Apuntan a Cabrera: “Lo que quiere es un puesto en ASSE”

Enfermeros marcharon en contra del sindicato

Cientos de enfermeros que no se sienten representados por los sindicatos, marcharon ayer desde el Ministerio de Salud Pública (MSP) hasta la Torre Ejecutiva. Lo hicieron a los gritos, advirtiendo que no se sienten identificados por la Federación de Funcionarios de Salud Pública (FFSP), y que a lo único que aspira su presidente, Pablo Cabrera, es a "un puesto en ASSE".

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Enfermeros marcharon desde el MSP hasta la Torre Ejecutiva: fueron contra Vázquez y gremios.

Cargaban un cartel gigante con una leyenda que rezaba: "FFSP y FUS (la Federación Uruguaya de la Salud), son la FIFA en Uruguay". Gritaban como los seguidores del entonces candidato a la Presidencia de Estados Unidos en 2008, Barack Obama: "¡Sí se puede, sí se puede!". Y cada tanto arremetían por el altoparlante: "Estamos cansados de que nadie nos defienda".

Cuando llegaron a la Torre Ejecutiva también apuntaron contra el presidente Tabaré Vázquez: "Pensar que fue un enfermero el que le enseñó a dar la primera inyección y ahora no nos atiende". Gran escándalo hicieron, con los parlantes a todo volumen, frente al edificio de la Presidencia. Mostraban los recibos. "Esto lo hacemos para que vean que ganamos 15.000 pesos", se quejaba una enfermera.

Había quienes cargaban banderas que los identificaban como trabajadores de los departamentos de Durazno, Río Negro y Paysandú. Algunos marcharon con sus uniformes. La gran mayoría eran auxiliares en enfermería. Pero también había nurses, pues el Sindicato Único de Licenciados en Enfermería (SULE), si bien llamó a sus agremiados a no abandonar los puestos de trabajo, dijo que apoyaba la marcha.

Nerviosismo.

El tema ya empieza a inquietar a las autoridades de la FFSP y la FUS, que están respaldados por el Pit-Cnt. Aparecen trabajadores que, a decir de ellos "desconocen la rica historia sindical". Los inconformes advierten que no se sienten representados.

Es cierto que Cabrera aspira a un puesto en la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE). Él mismo le expresó semanas atrás a El País: "Me interesa (ser director de ASSE), porque por algo me preparé. Los trabajadores tenemos derecho a ocupar espacios, y acá estamos hablando de un lugar que necesita dos componentes: la cercanía con la gente y la preparación técnica. A esta altura demostré que cercanía tengo, porque fui el más votado, y tengo hecho un posgrado de gestión de servicios de salud".

El malestar sindical viene creciendo desde la caída del expresidente de la FFSP y director de ASSE en representación de los trabajadores, Alfredo Silva, quien fue procesado sin prisión. En tanto, un informe previo de una auditoría que se lleva a cabo en el gremio, da cuenta de importantes irregularidades en la Colonia de Vacaciones del sindicato, que han llevado, solo allí, a pérdidas por 10 millones de pesos. La elección también fue una batalla campal: 11 listas y un recuento necesario para saber quién había triunfado. E incluyó a sindicalista pernoctando en la sede del gremio por temor a un fraude.

Los enfermeros repartían ayer un documento que hacían firmar a los asistentes, en el cual resumían las principales reivindicaciones del movimiento que, hasta ahora, ni nombre tiene. Todos ponían su rúbrica. Los organizadores señalaron que ya habían juntado "más de 6.000 firmas.

Este documento advertía el reclamo por "un salario acorde" a la "importancia en el equipo de salud". También reclaman que su trabajo sea declarado "insalubre", ya que se "atiende a pacientes con patologías infecciosas" y están "expuetos a contraerlas". Desde la FFSP, el secretario general, Martín Pereira, ha dicho a El País que ellos quieren lo mismo, pero que "hay que luchar todos juntos".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)