En defensa de los animales

Encadenada, reclama que liberen a la osa Eva

Choque en Salto por el futuro de la estrella del zoológico.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Eva nació hace 19 años en el zoológico de Salto. Foto: archivo El País

El martes pasado, la docente y peluquera María Cavallo resolvió encadenarse a la jaula de la osa Eva, la estrella del zoológico de Salto. La mujer reclama que el intendente Andrés Lima autorice el traslado del animal a la reserva natural o santuario, denominado "Wild Animal Sanctuary", localizado en Colorado, Estados Unidos.

Eva es una osa cuya especie procede de Rumania, y pesa unos 160 kilos. El animal es un símbolo del lugar. Nació allí hace 19 años siendo uno de los pocos casos en que un plantígrado se reproduce en cautiverio en Uruguay.

Hace dos años murió su madre y cayó en una profunda depresión, según los activistas. Las autoridades locales ampliaron el sitio dispuesto para ella pero la osa sigue triste, de acuerdo a los partidarios de que el animal se marche.

En el departamento de Salto hay dos visiones sobre el futuro de Eva. Cuando el ex intendente Germán Coutinho amagó con trasladar el animal, un grupo de personas se puso en contra. Durante dos años hubo marchas, se juntaron miles de firmas y hubo importantes movilizaciones contra la propuesta del jefe comunal.

La decisión se fue postergando hasta que el intendente interino, Manuel Barreiro, autorizó la salida del animal, pero luego el oficialismo perdió la elección departamental en mayo de 2015.

Ahora, el intendente Lima anunció que el lunes próximo dará a conocer su decisión final aunque adelantó que no piensa cerrar el zoológico.

Que se quede.

Eva es hija de una osa que perteneció a un circo y tampoco nunca conoció la libertad.

"Nació aquí de forma prematura y sobrevivió por el amor y dedicación que le brindó quien fuera el encargado del zoológico, Hugo Galbarini, y su señora, que en los primeros días de vida la alimentaban con cuentagotas y después con mamadera. La osa dormía en la cama con ellos; la mantuvieron mucho tiempo en su propia casa", contó un empleado del zoo. "¿Se merece que la lleven tan lejos para condenarla a morir?", se preguntaban los activistas en una proclama leída en marzo del año pasado.

En ese grupo sostienen que las comidas preferidas de Eva son las frutas, especialmente la manzana, el pescado "y de postre su debilidad son las facturas dulces, como los bizcochos".

Además, entienden que enviar a Eva al santuario sería un riesgo para su seguridad. "Ella se crió en cautiverio y no sabe defenderse", aseguran.

Que se vaya.

Cavallo y su grupo están del otro lado. Entienden que Eva está pasando mal en el zoológico salteño. "Acá hay 50 grados de temperatura, hay gente que pide hielo para que Eva pueda enfriarse un poco. Todo ser vivo merece tener una mejor calidad de vida", aseguró la activista.

El "encadenamiento" del martes se dio cuando la Intendencia resolvió cerrar el zoológico al público.

Posteriormente se trasladaron a la puerta del establecimiento para "tener más visibilidad".

Pocas horas después, se retiraron del lugar. Ahora están planificando otras acciones para provocar la atención de la opinión pública.

La posición que asumió el intendente Lima sobre la osa cambió el voto de Cavallo.

"Yo lo voté hasta que pasó lo de Eva, ahora ya no lo voto. Este intendente dice que Eva es un bien de la Intendencia de Salto, que es como una máquina o un camión municipal", dijo.

Un mal mensaje.

Cavallo entiende que la negación a conceder la libertad de Eva es "un mensaje subliminal para las mujeres".

"Es simple, están diciendo que si estás pasando mal porque te están maltratando, pero tenés casa y comida, quedate así porque cambiar te puede perjudicar. Esto no puede ser, el mensaje tiene que ser otro", señaló.

El grupo que integra Cavallo viene realizando un seguimiento sistemático de lo que sucede en el zoológico salteño. Algunos de sus integrantes van todos los días a ver cómo están los animales y les toman fotografías.

Vienen denunciando que en el zoológico "están pasando cosas raras". "Aquí los pavos reales muestran sus hermosas plumas hasta que llega el carnaval; los pavos de Salto son los únicos que pierden su plumaje en esta época", ironizó Cavallo.

En los últimos años, el zoológico de Salto ha absorbido animales provenientes de otros departamentos que resolvieron desprenderse de ellos por distintas razones. Además, en ese lugar se han dado varios casos de reproducción en cautiverio. Uno emblemático es el de los cuatro cachorros de león nacidos en abril de 2014.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)