizar un velatorio para despedir a su hijo. Foto: Ariel Colmegna

En el preciso instante en que la familia de Andrés Pereira lo despedía en el Cementerio del Buceo, la juez María Noel Odriozola resolvía la detención de siete personas, entre ellas integrantes de la cúpula del Nuevo Partido Comunista (NPC) y militantes que estuvieron en el campamento de Punta Espinillo del que nunca volvió el joven.

Entre los detenidos se encuentra el secretario general del NPC, Marcelo Sánchez, y el cocinero del campamento, un hombre que practica boxeo, según fuentes del caso.

La pericia de un antropólogo forense demostró que el cráneo del joven tenía por lo menos un fuerte golpe en el rostro y que su deceso ocurrió en una fecha próxima a la que tuvo lugar el campamento comunista.

El boxeador amateur admitió ante la juez haber golpeado a Andrés tras un incidente suscitado por un faltante de dinero del que los organizadores acusaban al joven fallecido.

Ayer la juez Odriozola sorprendió al ordenar la detención de 15 personas cuando la próxima audiencia por este caso estaba prevista para el 2 de agosto. Durante todo el día declararon una buena cantidad de testigos e indagados. Algunos de ellos quedaron detenidos. Otros realizaron reconocimientos sobre personas indagadas. Varios volvieron a explicar lo que dijeron tras desdecirse de sus declaraciones originales del año 2014, según confirmaron a El País operadores judiciales.

Pasaron más de tres años desde que la familia perdió el rastro de Andrés. Recién el 13 de junio pasado fueron localizados sus restos. Para los distintos protagonistas de la investigación se está a pocas horas de que la Justicia tome una decisión sobre el caso.

Si bien nadie descarta la posibilidad de que surjan procesamientos, la cautela prima entre los actores judiciales y la propia familia de la víctima.

La juez Odriozola informó que en horas del mediodía de hoy dará a conocer una decisión sobre los detenidos, según confirmó a El País el abogado Juan Fagúndez, representante de la familia del joven fallecido. En términos legales hay dos posibilidades: que la juez resuelva el procesamiento de los detenidos o que los ponga en libertad.

Despedida.

Un centenar de personas acudieron ayer al velatorio y sepelio de Andrés Pereira. La familia resolvió realizar la primera etapa en la sede de la Asociación de Funcionarios de Casmu (Afcasmu), sindicato al que pertenece la madre del joven. Un integrante de Afcasmu fue quien invitó a Andrés a participar del campamento. El sujeto fue expulsado del sindicato tras la realización de diversas asambleas citadas para evaluar la situación.

Sobre el ataúd había una fotografía de Andrés. En la fachada de la sede los empleados sindicalizados del Casmu colocaron un cartel de unos cinco metros de largo para exigir "verdad y justicia" por el joven. "Afcasmu siempre contigo", rezaba una pancarta que tenía logotipos del Pit-Cnt y de la Federación Uruguaya de la Salud.

El traslado del féretro hasta el Cementerio del Buceo estaba previsto para la hora 14:30. Sin embargo, las muestras de dolor hicieron que se demorara algunos minutos. El cortejo fúnebre fue seguido por decenas de funcionarios vestidos con sus uniformes de trabajo.

Dos inspectores de Tránsito en moto se ocuparon de abrir el camino para agilizar la llegada al Cementerio. En el panteón del Casmu el sepelio se produjo con relativa celeridad. Nadie hizo uso de la palabra. Solo hubo llantos y abrazos entre los amigos y familiares del joven. Los sollozos de la familia de Andrés rompieron el silencio reinante en la necrópolis.

El único dirigente sindical que integra el Secretariado Ejecutivo del Pit-Cnt que se hizo presente fue el secretario general de la Confederación de Organizaciones de Funcionarios del Estado (COFE), José Lorenzo López. Saludó a la familia y se retiró en silencio.

Los funcionarios municipales aguardaban una señal para colocar el ataúd en el lugar. Luego de hacerlo, pidieron a un familiar que firmara unas hojas que certificaron el entierro. La despedida tan postergada había finalizado. Ahora resta que se haga justicia.

Gran dolor.

La familia del joven Andrés Pereira decidió realizar un velatorio para despedir a su hijo. Para ello utilizó la sede del sindicato del Casmu (izquierda, abajo), donde el joven fue invitado a participar del campamento del Nuevo Partido Comunista del que nunca volvió. Los restos de Andrés aparecieron el día 13 de junio en Punta Espinillo, muy cerca del lugar donde se realizó el campamento. El sepelio (arriba) se desarrolló en la tarde de ayer en el Cementerio del Buceo en medio de muestras de dolor por parte de familiares y amigos del joven.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)