Un experto en semiótica, colaboró con la Justicia

Empleado a prisión por triple homicidio de Malvín Norte

La Policía logró resolver el triple crimen de una familia ocurrido en el barrio Malvín Norte, en enero de 2012. El empleado de la familia, que se dedicaba al reparto de bebidas y a las máquinas tragamonedas, fue el asesino. Un experto en semiótica colaboró con la Justicia.

"El autor del homicidio siempre estuvo", señalaron desde Jefatura. El empleado de la familia Osorio, un hombre de 28 años, fue quien en la madrugada del 6 de enero de 2012 denunció ante la Policía lo sucedido. El hombre asesinó a golpes a José Osorio, Celia González y a Jhonatan Osorio, usando un objeto contundente.

"Éste fue un trabajo que insumió mucha paciencia. Por eso se terminó de aclarar casi dos años después de ocurrido el hecho", señalaron fuentes de la investigación a El País.

Los propios policías involucrados en el caso, notaron varias contradicciones en las declaraciones que el hombre brindó durante los interrogatorios, que se realizaron desde la fecha del homicidio hasta ayer, cuando el hombre fue procesado.

Además, varios testigos afirmaron haber visto a este hombre en lugares y horas en los que manifestaba estar en otro lado, lo que colaboró con la investigación para terminar situándolo en el lugar de los asesinatos a mansalva.

Otro punto que involucraba más a este hombre con los homicidios fue que la propia Policía había encontrado las llaves de la casa de las víctimas, y una billetera propiedad del padre de la familia, dentro de su automóvil.

"En principio no se desconfiaba de este hombre, pero a medida que se fueron realizando interrogatorios se fue enredando más y más", señalaron fuentes del caso.

La última reconstrucción, que fue ordenada por la Justicia días atrás, se filmó y así fue que un experto en semiótica terminó colaborando con la jueza.

"Con los gestos, las miradas y sus posturas corporales, se pudo determinar que durante buena parte de su declaración este hombre mentía", dijeron desde Jefatura de Policía. Según las propias fuentes que investigan el hecho, el motivo por el cual asesinó a la familia, fue su deseo de quedarse con unas máquinas tragamonedas que administraba José Osorio, una de las víctimas.

El hombre,de 28 años, fue procesado por un delito de homicidio muy especialmente agravado en concurrencia fuera de la reiteración.

Pero además fue procesado por un delito de apropiación indebida, debido a que desde que asesinó a Osorio, a su esposa y a su hijo de 17 años, hasta que fue procesado, administró las máquinas tragamonedas quedándose con el dinero.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.