LA SITUACIÓN EN EL SECTOR LÁCTEO

Empresario critica actitud hacia el trabajo y alto ausentismo laboral

El personal a veces “está más preocupado en cómo tener menos trabajo”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El gobierno apostó fuerte y llegó un acuerdo con Nicolás Maduro. Foto: Conaprole

El gerente general de Conaprole, Ruben Núñez, se quejó ante el Parlamento del deterioro del clima de trabajo en la industria láctea que afecta la posibilidad de desarrollar nuevos negocios. La dirigencia de la Cámara de la Industria Láctea estuvo en la comisión de Industria de la Cámara de Representantes a la que Núñez dijo que "no nos preocupa el tema salarial sino la actitud de la gente hacia el trabajo, estamos viendo que el ausentismo es cada vez mayor y el compromiso con las empresas, realmente, deja mucho que desear".

El ejecutivo, que preside la cámara, fue más allá y sostuvo que "la gente está más preocupada en saber cuáles son sus derechos —y, muchas veces, en cómo tener menos trabajo— que en conocer también sus obligaciones y en cómo la empresa puede seguir creciendo, siendo mejor y más eficiente".

"Hoy las generaciones que ingresan, con toda la tecnología que hay, tienen muchas facilidades. Antes, hace 20 o 30 años, los trabajos eran mucho más duros, las cargas eran mucho más pesadas y no había elementos de tecnología para ayudarse en el trabajo. En la actualidad las tareas están supersimplificadas, en muchos procesos solo hay que apretar botones o mantener ciertos cuidados de que los equipamientos estén funcionando. Nos preocupa mucho esto porque es una limitante al crecimiento y al desarrollo comercial, y para nuestras empresas es algo muy difícil de manejar", reflexionó.

Núñez consideró "preocupantes" los "cientos de horas" que en las empresas se tienen que dedicar a las discusiones laborales. "Todos los días hay alguna discusión con los delegados de una sección, el supervisor o el jefe de la planta por ver cómo se hace una tarea. Esa es una realidad que trasmito porque lo vivimos en la Cámara; es la preocupación de todos", se quejó.

Según Núñez, los sindicatos objetan permanentemente las modalidades de trabajo que las empresas establecen. "Ese es un tema que para nosotros, en la Cámara, es muy preocupante porque estamos convencidos de que al final del día lo que esto hace es cercenar las posibilidades de crecimiento, de mayor volumen de facturación, de mayor desarrollo de productos y de mercado, ya que evidentemente afecta los costos de producción, la eficiencia y, también, las posibilidades de cumplimiento", agregó.

La semana pasada el directivo de la Cámara de Industrias del Uruguay, Luis Panasco, había dicho en la misma comisión que en las negociaciones de las empresas con los sindicatos industriales frecuentemente "se discute para no trabajar".

Daniel Ventura, dirigente de la gremial, indicó por su lado que las empresas no quieren conformar una "bolsa de trabajo" como ha planteado el sindicato Federación de la Industria Láctea (Fitil), para absorber a trabajadores de las cerradas Ecolat y Schreiber Foods y explicó los motivos. "La industria se opone a esto porque entiende que se trata de un tema de libertad de elegir trabajadores según sus cualidades, conocimientos e idoneidad y no de que la obliguen a tomar a Fulanito de Tal porque es el que sigue en la lista", señaló.

El gerente de Calcar, Hugo Pareschi dijo que las empresas hacen un "esfuerzo titánico" para mantener el precio de la leche al productor a sabiendas de que "no están pagando un precio genuino, sino por encima de lo que su ecuación de ingreso y costo se lo permite".

Competencia agresiva y muy pocos acuerdos.

En la comparecencia de las empresas lácteas quedó claro que la competencia de Nueva Zelanda y la falta de acuerdos comerciales las afectan seriamente.

"Nosotros perdimos el mercado de mozzarella en Corea del Sur porque este país hizo un tratado con Estados Unidos donde logró una ventaja del 32% sobre los aranceles de importación. Ahora estamos retomando los negocios de mozzarella con China, donde no tenemos ningún acuerdo y afrontamos aranceles que los neozelandeses no pagan", explicó el gerente de Conaprole, Ruben Núñez. Además mencionó que Uruguay con 3,4 millones de habitantes produce diez veces menos leche que Nueva Zelanda que tiene 4,3 millones de habitantes. Para Núñez, Uruguay podría producir tres o cuatro veces más leche.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)