Algunos han planteado mudar la sede de la Junta de Flores

Una empinada escalinata complica labor de ediles

Desde hace más de 30 años, los ediles de la Junta Departamental de Flores —edificio contiguo y propiedad de la Intendencia—, deben sortear un gran obstáculo para llegar al recinto donde se abordan y discuten las problemáticas locales.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Aunque es 10 escalones más corta que la de Hitchcock, a ediles les cansa subirla. Foto: V. Rodríguez

Una enorme y empinada escalinata de mármol, con 29 peldaños de 2,5 metros de ancho, deben trasponer para poder llegar hasta la sede del plenario y las oficinas administrativas.Es la única entrada del edificio.

Varios ediles y sectores partidarios, a lo largo de distintas épocas, han pretendido soluciones para mejorar el acceso, como la construcción de un ascensor o la instalación de una silla deslizable adosada a una de las barandas de la larga escalera. Otros, literalmente, han planteado dejar el edificio actual y trasladarse a otro, más cómodo, moderno y funcional, con adecuada accesibilidad.

Sin descanso.

El historiador local, escribano y edil nacionalista, Ramiro Tourrelles, precisó que la escalera fue modificada en la época de la dictadura. "La extensión era la misma, pero tenía un codo, que le daba el descanso necesario; ahora es todo un tramo largo", dijo el legislador.

"Hemos estado analizando el tema, incluso está en carpeta todos los días, a través de mi primera suplente, la edil Cristina Bidegain, que es la presidenta de la Junta. Lo que hemos propuesto es hacer un ascensor", dijo a El País el intendente electo, Fernando Echeverría.

El entrevistado contó que "había un proyecto de cambiar la sede de la Junta Departamental, pero tenemos que ser austeros; debemos cuidar los dineros de la intendencia, que son de la gente, y ser muy cautos en su utilización. Debemos tener en cuenta, además, las previsiones económicas futuras", dijo el Echeverría.

Al actual edificio, la Intendencia le arreglará el techo y estudia la habilitación del ascensor, que según dijo Echeverría "es más accesible que hacer toda una obra nueva. Lo hemos pensado y se nos ha planteado muchas veces, pero es más fácil reformar algo que es de la Intendencia que ir a otro local, donde la obra es mucho mayor, hay que planificarla debidamente y hacer las bancadas, entre otras cosas".

Los padecimientos que se dan para trasponer el ascendente obstáculo, lo notan mayormente las personas que presentan dificultades de tipo física o motriz, además de los ediles y los funcionarios.

Patrimonio.

La escalera, de más de 30 metros de largo, no se puede "tocar" en obra, dado que forma parte de la historia y patrimonio local de la ciudad capital del departamento.

SABER MÁS

En Río Negro se instaló una silla.


La Junta Departamental de Río Negro, cuya sede tiene también una empinada escalera, instaló hace tres años una silla electrónica para personas con discapacidad. La silla se compró en Inglaterra a un costo de US$ 5.490. Los ediles aprobaron la adquisición para atender la necesidad de las personas que no podían acceder al edificio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)