SALUD PÚBLICA

Emergencias: inquietan las demoras previo al invierno

Picos de espera superan las cinco horas en las puertas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Con la llegada del invierno, la atención en las puertas de emergencia crece un 35%. Foto: D. Borrelli

En la noche del martes, sin previo aviso y con total discreción, la subsecretaria de Salud, Cristina Lustemberg, recorrió varias puertas de emergencias de Montevideo. La jerarca quiso constatar, in situ, qué tan preparadas están las instituciones públicas y privadas previo a la llegada del invierno, cuando la demanda aumenta entre 30% y 40%. Y se llevó algunas sorpresas.

En una de las emergencias las ambulancias llevaban esperando cinco horas para que atendieran al paciente que trasladaban. Si bien esta fue la excepción a la regla esa noche, no es un caso aislado. Los tiempos de espera están lejos de los registros idóneos y preocupan a las autoridades. En parte, concluyó la cúpula del ministerio en esta visita experimental, la falta de camas disponibles sería una de las causas de los atrasos.

La visita de Lustemberg a las emergencias fue contada por la propia subsecretaria en una reunión que mantuvo ayer con los directores técnicos de los prestadores, dijo una fuente que participó del encuentro. En la charla la jerarca advirtió que continuará con este régimen de visitas al azar, por todo el país, y que a medida que se fueran encontrando falencias se irá trabajando directo con la institución involucrada para buscar una solución.

El encuentro de ayer, que comenzó poco después de las 11 de la mañana, forma parte de un protocolo que el Ministerio repite cada año previo al invierno. En la reunión, señaló la fuente, las autoridades hicieron notar que algunas "guardias están sobrecargadas" y que "no solucionar estas cosas nos debilitan como sistema sanitario".

Las largas esperas de las ambulancias en las puertas de los sanatorios es un problema que se arrastra, desde "al menos 15 años", y que no solo responde a la falta de camas y médicos, sino al déficit que pueda haber de camilleros, laboratorios, radiografías y tomografías, explicó Guillermo Vázquez, presidente de la Cámara de Emergencias Móviles.

Si bien Vázquez no participó de la reunión, confirmó que suelen haber esperas de cinco horas e incluso mayores que no quedan registradas porque hay un relevo del equipo que trabaja en la ambulancia. En promedio, sin importar la época del año, "los prestadores privados de Montevideo tienen una espera de 20 minutos". Distinto es el caso de ASSE que ronda las dos horas.

Según Vázquez, "hay interés de las autoridades, en especial de la subsecretaria, de buscar una solución". Y destacó que las emergencias móviles sirven de "barrera", porque solo derivan a hospitales el 8% de los pacientes adultos que atienden.

Espera en ASSE es de dos horas.

Cuando una emergencia móvil traslada a un usuario de ASSE, el equipo asistencial llama a una central que le indica a dónde derivar al paciente. Esa coordinación, que no es necesaria si hay una vida en riesgo inminente, demora unos 40 minutos. Luego "se suma una espera promedio, en los hospitales, de una hora y 20 minutos".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)